07/04/2015 La salud en la mira

Hospitales inseguros y advertencias desoídas

Hace unos días, una anciana murió en el Sanatorio 24 de Septiembre de Avellaneda, luego de que se desplomara el ascensor montacargas en el que era trasladada y al cual le faltaba una puerta. En la Ciudad de Buenos Aires, diferentes informes de la Auditoría porteña anticiparon, en los últimos años, problemáticas similares que de ser corregidas podrían evitar este tipo de tragedias. Gestionpublica.info repasa en esta nota algunas de ellas.

El pasado jueves 26 de Marzo una anciana falleció en el Sanatorio 24 de Septiembre de la localidad bonaerense de Avellaneda, cuando se desplomó e inclinó el ascensor montacargas en el que era trasladada y al cual le faltaba una puerta. GestionPublica.info realizó un relevamiento de los informes que, en la Ciudad de Buenos Aires, anticiparon problemáticas edilicias similares.

La Auditoria General de la Ciudad de Buenos Aires (AGCBA) elaboró y aprobó, entre 2010 y 2012, 3 informes en distintos hospitales porteños en donde los ascensores son el eje de distintas problemáticas. En el Hospital Rocca, “los pabellones 1 y 2 cuentan con dos ascensores cada uno que no están habilitados” y son utilizados por público, pacientes, médicos y mantenimiento. Además “el ascensor, ubicado en el hall central de la Planta Baja, se encuentra sin funcionar por falta de seguro”, situación con la que convivía también el Hospital de Rehabilitación Respiratoria “María Ferrer” en 2012.

Por su parte, según un informe del organismo de control de la Ciudad, el Hospital Pediátrico Ricardo Gutiérrez “tiene un área dedicada a la atención de pacientes con movilidad reducida, pero que es inaccesible. Se encuentra en un primer piso y cuenta con un ascensor que no funciona regularmente”.

Más problemas edilicios

Los informes de la Auditoria porteña se multiplican en cuestiones que tienen que ver estrictamente con la infraestructura de los edificios destinados al ámbito de la salud. Aquí, un repaso de los más relevantes:

-“Se ha detectado una situación de riesgo, que requiere una urgente evaluación por personal especializado (ingeniero civil), la misma consiste en un hundimiento de tierra y loza de la parte posterior generando un desplazamiento del contra frente, perfectamente apreciable en la terraza del sector. Este movimiento crea una fisura de separación en dos partes del edificio”. Este informe corresponde al Centro de Salud Mental N°3 Dr. Arturo Ameghino, el cual fue aprobado en 2010.

-En el Hospital Rivadavia el piso no se hundía pero sí, en 2012, la auditoria porteña se encontró con “molduras de mampostería flojas en el frente del edificio, con posibilidad de caída inminente”, además de “tableros eléctricos en situación de peligro” y de trabajos atrasados en la reparación de los techos del pabellón central.

- Se entiende la gravedad que puede tener la falta de reparación de un techo pero ¿qué pasa cuando el problema es la posición en la que están colocados los ventiladores? Esto le sucedía al Hospital Neuropsiquiátrico Braulio Moyano cuando fue realizada, en 2013, una auditoría de AGCBA que además encontró: Falta de protección superior en escaleras de emergencia y de luces de emergencia, carpinterías metálicas deformadas por carga superiores e instalaciones fijas contra incendios que no poseían suministro de agua.

- Para el Hospital Pedro Lagleyze en 2013 la situación era apenas un poco distinta. Según el informe realizado allí existían “demoras por parte del Ministerio de Salud en la ejecución de las obras solicitadas por la Dirección del hospital”. Estas reformas eran: “calefacción y agua caliente, seguridad eléctrica en áreas de quirófanos, baños sala de hombres, construcción del local de acopio (art. 23 Ley Nº 154), tablero eléctrico, protección baranda 1º Piso y Obras para la adecuación de los Quirófanos”.

- Por su parte, en el barrio porteño de Villa Devoto se encuentra uno de los centros de salud con más problemas edilicios durante todo el año 2012. Se trata del Hospital Abel Zubizarreta. Una de las fallas estructurales más importantes fue encontrada en la sala de pediatría en el edificio principal, donde las “Salidas de Emergencia baten  al revés. Por el contrario, en el área de oftalmología las salidas de emergencias no abren al revés si no que “el sector no posee Salida de Emergencia y esto imposibilita una rápida evacuación de los pacientes en caso de emergencia”, situación que se replica en las salas de Kinesiología,  Quirófanos, Odontología, Laboratorio, Farmacia y Anatomía Patológica.

Estos casos demuestran la importancia que tienen los informes de los organismos de control, siempre y cuando sean tomados en cuenta para modificar, reparar o aplicar medidas de seguridad necesarias en los entes o instituciones auditadas, especialmente en los destinadas a proteger la salud de la población, y así poder evitar otro hecho similar al ocurrido en el Sanatorio 24 de Septiembre. 

Notas relacionadas

Faltan 1508 años para terminar las tareas preventivas


Alertan sobre el incumplimiento del Plan de desarme


“La tragedia reflejó lo que produce la corrupción"


“El Subprograma Cesión de Derechos Posesorios es ilegal"


Gran apoyo a la prohibición de fumar en oficinas públicas


La ANMAT prohibió el uso de dos insecticidas