24/06/2014 Ciudad de Buenos Aires

La política social cuesta abajo

A través del programa Con Todo Derecho Ciudadanía Porteña, creado durante la gestión de Aníbal Ibarra, el gobierno porteño asiste a la población en situación de pobreza e indigencia. Pero, según cifras oficiales, en los últimos años su participación dentro del presupuesto total del Ministerio de Desarrollo Social bajó de un 34 a un 24,6 por ciento, lo que equivale a solo un 1,2 por ciento de representación dentro de la Administración Gubernamental.

La política social del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires se concentra hoy en día en el programa Con Todo Derecho Ciudadanía Porteña que ejecuta el Ministerio de Desarrollo Social. Del análisis de la ejecución de los gastos, surge que este programa es la principal herramienta con la que cuenta el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires para atender a la población en situación de pobreza e indigencia.

Sin embargo, en base a datos del presupuesto porteño, se desprende que el nivel de participación del mencionado programa dentro de la Administración Gubernamental fue disminuyendo en los últimos cinco años. Mientras que en 2009 representaba un 38 por ciento dentro del Ministerio de Desarrollo Social, en 2013 ese porcentaje se ubica en 24,6, lo que equivale a un 1,2 por ciento del total del presupuesto de la Ciudad de Buenos Aires.

Con Todo Derecho Ciudadanía Porteña

Comenzó a funcionar en noviembre de 2005, producto de la sanción de la Ley 1.878, bajo el gobierno de Aníbal Ibarra. Cabe entonces destacar que la principal herramienta que tiene hoy en día el gobierno de Mauricio Macri para dar una respuesta a la exclusión social y ciudadanía en situación de calle, es una política creada por la gestión anterior. Habría que preguntarse si el gobierno porteño no ha sido capaz en todo este tiempo de crear una nueva medida superadora o si bien no fue necesaria la realización de otro tipo de acciones en la materia debido al éxito de la actual.

El programa Con Todo Derecho Ciudadanía Porteña consiste en una prestación no retributiva, mensual, por hogar beneficiario que se otorga siguiendo un orden de prelación conforme a la aplicación de un índice de vulnerabilidad, establecido teniendo en cuenta el valor de la Canasta Básica Alimentaria (CBA) que elabora el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). Está destinado a las familias pobres con mayor riesgo de vulnerabilidad social de acuerdo a su composición y situación, en particular, embarazadas, menores de 18 años y hogares con personas mayores. Consiste en la transferencia de ingresos en un equivalente al 75% del costo de la canasta alimentaria básica para los hogares porteños en situación de indigencia y de 50% para los hogares que alcanzan ingresos suficientes para aproximarse a la Línea de Pobreza.

Al analizar la evolución en términos reales del valor de la Canasta Alimentaria, se evidencia una fuerte reducción de la asistencia social, originado, justamente, en la reducción en el valor de la Canasta Alimentaria. Ello indica entonces que el gobierno porteño ha reducido el nivel de esfuerzo relativo en los sectores sociales. 

{{image::tl_files/Archivos Usuario/Canasta Alimentaria.JPG?mode=crop?rel=}}

Por otro lado, el programa presentó en los últimos cinco años bajos niveles de ejecución respecto a lo aprobado por la Legislatura de la Ciudad en las Leyes de presupuesto de cada año. Esto pone de manifiesto el esquema de prioridades de la gestión del actual gobierno.

De acuerdo con las cifras publicadas por el gobierno de la Ciudad, la canasta alimentaria, para diciembre de 2013, tuvo un valor de $3.354,6 para una familia tipo, el cuádruple de la que elabora el INDEC, que fue de $787,3. De acuerdo a las mediciones de la Dirección General de Estadística y Censos porteña si esa familia debe pagar un alquiler, el monto asciende a $5.165,14 por mes.

Asimismo, en un informe recientemente publicado por la Ciudad, poco más de uno de cada cinco hogares porteños tiene dificultades para financiar la canasta total, mientras que cuatro de cada cien tiene dificultades para acceder con sus ingresos a la canasta alimentaria. Esto indicaría que existen en la Ciudad 286.000 hogares en situación de pobreza y, potencialmente, estarían en condiciones de ser beneficiarios del Programa. No obstante, la meta presupuestaria que pretende cubrir el programa durante este año es de 96.000 hogares.

Notas relacionadas

Gobernantes y maestros: una asimetría ruinosa


“No deberíamos tratar informes de cuentas aprobadas”


Escuchar en el silencio


Las enseñanzas de los docentes


Las enseñanzas de los docentes


Otra vez irregularidades en el Plan Federal de Viviendas