14/04/2014 Un daño a la salud

Contaminación por plomo y programas con subejecución

En Abra Pampa, Jujuy, entre 15 y 20 mil toneladas de desechos tóxicos descansan en el centro del pueblo. Allí funcionaba la planta fundidora Metal Huasi, que cerró sus puertas a fines de los 80´. Un informe de la Auditoría General de la Nación, advirtió recientemente que de los programas tendientes al saneamiento sólo se ejecutó un 12, 76 por ciento del total de las inversiones planificadas para el periodo 2008-2011 inclusive.

A partir de entonces, los altos niveles de plomo concentrado en el aire, el suelo y los ríos pasó a ser una constante. Tal es así que un estudio realizado por la Universidad de Texas en 2009 reveló que el 81% de los niños del lugar muestra niveles de plomo en sangre que exceden los valores considerados como ‘aceptables’ por los organismos internacionales de salud. “Un gran número de los residentes de Abra Pampa han soportado problemas físicos como consecuencia de la propagación de la contaminación del plomo”, añade el estudio coordinado por el argentino Ariel Dulitzky.

Para hacer frente a esta situación, en 2007 el Gobierno Nacional adquirió un préstamo del BID por 50 millones de dólares para ejecutar un programa de saneamiento el cual fue estructurado en dos subprogramas: el primero, bajo la órbita de la Secretaria de Ambiente, destinado a promover la adopción de prácticas de producción limpias por parte de las PyMEs. El segundo, en el ámbito de la Secretaria de Minería, denominado Gestión Ambiental Minera cuyo propósito inicial fue fomentar la incorporación de la variable ambiental en la actividad.

Sobre este último punto, la Auditoria General de la Nación (AGN) publicó un informe en el que revela “una subejecución de los montos planificados”.            

“Desde el inicio del Subprograma [en abril de 2008] hasta 2011 inclusive, se ejecutó un 12,76% del total de las inversiones planificadas y un 17,08% del monto programado hasta ese año”, indica el informe de la AGN.

En 2007, se creó además una unidad ejecutora de este subprograma dentro de la Secretaria de Minería. Respecto a este equipo de trabajo, el organismo de control observó que durante el período auditado [entre 2010 y el primer semestre de 2012] “disminuyó la cantidad total de profesionales”. Tal como detalla la Auditoria, “el número de coordinadores del Subprograma descendió de 8 a 3”.

En relación a Abra Pampa, el informe asevera que la remediación parcial de la zona [en la que está estipulada la remoción del basural] se decidió adelantar en la primera reunión con la comunidad en febrero de 2010 en virtud de las demandas de los habitantes pero se terminó realizando entre octubre de 2011 y mayo de 2012.

Quedó asentado en el informe que al finalizar el período auditado aún no se había ejecutado la fase final de la remediación. Estas obras comprenden la demolición de las instalaciones, máquinas y chatarra, la remediación del predio donde funcionaba la fábrica Metal Huasi y la correspondiente disposición final de aquellos residuos peligrosos en la tercera celda de seguridad en Mina Aguilar.

Durante la reunión del colegio de auditores en la que se aprobó este informe, el Auditor General Alejandro Nievas explicó que entre las acciones del programa existió la compra por 99.990 dólares de un equipo de alta complejidad destinado a realizar análisis de sangre para determinar los niveles de plomo en sangre. “De las primeras 103 pruebas que se hicieron el 100 por ciento de los estudios dio que tanto los adultos como los niños se encontraban con niveles en sangre superiores a los aceptados por la Organización Mundial de la Salud”, indicó Nievas. Ante esto, el Gobierno de Jujuy respondió a los auditores que “el aparato era demasiado sensible por lo que ha dado índices más altos de lo que en realidad eran”, continuó el auditor quien cuestionó que no existieron “por parte de la provincia un seguimiento de las personas afectadas”.

De acuerdo a la evidencia, las condiciones sanitarias a las que están expuestos los habitantes de la zona prácticamente no variaron respecto al estudio realizado en 2009 por la Universidad de Texas. El informe de la AGN sostiene que “los análisis realizados entre 2012 y 2013 muestran niveles de plomo en sangre superiores a los de referencia”. Además, advierte que si bien los estudios son voluntarios, resulta de suma importancia “implementar una campaña de concientización de la población sobre la importancia de la extracción de muestras de sangre”.

De acuerdo al estudio de la Universidad de Texas firmado por Ariel Dulitzky, “a pesar de que por décadas el gobierno estuvo consciente de la profunda contaminación por plomo en Abra Pampa y de sus implicaciones de salud crónica, las autoridades gubernamentales locales y nacionales de Argentina, le han restado importancia a la gravedad de la situación sanitaria y ambiental en el pueblo y se han negado a proporcionar tratamiento médico significativo a los residentes afectados, a educar a la comunidad sobre las devastadoras consecuencias para la salud por la exposición a desechos tóxicos de metales pesados, o hasta a tomar medidas proactivas para prevenir la contaminación por plomo en el futuro”.

Las palabras de Dulitzky coinciden con las observaciones de la AGN. De acuerdo al organismo que preside Leandro Despouy, “la evaluación detallada y la remediación de las áreas impactadas por la actividad minera pretérita de la ex fundición Metal Huasi resultan fundamentales para los habitantes de Abra Pampa, que se encuentran expuestos desde hace muchos años a la contaminación con plomo. La remediación integral de Abra Pampa requiere atender el estado de salud de los habitantes y en particular de las poblaciones vulnerables que se encuentran afectadas”.

 

 

 

 

Notas relacionadas

“La tragedia reflejó lo que produce la corrupción"


“El Subprograma Cesión de Derechos Posesorios es ilegal"


Gran apoyo a la prohibición de fumar en oficinas públicas


La ANMAT prohibió el uso de dos insecticidas


El PAMI remodelará un hotel en la costa para sus afiliado


Empieza el juicio contra un productor correntino