24/06/2014 La salud en la mira

Sin tecnología ni mantenimiento y poco personal

Hace cinco años la Auditoría porteña advirtió, entre otras cosas, que el área de diagnóstico por imágenes del Hospital General de Agudos G. Durand tenía serías deficiencias. Hoy, y según confirmaron los responsables a cargo, siguen faltando ecógrafos y mamógrafos. Los pocos que hay son viejos y están en desuso porque, dicen, “el arreglo cuesta mucho”. Desde ATE, remarcan también la falta de personal y de insumos básicos como jabón líquido y alcohol. “Hay pacientes que se mueren por falta de enfermeras”, denunciaron.

En el año 2009 la Auditoría de la Ciudad de Buenos Aires alertó, entre otros temas, sobre el estado “crítico” de la tecnología de diagnóstico por imágenes del Hospital General de Agudos G. Durand. Hoy, a cinco años de dicho informe, gestionpublica.info corroboró que la situación no cambió. Con una nueva responsable de área, las quejas se repiten: “hay un mamógrafo muy viejo y uno nuevo que dejó de funcionar hace un año y medio pero como el arreglo cuesta mucho, no se repara”, afirmó Belermina Fernández. 

“Hace dos años, sin mi autorización y falsificando unos papeles, se llevaron el ecógrafo para partes blandas y fue repuesto, recién, la semana pasada. Lo mismo pasó con una procesadora para las mamografías, donde la empresa que se encarga de mantenimiento decidió que no funcionaba más y se la llevó sin ningún permiso hace seis meses. La procesadora que estamos usando es vieja, anda mal y los estudios salen rayados, esto aumenta el riesgo de equivocarse con los diagnósticos”, detalló Fernández.

“No estamos actualizados en lo que es tecnología en las áreas de alta complejidad. Tenemos equipos muy viejos y los que son nuevos no tienen continuidad en el mantenimiento”, detalló Héctor Ortiz, delegado de ATE del Durand. Según detalló, alguno de los faltantes de esa ala son también “personal administrativo y de limpieza, equipamiento informático, internet, e insumos esenciales como placas digitales”. “El sistema de calefacción tampoco es el adecuado, además la ventilación y extractores no funcionan como corresponden y son pocos”, agregó.

Otra de las observaciones que detalla el informe de la AGCBA, se refiere a la falta de personal, tema que fue confirmado por el delegado Ortiz: “faltan profesionales en terapia geriátrica, en las guardias, en terapia intermedia, no se repone al personal que se jubila en administración, pero lo más grave es la falta de personal de enfermería”. Al recibirse, “los enfermeros se van porque los sueldos son mucho más bajos que en los sanatorio privados donde se paga el doble”, remarcó el delegado de ATE. En números, según Ortiz, “hay un déficit de 200 enfermeros, sumando a los 56 profesionales que el gobierno no habilita la partida. Tenemos alas que a veces tiene dos o tres enfermeras con 20 o 30 pacientes. Hay gente que se muere por falta de enfermeras”.

En el área de limpieza también falta personal. “Generalmente hay un encargado por pabellón o dos. Lo que significa que no dan abasto y al tener que cubrir otros sectores, que no les corresponden, desparraman gérmenes, aumentando así las infecciones cruzadas”, confirmó Ortiz, quien coincidió con la AGCBA que en su momento confirmó el aumento de las infecciones intrahospitalarias.

El delegado recalcó también la falta de insumos básicos como ropa de trabajo, zapatos, corsets para los camilleros, gazas, jabón líquido, lavandina, alcohol, toallitas para manos y medicamentos. Además, mencionó el peligro que corre el Hospital al no contar con seguridad. “Nos sacaron la Policía Metropolitana y no tenemos agentes de la Federal. Tenemos seguridad privada, pero no alcanza”, graficó. A esto se le suma que el sistema de cámaras esta a la deriva, no se sabe quién las controla y no hay monitores por áreas para facilitar y simplificar la tarea.

Riesgo ambiental

En su informe, los auditores mencionaron también el “riesgo ambiental elevado por la falta de mediciones de control de bromuro de etidio (altamente cancerígeno) en el laboratorio de inmunohistoquimica”. En dialogo con gestionpublica.info, Gastón Kalniker, encargado del área de medioambiente, ratificó que no hay un sector que se encargue de gestionar y realizar estos estudios por el simple hecho de que “no hay equipamiento ni ordenes de hacer tales exámenes y mediciones”.

Como informó años atrás la AGCBA, los residuos patógenos no están correctamente rotulados y embolsados, solo “están precintados”. Las fallas en este sector tienen que ver con el mal funcionamiento de la empresa que no manda insumos necesarios (ropa, herramientas de trabajo, descartadores de vidrios, rotuladores, etc) y además falta personal, lo que empeora la situación.

En carne propia

Una cronista de GestionPublica.info recorrió el hospital y encontró otras irregularidades que se mantienen después de dos años de conocerse la publicación de la auditoria. Pasillos con acumulación de residuos, cartones, bolsas de basura, ascensores que no funcionan y puertas en mal estado. Falta reparación en los detectores de incendio, la guardia sigue sin remodelarse, no hay un área de psicología infantil, faltan trabajadores sociales, la sección de salud mental no cuenta con un adecuado sistema informático y en cirugía hay equipos muy antiguos, en mal estado, los quirófanos no se aprovechan al máximo y las operaciones están atrasadas. 

Notas relacionadas

Faltan 1508 años para terminar las tareas preventivas


Alertan sobre el incumplimiento del Plan de desarme


“La tragedia reflejó lo que produce la corrupción"


“El Subprograma Cesión de Derechos Posesorios es ilegal"


Gran apoyo a la prohibición de fumar en oficinas públicas


La ANMAT prohibió el uso de dos insecticidas