20/01/2015 Columnista

El sistema de salud pública no existe

Por Tomás Várnagy. La Presidenta Cristina Fernández de Kirchner aseguró, en el 2010, que “el valor de la salud pública para nosotros es una cuestión de ADN” al inaugurar una planta de producción de remedios. Ratificó el compromiso de su gestión en la “promoción y desarrollo” de la salud pública y declaró que la Argentina “ha sido punta de lanza” en la política sanitaria (Página 12, 27/04/2010).

Confirmó esta idea cuando aseguró el 21 de agosto de 2012 que “hay sistema de salud pública cuando los presidentes se atienden en los hospitales públicos. Lo demás es puro cuento” (https://www.youtube.com/watch?v=gGocuKZfwK0).

Esta defensa de la salud pública se contradice con los hechos, de la misma manera que lo hacen los ministros de Educación que envían a sus hijos a instituciones privadas. Resulta paradójico que los políticos y funcionarios de un gobierno “nacional y popular” no se atiendan en hospitales o no envíen a sus hijos a la escuela pública: “haz lo que yo digo, no lo que yo hago”.

Algunos hechos para el desarrollo del silogismo:

- La madre de la Presidenta, Ofelia Wilhelm, fue internada en abril del 2009 en el Instituto Fleni en la ciudad de Buenos Aires, tras ser trasladada en ambulancia desde La Plata, a causa de una “amnesia global transitoria” o accidente cerebro-vascular temporal, del que se recuperó completamente (Página 12, 18/04/2009).

- En enero de 2012 la Presidenta fue operada de tiroidectomía por un supuesto cáncer, luego descartado, en elHospital Austral de Pilar. Hubo “polémica por el diagnóstico” ya que desde el kirchnerismo “salieron al cruce de los cuestionamientos por el cambio de diagnóstico” luego de un comunicado de las autoridades médicas del hospital (Página 12, 13/01/2012).

- “El día que fue noticia la rodilla de Máximo” es el título de Página 12 (12/06/2012) al cuadro de artritis séptica por la cual fue operado el hijo de la Presidenta, Máximo Kirchner. Desde su residencia en  Río Gallegos, Santa Cruz, fue trasladado en el avión presidencial “Tango 01”, acompañado por su madre, hasta Buenos Aires. De allí, al Hospital Austral en Pilar donde fue intervenido quirúrgicamente.

- El 8 de octubre de 2013 la Presidenta fue intervenida quirúrgicamente por una “colección subdural crónica”, un hematoma localizado en el cerebro como consecuencia de un traumatismo en la cabeza durante una gira protocolar. La intervención se realizó con éxito en el Hospital de la Fundación Favaloro.

- El equipo de cadera y columna del Hospital Austral, le diagnosticó, en enero de 2014, a la Presidenta un cuadro “compatible con una bursitis del trocánter izquierdo” y le indicó un tratamiento fisio-kinésico para recuperarse (Página 12, 31/01/2014).

- Ese mismo mes, la Presidenta acompañó a su madre, Ofelia Wilhelm de 84 años, al Sanatorio Otamendi, una clínica privada de la ciudad de Buenos Aires, donde fue sometida a una cirugía programada por sus médicos luego de conocer el resultado de una serie de análisis clínicos (Página 12, 16/01/2014).

- La hija de la Presidenta, Florencia Kirchner, fue derivada los primeros días de agosto  al Sanatorio Otamendi por un “fuerte dolor abdominal” (La Nación, 01/08/2014).

- El 2 de noviembre de 2014, la Presidenta Cristina Fernández fue internada para “estudio y tratamiento” en elSanatorio Otamendi pues “presenta un cuadro febril infeccioso” de acuerdo al comunicado de la Unidad Médica Presidencial (Página 12, 03/11/2014).

- El 7 de diciembre de 2014, Florencia Kirchner fue internada en la Clínica Favaloro por “un problema ginecológico menor” y dada de alta al día siguiente (La Nación, 08/12/2014).

Página 12 (27/12/2014) informa acerca del “esguince que obligó la vuelta” de la Presidenta desde Santa Cruz. Luego de un “accidente doméstico” fue atendida en el Hospital Regional de Río Gallegos, donde se le diagnosticó un esguince en el tobillo izquierdo. La mandataria abordó el Tango 01 para regresar a la ciudad de Buenos Aires y realizarse estudios más específicos, para los cuales “esa clínica [sic] no está preparada”. Al día siguiente Página 12informa que una tomografía y una resonancia magnética eran dos estudios que no se podían realizar en Santa Cruz, por lo cual se hizo atender en el Sanatorio Otamendi.

Con todos estos elementos podríamos hacer el siguiente razonamiento deductivo, un silogismo elaborado con datos de la mismísima Presidenta, que sería así:

Premisa mayor: Hay sistema de salud pública cuando los presidentes (y sus familiares) se atienden en los hospitales públicos,

Premisa menor: Ni la presidenta ni sus familiares se atienden en hospitales públicos,

Conclusión: Por lo tanto, no hay sistema de salud pública (o es “puro cuento”).

Notas relacionadas

“La tragedia reflejó lo que produce la corrupción"


“El Subprograma Cesión de Derechos Posesorios es ilegal"


Gran apoyo a la prohibición de fumar en oficinas públicas


La ANMAT prohibió el uso de dos insecticidas


El PAMI remodelará un hotel en la costa para sus afiliado


Empieza el juicio contra un productor correntino