27/05/2014 Pérdida de valor

El Fondo de Garantías de Sustentabilidad en picada

Informe Especial. En 2007, año de su creación, alcanzaba para pagar dos años de jubilaciones. Hoy solo rinde para un año y medio. Por otro lado, dejó de ser un fondo de y para los jubilados, ya que a partir del decreto 2103/2008, los recursos pueden ser utilizados para “contribuir al desarrollo sustentable de la economía nacional”. Es decir, la decisión final la tiene ahora el funcionario de turno.

El Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la ANSES fue creado en 2007 con el objetivo de resguardar y garantizar el pago de las jubilaciones y pensiones. Era un dinero de y para los jubilados. Así lo indicaba el artículo 8° de la Ley 26.425 al mencionar que “la totalidad de los recursos únicamente podrán ser utilizados para pagos de los beneficios del Sistema Integrado Previsional Argentino”.

Pero, hacia fines de 2008, un nuevo decreto presidencial le cambió el sentido al origen del Fondo. Ahora, el FGS también podrá “procurar contribuir al desarrollo sustentable de la economía nacional”. Es decir, ahora la decisión final la tiene el funcionario de turno.

Por otro lado, al comparar lo que la ANSES pagó cada año, se desprende que mientras que al inicio se lograba pagar 1,8 años de jubilaciones, en 2013 alcanza sólo para 1,5 años. Esto significa que se produjo una pérdida en el valor real del FGS. En otras palabras, mientras que en 2007, año de su creación, alcanzaba para pagar dos años de jubilaciones, hoy solo rinde para un año y medio.

Sobre el Fondo

El Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la ANSES fue creado en 2007 con el fin, estricto, de resguardar y garantizar el pago de las jubilaciones y pensiones que, en ese entonces, comenzaba el paso del Sistema de Capitalización al renacimiento del Sistema de Reparto en manos del Estado. Era una forma de promocionar el pase, optativo, del primero al segundo. Luego, en 2008, se decreta la desaparición del régimen privado de capitalización y el pase, por tanto, al sistema estatal de reparto dejó de ser optativo para ser obligatorio o, mejor dicho, compulsivo.

En su creación, se entienden cuatro objetivos:

1. Atenuar el impacto en el régimen previsional público de las recesiones

2. Garantizar el carácter previsional de los fondos a través adecuadas inversiones

3. Preservar el valor del Fondo

4. Atender eventuales insuficiencias en el financiamiento del régimen previsional público.

Estos objetivos y las medidas que se instituyeron dieron cierta tranquilidad a los futuros jubilados, teniendo en cuenta el negativo historial por el cual se justificaban las bajas jubilaciones que el Estado pagaba a través de los problemas de financiamiento.

Era claro que ese Fondo era de y para los jubilados. Se puede leer en el decreto de creación del FGS que los recursos deben …”únicamente ser utilizados para efectuar pagos de beneficios del mismo sistema” (Art. 15, Ley 26.222, ratificado por la Ley 26.425). En el artículo 8º. de esta última norma se lee “la totalidad de los recursos únicamente podrán ser utilizados para pagos de los beneficios del Sistema Integrado Previsional Argentino”.

Sin embargo, hacia fines de 2008, un nuevo decreto presidencial (2103/2008, a pocos días después de la Ley 26.425) introduce un primer cambio que contradice el espíritu para el cual fue creado. Ahora el FGS también debe “Procurar contribuir (…) al desarrollo sustentable de la economía nacional”…. En síntesis, y dada la escasa precisión de los términos utilizados para su redacción, ahora los recursos del Fondo podrán utilizarse para lo que disponga el funcionario de turno.

Recursos

EL FGS se integra con distintos tipos de recursos. Por un lado, los acumulados por el Sistema de Capitalización transferidos al Estado. Segundo, los superávits de la ANSES (recaudación menos pago de jubilaciones y pensiones) y por último, las rentas provenientes de las inversiones que realice.

El uso de recursos por parte de la ANSES para ejecutar políticas que implican gastos por fuera de su función previsional, por ejemplo el Programa Conectar Igualdad, redujo, cada año, la porción destinada al FGS. Debe destacarse que, para los años 2009 a 2013, el resultado de las cuentas de la ANSES fue positivo por un valor mayor a los $80.454 millones acumulados en ese período.

El principal problema se presenta en la tercera fuente de recursos que integra el FGS. Esto es, la integración de los rendimientos del FGS como parte del Fondo mismo. Es claro que esos rendimientos se integran, automáticamente, cada vez que se obtienen, salvo que se utilicen para otra cosa. En los últimos años existieron transferencias de una parte de estos rendimientos al Tesoro de la Nación. Es decir, el simple financiamiento del gasto público, o de su déficit. Desde la ANSES fueron girados al Estado Nacional entre 2008 a 2013, bajo el concepto de Rendimientos del FGS, la suma de $65.114 millones.

¿Quién decide qué se puede hacer con el FGS?

En su creación, se establecía que el FGS contaría con una “comisión de seguimiento” integrada por, además de los funcionarios de la ANSES y el Ministerio de Economía,  representantes de bancos, parlamentarios de la comisión mixta revisora de cuentas, representantes de la CGT, de organizaciones empresariales y de la Federación Argentina de Municipios. Pero el Decreto 2103/2008, simplemente, la elimina al establecer que todas las decisiones las tomen los funcionarios de turno.

Cuánto vale hoy el FGS y para cuánto alcanza.

Cuando se compara con el valor de las jubilaciones mínimas, se llega a la conclusión que se produjo una pérdida significativa en el valor real del FGS. Mientras que hacia fines de 2008, cuando se constituye el FGS, el mismo alcanzaba para pagar 11,2 millones de jubilaciones mínimas anuales, en 2013 el FGS alcanza para pagar 10,2 millones.

Si bien el valor del FGS supera lo que el Estado requiere para el pago anual de las jubilaciones y pensiones, es claro que se viene produciendo un deterioro en su valor. Aún más, cada año el FGS recibe nuevos aportes provenientes principalmente de los superávits de la ANSES, con lo cual el valor del Fondo inicial, en términos reales, es mucho menor. Se pone en riesgo, de esta manera, el objetivo mismo para el que el FGS fuera creado en 2007.

Notas relacionadas

Pesca: “Hay escasez de recursos humanos y materiales”


Tributación, bienestar y democracia


¿Cómo se uso el fondo de garantía de sustentabilidad?


“El consumidor desconoce sus derechos"


Las cuentas de la Copa Davis 2014 no cierran


Las cartas sobre la mesa