26/05/2015 Medio Ambiente

Advertencias, cambios y una gestión renovada

Hace seis años la Laguna de los Coipos, ubicada en la Reserva Ecológica Costanera Sur, estaba prácticamente seca. Hoy, con la vuelta de la fauna acuática, se puede afirmar que “está en proceso de saneamiento”. Es que, luego de un informe de la Auditoría porteña que alertó sobre “la falta de atención” del gobierno de la Ciudad hacia el predio, los nuevos responsables del área decidieron encarar un trabajo de recuperación y así convertirla en un “patrimonio de conservación de la biodiversidad”.

Un informe de la Auditoria General de la Ciudad de Buenos Aires (AGCBA), realizado en 2009 y difundido luego por ElAuditor.info, mostraba la “falta de atención” del gobierno porteño hacia la Reserva Ecológica Costanera Sur (RECS). Hoy, a seis años de aquel documento, GestionPublica.info dialogó con personal jerárquico de RECS quienes remarcaron una notable mejoría en las falencias detectadas en aquel entonces por el organismo de control.  

Cuando la AGCBA auditó la Reserva Ecológica Costanera Sur el panorama no era el mejor. Por un lado, la Laguna de los Coipos, que es un ambiente artificialmente generado, “se encontraba con niveles muy bajos de agua en el 90% de la superficie”, es decir estaba prácticamente seca. Por otro lado, dentro de la reserva funcionaba un depósito de autos incautados por la Policía Federal Argentina y un Helipuerto. Además, faltaba cartelería informativa y preventiva y no funcionaba el Consejo de Gestión ni los planes para escuelas primarias y secundarias.

Sin embargo, el panorama “cambió de un tiempo a esta parte” según le explicó la Gerente Operativa de RECS, Maria Inés López Lo Celso a GestionPublica.info. “Al principio de mi gestión, en Enero de 2014, recuperar la laguna fue una de las primeras decisiones que tomamos. La vuelta de la fauna acuática es una muestra de que la laguna está en un proceso de saneamiento”, argumentó López Lo Celso.

“Cuando me hice cargo de la reserva el depósito de autos ya no existía más”, remarcó la Gerente Operativa y agregó que “no tengo posibilidad de modificar lo que se hace en el helipuerto y tampoco le puedo decir a la Presidenta de la Nación que dejen de circular en el cielo porque le molesta a las aves”. “Tenemos que tener en cuenta que es una reserva urbana con todo lo que eso significa y que se ha hecho un trabajo de recuperación para que se considere un patrimonio de conservación de la biodiversidad”, sentenció.

La falta de carteleria en 2009 alarmaba a los auditores por la posibilidad de que esto genere incendios u otras tragedias. Sobre este punto, la Gerente Operativa de RECS explicó que “hay cartelería nueva” y que, además “se mejoró mucho la posibilidad de apagar incendios a pesar de que siempre existe el riesgo a que comience un foco por negligencia”.

Por otro lado, se logró ampliar el servicio a 300 instituciones educativas que se presentan por pedidos espontáneos. Según María Inés López Lo Celso, “hemos logrado aumentar un 55% las visitas y estamos articulados con otros  programas del gobierno porteño para no competir entre nosotros y que todos tengamos público”.

Dentro de la administración de la reserva funciona el Consejo de Gestión el cual debía estar integrado por tres organizaciones no gubernamentales y por un representante del Consejo Departamental de Ciencias Biológicas de la Universidad de Buenos Aires. Sin embargo, esto no sucedía al momento de la auditoria. Según López Lo Celso hoy en día “no solo cumplimos con las reuniones del Consejo sino que además las tenemos documentadas por actas y las logramos sistematizar”.

La visión de FARN

GestionPublica.info charló también con la Directora Ejecutiva Adjunta de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), Ana Di Pangracio, para tener su visión acerca de la gestión del Gobierno de la Ciudad dentro de RECS. Según dijo, “las autoridades de la Ciudad no entienden que este no es un espacio verde más sino que es un área protegida”.

“Que el depósito de autos no exista más no quiere decir que la reserva cada dos por tres no sufra algún embate. Por ejemplo, a fines del año pasado se pretendía hacer un centro de operaciones de camiones de basura en las proximidades de la reserva que finalmente se logró detener gracias a la reacción de las organizaciones que suelen defender el predio. Este era un proyecto del oficialismo porteño”, exclamó Di Pangracio.

Igualmente, la Directora Ejecutiva Adjunta de FARN, destacó las mejoras que se vienen dando sistemáticamente desde 2014 pero pidió que haya mayor control sobre los visitantes y que el Consejo de Gestión sea atendido más seguido para que “exista una mejor relación entre las Organizaciones y el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires”.

Notas relacionadas

Reactivan la Ley de energía renovable


Cinco años después, nuevo estudio de Ambiente


El zoológico porteño y un avance a medias


Bosques desprotegidos y una Ley olvidada


Casas flotantes: una solución para los humedales


Humedales en emergencia