26/11/2014 Entrevista

Aerolíneas Argentinas y una gestión deficiente

Por Tomás Várnagy. Ante las diversas reacciones provocadas por el reciente informe sobre Aerolíneas Argentinas (AR) de la Auditoría General de la Nación (AGN), el especialista Franco Rinaldi, autor del libroAerolíneas Argentinas. 2000 días de pérdidas(Planeta, 2014), analiza los puntos clave que más revuelo causaron en los distintos medios de comunicación.

El presidente de AA, Mariano Recalde, sostuvo (Página 12, 06/11/2014) que el documento presentado por la AGN sobre la compañía “es de hace tres años” y no contempla “los objetivos planteados por el Plan de Negocios”. Afirmó que “las transferencias del Estado se redujeron año tras año” y defendió el número de trabajadores de la empresa: “elegimos crecer en lugar de achicar y ajustar”.

Franco Rinaldi: El presidente de AR, el Dr. Mariano Recalde, ha formulado naturalmente declaraciones que intentan ocultar dos cosas que son muy evidentes en el informe aprobado por la AGN de 18 meses de gestión y que, por lejos, constituyen un patrón de conducta en la gestión pública de Aerolíneas: la evidente ineficiencia en la utilización de recursos públicos. Y la segunda cuestión es la objetividad de los datos expuestos por el informe de la Auditoría aprobado por cinco auditores del cuerpo colegiado. Por lo demás, resulta llamativo que el Dr. Recalde proteste sobre un informe que habla de hace tres años de la gestión, cuando la compañía bajo su gerencia demoró cinco en presentar balances a la ciudadanía que ha estado subsidiando sus malos resultados al frente de la aerolínea de bandera.  

AA rechazó el informe (Telam, 05/11/2014) de la Auditoría General de la Nación argumentando que “demuestra ignorancia sobre el mercado aerocomercial, y lo que es peor, desconoce la evidente transformación, modernización y mejora de la flota de aviones que contribuyó a las mejoras sustanciales en el servicio”.

Franco Rinaldi: El rechazo institucional de Aerolíneas Argentinas al informe presentado por la AGN está guiado por las mismas razones que expuso frente al informe el propio gerente general de la aerolínea de bandera. Los datos revelan una gestión deficiente y que ha despilfarrado muchos millones de dólares del pueblo argentino. En paralelo, como está bastante desarrollado en mi libro, Aerolíneas Argentinas 2000 días de pérdidas, a la industria -contrariamente a lo que ha declarado la empresa continuamente en los últimos 6 años- le ha ido cada vez mejor logrando dos objetivos muy importantes: incorporar cada vez más pasajeros al avión y equilibro económico financiero y ganancias cada vez más importantes para las aerolíneas.  

Marcelo Zlotogwiazda considera (Cronista.Com, 06/11/2014) que no es correcto focalizar la valoración en comparaciones y cita el ejemplo de Lan que en cabotaje cubre en la Argentina 13 de los mejores destinos, mientras que AA llega a 36, y varios de ellos no son rentables.

Franco Rinaldi: Como el informe de la AGN demuestra, Aerolíneas no tiene pérdidas en destinos de cabotaje sino en aquellos de largo alcance como son: Miami, Nueva York, Madrid, Roma, Barcelona, etcétera. Los trece destinos con los que compite con LAN, Aerolíneas también tiene pérdidas, mostrando un alto grado de ineficiencia para poder competir con una empresa en inferioridad de condiciones. Por el contrario, Aerolíneas Argentinas tiene equilibrio y exiguas ganancias en los destinos donde tiene posición monopólica.  

El titular de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), Pablo Brio, sostuvo (Telam, 05/11/2014) que el informe elaborado por la Auditoría General de la Nación es una fotografía del 2011 que tienen por objetivo “centrarse en el año de la transición y mostrar una situación fuera de contexto, para hacer daño” y “con intencionalidad política”.

Franco Rinaldi: El titular de APLA también desinforma malintencionadamente a la opinión pública. No hubo ninguna transición en 2011 y 2012 en Aerolíneas Argentinas. La transición puede, sí, enfocarse en los años 2008-2010, años en los que nuestra aerolínea de bandera registró déficit inferior a los años de dicho informe de la Auditoría.  

Vicente Brusca, uno de los Auditores Generales de la Nación, cuestionó en el Programa “Mañana Más” (06/11/2014) de Radio Nacional el informe del organismo sobre Aerolíneas Argentinas al afirmar que “tiene una clara intención política y privatizadora, y lo único que hace es provocar los títulos para que sean leídos en los diarios”, además, “es un informe que no es correcto, no expresa la situación y no es claro”.

Franco Rinaldi: El doctor Brusca también se equivoca, puesto que la ineficiencia de la actual gestión de Aerolíneas, de hecho, constituye el principal argumento para que se pueda debatir si AR debe ser una compañía subsidiada por los contribuyentes argentinos. Ciertamente el informe es muy sólido técnicamente y contabiliza datos estandarizados en la industria en todas partes del mundo, con la que se evalúan las gestiones de las líneas aéreas públicas (estatales) o privadas. Los datos vertidos por el informe en ese sentido son inobjetables. 

El periodista especializado en temas aeronáuticos, Diego Dominelli, escribió “Un caso de doble estándar” (Página 12, 07/11/2014) donde afirma que “luego de 18 años de vaciamiento y 6 de recuperación y puesta en valor, los argentinos efectivamente tenemos una aerolínea de bandera que presta un servicio de calidad”.

Franco Rinaldi: No veo en dónde estaría el doble estándar en el informe que analiza un período muy ruinoso de Aerolíneas Argentinas, que es una buena muestra -esto es, perfectamente válida- de lo que han sido seis años de una gestión con muchos problemas para mostrar cuidado y construcción de una aerolínea que, hoy por hoy, no es viable y a la que si se le aplicara la correspondiente ley de sociedades comerciales debería ser liquidada por su grueso patrimonio neto negativo.

Es decir nuestra aerolínea de bandera, bajo ley de expropiación al día de la fecha, está todavía quebrada. Por lo demás, no puedo reconocer en un operador de la gestión un periodista especializado y, honestamente, no conozco a nadie que reconozca en el señor Dominelli un periodista especializado en cuestiones aerocomerciales. Jamás le escuché o leí un dato correcto. Por último, el 2012, como también está contado en mi libro y se desprende de los balances publicados por Aerolíneas Argentinas, ha sido su peor año en materia de déficit económico. Incluyendo los 17 años en los que estuvo bajo control extranjero. 

*Filósofo y profesor universitario

Notas relacionadas

Drones, radares y sensores en los pasos fronterizos


Dos nuevas webs fomentan el acceso a la información


Despapelización vs. tarea del control


Nuevos desafíos para el control


Pueblos originarios: Denuncian violación de sus derechos


Una reflexión sobre el “buen gobierno”