31/08/2015 Rendición de cuentas

Un informe que pasó al olvido

Lo establece el artículo 18 de la Ley 25.675: “El Poder Ejecutivo, a través de sus organismos competentes, elaborará un informe anual sobre la situación ambiental del país que presentará al Congreso de la Nación”. Pero lo cierto es que se cumplió en 2012 y en los últimos años nada más se supo. En diálogo con Gestionpublica.info, el director de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales adelantó que, luego del periodo electoral, evaluarán presentar una acción judicial por la “omisión constitucional”. La información que se solicita es la referida al estado de la sustentabilidad ambiental en lo ecológico, económico, social y cultural de todo el territorio nacional.

Y el año 2015 no fue la excepción. Al igual que en 2013 y 2014, al Poder Ejecutivo “se le olvidó” presentar el informe anual sobre la situación ambiental del país, según lo estipulado en el artículo 18 de la ley 25.675. Desde la Fundación Ambiente y Recursos Naturales ya están evaluando presentar una acción judicial por “la omisión constitucional”. Según confirmó su director, Andrés Nápoli, será luego del periodo electoral.

En líneas generales, la norma establece que “las autoridades – del Ministerio de Ambiente- serán responsables de informar sobre el estado del ambiente y los posibles efectos que sobre él puedan provocar las actividades antrópicas actuales y proyectadas”. Además, agrega que “el Poder Ejecutivo, a través de los organismos competentes, elaborará un informe anual sobre la situación ambiental del país que presentará al Congreso de la Nación. El referido informe contendrá un análisis y evaluación sobre el estado de la sustentabilidad ambiental en lo ecológico, económico, social y cultural de todo el territorio nacional”.

Andrés Nápoli le aseguró a Gestionpublica.info que la normativa vigente “nunca se cumplió, salvo en el año 2012 pero tampoco sabemos si llegó al Congreso”. El Director de FARN confirmó que a pesar de esto en el informe (de tres años atrás) “quedaron afuera cuestiones como energía, minería y temas agrícolas, y esto muestra hacia donde estaba orientada la tarea ambiental de aquel año”.

“Argentina necesita una normativa sobre impacto ambiental y sobre la explotación ambiental, sobre todo en minería”, exclamó el director de FARN. Según dijo, “nosotros todo el tiempo pedimos este tipo de información en todas las empresas que tengan relación con el Estado”. “En este momento estamos siguiendo los movimientos detrás de las represas del Río Santa Cruz”, adelantó Nápoli. “El ambiente estuvo ausente este año por las elecciones, esperemos que las nuevas autoridades estén más atentas,” concluyó.

Informe de FARN

En contraste, y por séptimo año consecutivo, la ONG publicó, con la colaboración de distintos especialistas, un informe sobre el estado del Medio Ambiente en Argentina. “Nació con la idea de que tuviese impacto en la gestión pública y que se hagan los informes que establece la Constitución”, le explicó Andrés Nápoli a este medio.

“Lo que hacemos año a año es un seguimiento de la agenda Nacional e Internacional además de una serie de indicadores de gestión”, destalló. “Al ser una ONG, la única posibilidad que tenemos es hacer que nuestro informe llegue a manos de los legisladores pero no tenemos ninguna facultad para exponerlo en el Congreso”.

En el “Informe Ambiental Anual 2015” se hace un repaso sobre la gestión de gobierno del año 2014. Allí se destaca, entre otras cosas, la creación del Parque Nacional El Impenetrable en Chaco, del Parque Nacional Patagonia en Santa Cruz, de la Reserva Nacional General Pizarro en Salta, además de la sanción de las leyes de Sistema Nacional de Áreas Protegidas Marinas y de Reserva Natural Puerto Mar del Plata.

Por otro lado, menciona la actuación de la Suprema Corte de Justicia en el “restablecimiento de la vigencia del Seguro Ambiental previsto en la Ley General del Ambiente, que había sido suspendido mediante una medida cautelar dictada por la Cámara Nacional de Apelaciones”.

Un año con Déficits

Bajo el subtítulo “No todo lo que brilla es oro”, el informe ambiental de FARN también cuenta que “se destaca la falta de implementación de la Ley N° 26639 de Presupuestos Mínimos para la Preservación de los Glaciares y el Ambiente Periglacial, promulgada en octubre de 2010 y que contempla, entre otras medidas, la creación de un Inventario Nacional de Glaciares, cuya finalidad principal es identificar las zonas prioritarias que demandan acción de protección inmediata.

Otro punto negativo está en el “Fondo Nacional para el Enriquecimiento y la Conservación de los Bosques Nativos” que debe destinarse a compensar a los titulares de las tierras en cuya superficie se conservan bosques nativos, pero continúa fuertemente desfinanciado.

Además, “el año 2014 cerró con un balance muy poco productivo en relación al saneamiento de la cuenca Matanza-Riachuelo”, concluye el informe y agrega que “no se han implementado acciones consistentes para controlar las fuentes de contaminación cloacal y de los basurales a cielo abierto existentes en la cuenca”. 

Notas relacionadas

El zoológico porteño y un avance a medias


Bosques desprotegidos y una Ley olvidada


Casas flotantes: una solución para los humedales


Humedales en emergencia


Avanzan las construcciones sobre la cuenca del Río Luján


Sale a la luz una norma que violaría la Ley de Glaciares