14/10/2014 Salud

Un dolor de muela cada 30 días

Hace seis años un informe de la Auditoría porteña advertía, entre otras cosas, que el sistema telefónico para solicitar turnos en el Hospital Quinquela Martín solo funciona “una vez por mes”, lo que genera importantes demoras a la hora de concretar una visita con el especialista. Gestionpublica.info pudo corroborar que la situación no mejoró, por lo que siguen existiendo importantes retrasos en las consultas. Por otro lado, y a pesar de las recomendaciones de los auditores, dos médicas odontólogas confirmaron que “el material de trabajo es muy viejo y se renueva poco”.

La Auditoría General de la Ciudad de Buenos Aires (AGCBA) aprobó, en 2008, un informe de gestión realizado sobre el Hospital de Odontología Infantil Don Benito Quinquela Martín, el cual sostiene que los pacientes que se atienden allí deben esperar, en promedio, 53 días desde que se les asigna un turno hasta que reciben una prestación restaurativa.

En ese sentido, el trabajo de los auditores aclara que “el sistema telefónico para la solicitud de turnos funciona solo un día al mes”, lo que sobrecarga la línea. Luego, una vez asignada la cita con el profesional, los padres del paciente deben confirmarla en persona presentando el DNI del niño.

Gestionpublica.info se acercó el Hospital Quinquela Martín y dialogó con un Fiscal de la Dirección General de Recursos Físicos en Salud (DGRFISS) de la Ciudad, quien confirmó que el sistema de solicitud de turnos “funciona únicamente el segundo lunes de cada mes para quienes se atienden por primera vez”. Además, el responsable del área de mantenimiento contó que el día habilitado mensualmente se otorgan 300 turnos. Pese a que la AGCBA marcó el método como ineficiente, desde la DGRFISS mencionaron que el sistema “fue actualizado y cuenta con un software de voz personalizada”.

El informe de la Auditoría porteña, en base a datos de 2006, señala también que la sede no cuenta con agua caliente y que solo están habilitados al público los baños de planta baja y el resto, ubicados en las plantas superiores, permanece cerrado con llave para exclusivo uso del personal.

Pese a que a éste medio le fue prohibido el ingreso al Hospital para recorrer las instalaciones, fuentes de la DGRFISS afirmaron que “funcionan libremente los baños de los cuatro pisos, inclusive con agua caliente”. “Una de las obras pendiente es la renovación de la fachada de ingreso y el frente”, agregó.

A simple vista, otra cuestión a mejorar en la planta baja del centro odontológico es la implementación de una puerta con barral de empuje hacia fuera en el ingreso. Sobre este punto, desde la DGRFISS adelantaron que se construirá una salida sobre la calle Palos: “Estamos esperando la adjudicación para la obra que servirá para emergencias y para mejorar el acceso a personas con discapacidad”.

En ese sentido, el informe de la auditoría de la Ciudad asegura que el Quinquela Martín “no tiene un plan de contingencia” y destaca que la puerta de ingreso “implica un riesgo importante porque es la única salida de emergencia”.

Además de las cuestiones de infraestructura, el trabajo de los auditores también advierte sobre el estado del instrumental con el que cuentan los profesionales. Según la AGCBA, “los cuatro sillones odontológicos que están en el servicio de ortodoncia tienen más de 30 años de antigüedad y no se reciclan”. Dos médicas odontólogas del Hospital dialogaron con éste medio al finalizar sus taras y confirmaron que “el material del trabajo es muy viejo y se renueva poco”.

Por último, las empleadas del Quinquela confirmaron un aspecto que también fue señalado en el informe del organismo de control porteño: “No se hacen cirugías del alta complejidad y los casos son derivados a otros hospitales”.

Notas relacionadas

Faltan 1508 años para terminar las tareas preventivas


Alertan sobre el incumplimiento del Plan de desarme


“La tragedia reflejó lo que produce la corrupción"


“El Subprograma Cesión de Derechos Posesorios es ilegal"


Gran apoyo a la prohibición de fumar en oficinas públicas


La ANMAT prohibió el uso de dos insecticidas