29/07/2014 Transparencia

Felipe VI someterá a la Casa Real a una auditoría externa

El propósito es “encarar una monarquía renovada, integra y honesta”. Además, prohibió a los miembros de la familia “mantener negocios privados o dedicarse a otra cosa que no sean actos de naturaleza institucional”. Consultado al respecto, el especialista en derecho nobiliario, Arnaldo Miranda Tumbarello, aseguró que, si bien es prematuro vislumbrar el resultado que puedan llegar a tener, las medidas anunciadas “brindan garantías y seguridad”.

Tras los escándalos de corrupción que sacudieron a la Casa Real, el flamante Rey Felipe VI dispuso un paquete de normativas tendientes a transparentar la corona. Durante su proclamación, el 19 de junio pasado, el monarca resaltó su propósito de “encarnar una monarquía renovada (…) integra, honesta y transparente”.

Entre las normas que salieron a anunciar recientemente desde la Casa del Rey, se destaca que la Familia Real se someterá a una auditoria externa. El monarca firmará un acuerdo de colaboración antes del próximo 31 diciembre, por lo que la primera gestión auditada será recién en 2015.

Si bien casi todas las Casas Reales de Europa ya se sometieron a este tipo de control, la española constituía una excepción. Según publicó el diario El País, “la Casa del Rey publicó por primera vez sus cuentas en diciembre de 2011 —un día antes de que el juez imputara a [Iñaqui] Urdangarin por malversación de fondos públicos—, y ofrecía únicamente los datos recopilados por su interventor interno”. 

Por otra parte, Felipe VI prohibió a los miembros de la familia real mantener negocios privados o dedicarse a cualquier otra cosa que no sean actos “de naturaleza institucional”. Esto se enmarca en la acusación por corrupción que recae sobre su hermana y Duquesa de Palma de Mallorca, Cristina de Borbón, y sobre Urdangain, su cuñado. “Mientras fue Rey Juan Carlos ambos eran miembros de la familia real. Ahora dejan de serlo por lo que son sujetos de derecho en cuanto a las investigaciones judiciales”, explicó en diálogo con Gestionpublica.info el especialista en derecho nobiliario, Arnaldo Miranda Tumbarello.

Estas medidas prevén establecer un estricto control de regalos y pautar un código de conducta tanto para Felipe como para el resto de los miembros de la monarquía. Por otro lado, el vocero de la corona anunció que se dispondrá un asesoramiento jurídico permanente “que asegure que toda su actividad de ajusta a la ley”.

Miranda Tumbarello, tildó las medidas del Rey como “correctas” ya que “brindan garantías y seguridad” pero por ahora es prematuro vislumbrar qué resultado puedan llegar a tener. El especialista en derecho nobiliario indicó que “la corona española enfrentó otras crisis” y pudo seguir adelante.  Además, dejó en claro que “los casos de corrupción existen no sólo en las monarquías sino en todos los tipos de estados”. No obstante, es preciso celebrar que “un nuevo Rey encargue una auditoría externas y se proponga brindar una mayor imagen de transparencia”.

Notas relacionadas

Crisis, descomposición estatal y revueltas carcelarias


América Latina: un 2017 poco promisorio


Argentina: última en el ranking de Transparencia


El enigma Trump


Cuando suena el río


¿Clinton o Trump?