23/12/2014 Con la mirada al piso

Caminar por las calles porteñas puede ser una odisea de alto riesgo

Por Silvia Coriat*.Baldosas sueltas, cruces peatonales confusos y veredas angostas. Estos son algunos de los obstáculos que a diario debe sortear la población, especialmente los adultos mayores, para que un lindo paseo no se transforme en accidente. Síntesis de sus causas y el rol del Estado. ADELANTO DE SUPLEMENTO IMPRESO EDICIÓN DICIEMBRE 2014.

Entrelazamientos de causas de diversos orígenes obstaculizan el logro de un hábitat seguro y funcional en la Ciudad de Buenos Aires. Nos acotamos a los espacios públicos destinados al tránsito de peatones, dada su alta incidencia en la calidad de vida de quienes habitan o concurren a diario a la Ciudad.

“En líneas generales, los estudios científicos muestran que la mayor parte de las caídas están descriptas como dentro de la casa, mientras que nosotros, en la población del Hospital, vemos que la mayoría de los adultos mayores sufren caídas en la calle”. Esto lo dijo Fabiana Giber, Coordinadora del Área Evaluación de caídas en Adulto Mayor del Hospital Italiano.

El envejecimiento poblacional generó un notorio incremento de adultos mayores, portadores de problemas visuales y andar claudicante, cuando no discapacidad motora. Sus caídas presentan alto riesgo de generar traumas con secuelas discapacitantes. A su vez, debido a los múltiples avances tanto científicos y técnicos como legales y en materia de derechos humanos, se incrementó el número de personas con discapacidad en condiciones de vida activa, con su consiguiente circulación cotidiana por las calles de Buenos Aires.

Para el conjunto de la población, y especialmente para estos dos grupos poblacionales, se ponen de relieve los obstáculos y las riesgosas condiciones físicas que ofrecen veredas y cruces peatonales. Una reciente visitante expresaba con pena que, pese a recorrer calles de una gran belleza, no se animaba a quitar la vista del piso, paso a paso, por el temor que le inspiraba el deterioro de sus veredas.

Según una nota publicada en el diario PERFIL, “el Gobierno porteño recibió 18.334 reclamos a lo largo del año pasado por aceras en mal estado, a través de los 15 centros comunales y el número telefónico 147, según información de la Secretaría de Atención Ciudadana y Gestión Comunal”.

Síntesis de causas: 

Las veredas, que deben asegurar una única superficie continua y regular, se generan en Buenos Aires mediante segmentos que dependen de cada frentista y, además, no existe por parte del GCABA un monitoreo de su calidad constructiva, ni la exigencia de su reparación.

Por su rol esencialmente público, las veredas no debieran depender de particulares, sino del Estado. Éste debiera ser el responsable directo de las condiciones de las veredas, espacio de incidencia directa en la salud de habitantes y visitantes. La situación actual expone a graves riesgos al conjunto de los peatones.

Rol del Estado:

Accesibilidad y cruces peatonales:

Brigada Baldosa

La carrera de Comunicación de la UBA creó una llamativa campaña. Bajo el nombre “Brigada Baldosa”, buscan involucrar a los peatones para terminar con el mal estado de las calles porteñas. Es que, según datos oficiales de 2010, de los 16 millones de m2 de vereda que había en la Capital Federal un 37,5% estaba deteriorado.

La iniciativa incluye la distribución de un calco para que el peatón señalice aquellas baldosas sueltas y así evitar posibles accidentes. Además, se entregan datos de contacto para hacer el reclamo ante el Gobierno porteño, si son roturas producto de empresas de servicios públicos, y una carta pre –escrita para solicitar la reparación ante un frentista. 

*Arquitecta de la Fundación Rumbos

Notas relacionadas

Defensor del Pueblo: Una elección con poca transparencia


#Interbarometro


Presentan al nuevo Síndico General de la Nación


La legitimidad del modelo en las urnas


La AGN colaborará con un municipio de Río Negro


Volvió a sesionar el Colegio de Auditores