07/09/2015 Ciudad de Buenos Aires

Un servicio con más complicaciones que ayuda

Un informe de la Auditoría porteña reveló, por segunda vez, que la Dirección de Servicios Sociales Zonales “desconoce las necesidades de los vecinos”. Entre sus objetivos, se encuentra el de “evaluar las problemáticas territoriales de vulnerabilidad social”. Pero, según el organismo de control, los centros presentan serias deficiencias para cumplir con su deber como por ejemplo fallas en el sistema informático, problemas edilicios y falta de personal. Gestionpublica.info recorrió 2 de los centros mencionados y corroboró que la situación, a dos años del análisis de los auditores, no mejoró.

La Auditoria de la Ciudad de Buenos Aires (AGCBA) advirtió, por segunda vez en abril de este año, que la Dirección de Servicios Sociales Zonales (SSZ) desconoce las necesidades de los vecinos. Según el informe difundido por el portal periodístico ElAuditor.info y que refleja el análisis del año 2013, se vuelven a señalar fallas edilicias, deficiencias en el sistema informático y falta de personal. Además, según el ente de control porteño, la mayoría “están alejados y son de difícil acceso para la población que pretende abarcar”. Gestiónpublica.info recorrió dos de los centros que presentan mayores irregularidades para corroborar el estado actual de los mismos. ¿Las fallas? Siguen.

Los Servicios Sociales Zonales son 16 y se encuentran distribuidos en todo el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires. Fueron creados para satisfacer necesidades zonales y para atender, de manera descentralizada, los diferentes programas del Ministerio de Desarrollo Social. El objetivo principal es acercar al vecino a respuestas y soluciones de forma ágil a través de atención directa y a partir de los diagnósticos sociocomunitarios. Según la AGCBA, “no se hicieron los diagnósticos sociales, aunque son su principal tarea, por ende no saben qué requieren los porteños más vulnerables”.

Según los auditores, “algunas de las fallas que se detectaron en muchos de estos establecimientos son ascensores difíciles de usar o sin mantenimiento y, en muchos casos, reducidos en espacio”. Además, “el personal de cada servicio no coincide con el registrado por la Dirección General de Servicios Sociales Zonales, asimismo falta personal de administración y trabajadores sociales”. Esto último “afecta el desempeño de algunos objetivos del programa como la evaluación de las problemáticas territoriales de vulnerabilidad social”, describió la AGCBA en su informe.

En cuanto a la agilización de la atención, se constató que estos servicios cuentan con un sistema informático precario que no cubre las necesidades ni agiliza los trámites. Además, las unidades no están en red con la Dirección General de SSZ. Tiene un servidor pero muchas veces “no funciona o está apagado por lo que los datos no quedan guardados”. Por esta razón, y otras que se desconocen, se atiende a más gente de la que se carga en el sistema. Como consecuencia, no se puede verificar si una persona cobra dos veces un mismo subsidio.

Esta no es la primera vez que la Auditoría le remarca y le sugiere a la Dirección General de Servicios Sociales Zonales modificar las irregularidades. Cinco años atrás, un informe del mismo organismo ya había alertado la misma situación.

Desde 2013, los SSZ llevan adelante un programa de discapacitados para tramitar, entre otras cosas, certificados, lo cual aumentó la demanda de atención. En relación a este servicio, la Auditoria registró que hay muchas sedes que no poseen rampas y son inaccesibles. Si bien intentan, a través de la cercanía física entre los vecinos y los lugares de Gestión, favorecer y facilitar la resolución de problemas, estos lugares se encuentran muchas veces a contra mano, ubicados lejos de los barrios que pretenden abarcar.

Recorrida

De los 16 SSZ, un equipo de Gestionpublica.info recorrió dos de los más criticados por la AGCBA. El Servicio 1 y 12.

El Servicio Social Zonal 1, ubicado en Piedras al 1281, en San Telmo, pretende atender a toda la población de los barrios de Constitución, Monserrat y San Nicolás. Según lo constatado por este medio, el personal es insuficiente y las esperas son largas. La situación edilicia no es mucho mejor a la que describe el organismo de control: hay demoras en pedidos de reparación y mantenimiento. Las puertas de ingreso son angostas y no se cumple con la normativa de instalación contra incendio. La señalización no es la adecuada, no hay carteles de salida ni luces de emergencia. Además, no hay rampas de acceso para discapacitados ni baños adaptados.

El Servicio Social Zonal 12, ubicado en Charlone 1563, en Parque Chas, comprende los barrios de Villa Ortuzar, Saaavedra, Coghlan, Villa Pueyrredon y Villa Urquiza, volviéndose casi inaccesible para los vecinos de los sectores más alejados, dado a que está estratégicamente mal ubicado y es el Servicio que mas barrios pretende abarcar. El informe de la AGCBA detalló que el estado edilicio de este servicio era precario, la instalación eléctrica insegura y había problemas de iluminación, además de filtraciones. Amalia Aquino, coordinadora del SSZ 12 habló con Gestionpublica.info y contó que en febrero de este año se realizaron reformas y reparaciones.

El lugar se mudó al CGP 12 mientras se realizaban los trabajos y en marzo volvieron. El edificio ahora se encuentra en buenas condiciones, aunque, a pesar de las obras, el baño todavía no es apto para discapacitados y falta iluminación. Tampoco hay señalización adecuada, falta mantenimiento de informática en la cotidianeidad, faltan respuestas rápidas y soluciones, ya que estas reparaciones se realizan por teléfono, muchas veces es complicado y lento. No cuentan con fotocopiadora y además faltan trabajadores sociales. El cielorraso fue arreglado, junto con los problemas eléctricos y filtraciones.

Notas relacionadas

“Para 2019 todos los hogares tendrán agua potable”


Puntos críticos de la reforma laboral


Comodoro Rivadavia no justificó 65 millones de pesos


Funcionarios de Tinogasta deberán devolver 460 mil pesos


Sikus: nuevo sistema para publicar declaraciones juradas


Drones, radares y sensores en los pasos fronterizos