26/05/2015 Aduanas

Un nuevo informe con irregularidades que se repiten

La Auditoría General de la Nación volvió a revelar el estado en el que se encuentran las fronteras argentinas como las de Campana y San Lorenzo. El panorama con el que se encontraron los auditores no es alentador: tecnología inadecuada, escasez de personal y falta de manuales de procedimientos. En diálogo con gestionpublica.info, Roberto Maturana, oficial de la marina mercante, remarcó que se vive “un descontrol total”.

Un nuevo informe de la Auditoría General de la Nación (AGN) reveló el estado en el que se encuentran algunas de las 61 aduanas argentinas, entre ellas las pertenecientes a la provincia de Buenos Aires como Campana y San Lorenzo. Tecnología inadecuada, falta de personal y ausencia de manuales de procedimientos son algunas de las irregularidades detectadas por el organismo que preside Leandro Despouy. Roberto Maturana, oficial de la marina mercante, dialogó con este medio y remarcó que hoy las aduanas viven un “descontrol total”.

El informe del organismo de control señala que no existen procedimientos regulares e integrados para detectar contrabando, evasión, narcóticos, traslado ilegal de personas, armas, químicos y desechos. Tampoco cuentan con procedimientos oficiales ni normativa interna a la hora de actuar cuando se detectan estupefacientes. Faltan scanners fijos y móviles y el personal es escaso. Según la AGN, se suma también a la lista de irregularidades la ausencia de manuales de procedimientos e inexistencia de registros integrados al Sistema Informático María (SIM).

En otras palabras, Argentina no cuenta con la tecnología adecuada para revisar la inmensa cantidad de conteiners que ingresan diariamente al país. El dato, tal vez, más llamativo es que no hay personal suficiente en las fronteras e incluso no se asignan suficientes agentes en las nuevas aduanas. Los pocos empleados que hay reciben una capacitación inadecuada para llevar adelante las tareas de supervisión.

Roberto Maturana, oficial de la marina mercante, realizó un seguimiento de los informes de la Auditoría de forma personal y denunció a las autoridades de la Aduana en 2013. En un dialogo exclusivo con Gestionpublica.info, detalló la situación que se vive a diario en las fronteras. “Hice un relevamiento de seguridad sobre algunos puertos. Hay algunos privados, donde se atracan barcos, que cargan y descargan pero nadie los controla. Cualquier persona puede arrimarse al barco y descargar mercadería durante la noche”, describió.

Maturana, apoyó su denuncia en los resultados de los informes de la AGN donde figuran las irregularidades en los procedimientos de seguridad y control aplicados por la AFIP en los puertos de Buenos Aires, Campana y San Lorenzo. El oficial de la marina mercante, afirmó que hoy las aduanas viven un “descontrol total”.

Sistema de descontrol

En cuanto al sistema de control aduanero aplicado en los muelles, Maturana señaló que el sistema usado es “CSI y C-TPAT” que no es compatible con los procedimientos utilizados a nivel internacional en las terminales de contenedores más modernas y seguras”. Además, detalló que la política de seguridad incluye precintos y sellos controlados, registrados digitalmente. Asimismo, se exige fotografiar el contenedor cuando se carga. Cada contenedor lleva una “señal” que indica haber sido fotografiado y varios precintos, aunque esté lleno o vacío.

Pero, a pesar de este semi-control, lo recabado no se guarda, “no hay back up de scanner ni de las filmaciones de las cámaras”, dijo Maturano. “Así nos convertimos en líderes exportadores de cocaína. Un conteiner tiene tiempo para desmontar las puertas, organizar su carga y simular que no se violaron las fajas. Los precintos de seguridad suelen estar intactos en los hallazgos de estupefacientes. He visto como les sacan las partes y vuelven a remachar, entonces el conteiner se va como vacio”, remató el oficial.

Precintos

Los precintos PEMA actualmente utilizados son provistos por la firma RSI Group S.A. los cuales registraron fallas en el GPS, en el almacenamiento de los datos, en la descarga de datos y/o en el software que traduce los datos descargados.

Para finalizar, Maturana concluyó que “la realidad se agrava aún mas hoy sobre todo por las personas que están a cargo de la Aduana”. Luego arremetió contra la complicidad de funcionarios públicos y remarcó que “la AGN es un órgano Auditor Bicameral, todas las auditorías son enviadas a los legisladores que se callan la boca, mayoritariamente ayudando a que el país día a día esté más cerca de ser Somalia”.

“No hay un sistema aduanero que quiera proteger la soberanía nacional del país. Con todos los informes que hizo la AGN y la situación sigue igual, esto quiere decir que hay complicidad de los estamentos mas altos, diputados y senadores”, finalizó el oficial de la marina mercante y ahora investigador.

Aduanas

Las aduanas que mas figuran en los informes de la AGN son, casualmente, las aduanas que más movimientos registran como las de General Deheza (Córdoba), la aduana de Santiago del Estero, Campana (Buenos Aires), San Lorenzo (Santa Fe) y la aduana de Buenos Aires. 

Notas relacionadas

Córdoba militarizada


Gremialismo docente en la picota


“El Ecoparque no ha cumplido con nada de lo planeado”


126 mil personas viven en situación de hacinamiento


La SIGEN auditará el presentismo de empleados públicos


Nadie sabe qué pasa con la recaudación de Calles Seguras