07/09/2015 En Villa Soldati

Una nueva tragedia que pudo evitarse

El viernes pasado 3 jóvenes cayeron de un sexto piso tras que cediera una baranda del balcón donde se encontraban. Uno de ellos murió. El Auditor General de la Ciudad de Buenos Aires, Eduardo Epszteyn, confirmó a este medio que desde el organismo de control que integra hay dos informes previos que alertaban sobre la falta de control y mantenimiento del lugar. “No se entiende como un gobierno con más de 80 mil millones de pesos en presupuesto se niega sistemáticamente a realizar obras determinadas por la Ley de emergencia edilicia”, exclamó.

El viernes pasado en los monoblocks ubicados en Villa Soldati, Ciudad de Buenos Aires, 3 jóvenes cayeron de un sexto piso tras que una baranda cediera por el peso de los propios chicos. Uno de ellos falleció y los otros dos se encuentran en grave peligro. GestionPublica.Info se comunicó con el Auditor General de la Auditoria General de la Ciudad de Buenos Aires (AGCBA), Eduardo Epszteyn, quien remarcó que desde el organismo de control ya se había advertido la falta de control y mantenimiento en el lugar. “Tenemos al menos dos informes previos sobre este barrio e inclusive estamos actualmente elaborando uno nuevo”, remarcó.

Una tragedia puede llegar a evitarse siempre y cuando se atiendan a los informes que realizan los organismos de control. Es por esto que el auditor Epszteyn consideró que es “difícil de explicarle a la gente lo que está sucediendo en la Ciudad, porque desde el punto de vista humano no se entiende como un gobierno que tiene más de 80 mil millones de pesos en presupuesto se niegue sistemáticamente a realizar obras determinadas por la ley de emergencia edilicia del Complejo Soldati”.

La ley 623 de la Ciudad de Buenos Aires, promulgada en Agosto de 2001, establece en su artículo 1 la “emergencia edilicia y ambiental al complejo habitacional Soldati por el plazo de trescientos sesenta y cinco (365) días a partir de la promulgación de la presente ley”. Bajo esta misma norma se creó una Comisión Técnica que elaboró un informe de reformas a realizar en el complejo.

Según el artículo 10 de esa ley, “el Poder Ejecutivo deberá abstenerse de iniciar cualquier clase de acción legal a favor de la Comisión Municipal de la Vivienda contra los titulares, adjudicatarios o quienes legalmente los sustituyan en las unidades habitacionales sitas en el complejo señalado en el Artículo 2° de la presente, por deudas referidas al precio de venta de las unidades y no podrá intimar a escriturar a los adjudicatarios, desde la promulgación de la presente y hasta tanto no se expida la Comisión Técnica”. 

Sin embargo, el auditor Eduardo Epszteyn le confirmó a Gestionpublica.info que “el gobierno de Macri a lo largo de estos años lo que ha intentado es transferirle la responsabilidad a los consorcios, es decir a los vecinos, sin que ni siquiera estuviera completado el proceso de escrituración de las viviendas por los propios problemas edilicios”.

La mayor preocupación del Auditor General de la Ciudad pasa por la “subejecución presupuestaria a lo largo de los años, salvo en 2014 donde se invirtieron los 40 millones previstos, pero que no fueron para mejorar la infraestructura interna sino para pintura e impermeabilización”.

Comunicado de IVC

El Instituto de la Vivienda de la Ciudad (IVC) es el organismo responsable de llevar adelante la política habitacional en la Capital Federal. A través de un comunicado de prensa, el IVC expresó su compromiso con las familias afectadas por la tragedia y se excusó por la falta de obras.

"El IVC se solidariza con las familias de las víctimas y se pone a su completa disposición", comienza el comunicado y prosigue asegurando que "el organismo inició un exhaustivo análisis de toda la documentación referida al conjunto, que fue construido entre 1972 y 1978".

En contraposición a los dichos de Epszteyn, el IVC informó que “el Gobierno de la Ciudad viene realizando un amplio plan de obras en el complejo” y los detalla: “Los trabajos en los 12 Nudos y los 4 sectores del B° Soldati son hidrolavado, reparación de grietas y retiro de revoques flojos, impermeabilización, reposición de revoques, sellado de juntas, fijador y pintura, así como la reposición de membranas dañadas durante la ejecución de los trabajos”.

“El nudo donde se produjo el lamentable accidente es el 10, conformado por 4 edificios, cuya administración funciona con normalidad”, redunda el comunicado y concluye que “de las 3.200 unidades funcionales, hay 2.601 ya escrituradas, alcanzando el 80% de la totalidad del Complejo. Hay 658 en proceso de regularización”.

Notas relacionadas

“Para 2019 todos los hogares tendrán agua potable”


Puntos críticos de la reforma laboral


Comodoro Rivadavia no justificó 65 millones de pesos


Funcionarios de Tinogasta deberán devolver 460 mil pesos


Sikus: nuevo sistema para publicar declaraciones juradas


Drones, radares y sensores en los pasos fronterizos