12/08/2014 Falta de control

La industria tabacalera viola las restricciones a la publicidad de cigarrillos

Ocurre en 3 de cada 4 quioscos de la Ciudad de Buenos Aires, La Plata, Avellaneda, Lomas de Zamora, Ramos Mejía, San Isidro, Mendoza y Córdoba capital. El dato se desprende de un estudio que encaró la Fundación Interamericana del Corazón y la Alianza Libre de Humo de Tabaco. Según su directora, Verónica Schoj, es necesario prohibir toda forma de promoción sin excepciones “porque la industria es experta en colarse en la excepción y explotarla al máximo”.

En 3 de cada 4 quioscos la industria tabacalera viola las restricciones a la publicidad de cigarrillos. El dato se desprende de una investigación realizada del por la Fundación Interamericana del Corazón (FIC) y la Alianza Libre de Humo de Tabaco en la que se relevaron 851 comercios de la Ciudad de Buenos Aires, La Plata, Avellaneda, Lomas de Zamora, Ramos Mejía, San Isidro, Mendoza capital y Córdoba capital entre julio de 2013 y marzo de 2014.

“Es necesario comenzar a fiscalizar la publicidad de las tabacaleras”, consideró la directora ejecutiva de la FIC Argentina, Verónica Schoj, en diálogo con el programa “Lado C” por Radio Belgrano. La ley nacional de control de tabaco (26.687) fue sancionada en 2011 con el objetivo de prohibir todo tipo de publicidad y patrocinio que fomenten el tabaquismo en forma directa o indirecta y a través de cualquier medio de difusión o comunicación. Si bien la normativa busca restringir este tipo promoción, contempla algunas excepciones tales como la publicidad directa a mayores de 18 años (con consentimiento previo) y la difusión en los puntos de venta.

Cuando se reglamentó la normativa, en mayo de 2013, se establecieron ciertos límites a la publicidad en el punto de venta autorizando la colocación de solo dos avisos publicitarios por empresa de tabaco, uno con el listado de marcas y precios y otro de promoción. Al momento de diseñar los carteles, cuya dimensión no debe exceder los 90 centímetros cuadrados, las empresas tabacaleras deben incluir advertencias sanitarias de no menos del 20% del tamaño del anuncio. Además, la normativa establece que estos avisos no pueden contar con luz ni pantallas y tampoco pueden ser visibles desde el exterior del punto de venta.

Paran Schoj, es necesario “prohibir toda forma de publicidad sin excepciones porque la industria es experta en colarse en la excepción y explotarla al máximo”. La especialista confirmó en Lado C que “no se cumple la normativa” e indicó al Ministerio de Salud de la Nación de ser “el responsable de sancionar a las tabacaleras”.

Según la investigación de la FIC Argentina, las violaciones a la legislación más frecuentemente observadas fueron: carteles publicitarios visibles desde el exterior en el 66,2% de los puntos de venta relevados, avisos publicitarios cuyo tamaño supera lo establecido por el reglamento de la ley en el 64,2% de los quioscos, y avisos luminosos en el 56,5%. 

“A partir de los resultados arrojados por la investigación, es fundamental poner en funcionamiento los mecanismos de control que fueron estipulados en la resolución 494/2014 aprobada en abril por el Ministerio de Salud para fiscalizar el cumplimiento de la prohibición de publicidad y sancionar los casos de incumplimiento”, señaló la ONG en un comunicado de prensa.

La publicidad en el punto de venta es un fuerte estímulo para que niños, niñas y adolescentes comiencen a fumar. Para la directora de la FIC Argentina, este tipo de estrategias de marketing, “logran volver glamoroso e interesante un producto que sin semejante nivel de inversión jamás sería atractivo”. Por otro lado, no solo “condiciona a los chicos a probar el cigarrillo”, sino que promueve que “el fumador siga fumando”, lo que contribuye “a la fidelidad a la marca y entorpece el proceso de cesación”.

Con el objetivo de exponer las acciones marketing de la industria tabacalera, la FIC Argentina, junto a su par de México, la Aliança de Controle do Tabagismo de Brasil y Corporate Accountability International de Colombia, lanzó el video “Así se vende veneno”, en el marco de una campaña regional para alertar sobre los mecanismos de acción publicitaria de la industria tabacalera. Mediante esta iniciativa, las organizaciones exigen a los gobiernos nuevas regulaciones que contemplen una prohibición total a todas las formas de publicidad, promoción y patrocinio de los productos de tabaco, incluyendo la publicidad en los puntos de venta y la exhibición de productos de tabaco.

Schoj dejó en claro que “no se trata de estigmatizar al fumador, sino que, en materia de publicidad, la responsabilidad recae sobre la industria que la elabora”. 

Notas relacionadas

261 denuncias penales, 0 condenados


Faltan 1508 años para terminar las tareas preventivas


Alertan sobre el incumplimiento del Plan de desarme


“La tragedia reflejó lo que produce la corrupción"


“El Subprograma Cesión de Derechos Posesorios es ilegal"


Gran apoyo a la prohibición de fumar en oficinas públicas