22/09/2015 Sociedad

Reciben discapacitados pero sin rampas de acceso y baños adaptados

Hace un tiempo atrás, Gestionpublica.info recorrió dos de los Servicios Sociales Zonales (SSZ) que dependen del Ministerio de Desarrollo porteño y pudo corroborar varias fallas que señaló la Auditoría de la Ciudad de Buenos Aires en uno de sus últimos informes como problemas edilicios y poco personal. En una nueva recorrida, este medio visitó los SSZ Nro 2 y 3 donde las irregularidades se repiten: faltan insumos como papel y productos de limpieza, el recurso humano es insuficiente y la difusión de los servicios que ofrecen es casi inexistente.

Los Servicios Sociales Zonales (SSZ), un total de 16, dependen del Ministerio de Desarrollo Social de la Ciudad de Buenos Aires y tienen como objetivo “atender a aquellas personas que se encuentran en situación de vulnerabilidad social, articulando y coordinando recursos y programas del Ministerio, otras áreas de gobierno y organizaciones no gubernamentales”. Hace un tiempo atrás, este medio visitó dos de los SSZ (el 1 y el 12) y pudo corroborar varias fallas descriptas por la Auditoría de la Ciudad en uno de sus últimos informes (difundido por el portal ElAuditor.info), entre las que se encuentran irregularidades en el sistema informático y problemas edilicios. En esta nota, la misma cronista visita dos nuevos centros: el 2 y 3.

A pesar que los SSZ están distribuidos en distintos barrios porteños con la intención de descentralizar la atención de dicha institución y sus respectivos programas y volverla más personalizada y rápida, un trabajo de la Auditoría porteña, aprobado este año, analizó el periodo 2013 y destacó algunas fallas como la “falta de diagnósticos sociales”. A raíz de esta observación, los auditores recalcaron que “no se sabe qué requieren los porteños más vulnerables”. Además, se detectaron irregularidades en el sistema informático, problemas edilicios y falta de mantenimiento y personal.

Algunas de estas observaciones fueron tenidas en cuenta por el Gobierno de la Ciudad, y los SSZ mejoraron en varios aspectos, pero en general fueron reparaciones de fachadas.

Nueva recorrida

Gestionpublica.info visitó ahora el SSZ Nº 2 que queda en el barrio de Recoleta y el Nº 3 ubicado en Barracas. En el primero, la dirección que figura en internet, Uriburu 1022, no es la dirección real. En ese lugar está la Comuna 2. El SSZ fue mudado el año pasado a Rodríguez Peña al 780 pero el cambio no figura en la página oficial del Gobierno porteño, situación que puede generar confusión a los vecinos. Estos servicios ofrecen certificados para discapacitados y otros trámites, por lo cual la no publicación del cambio de domicilio puede perjudicar mucho a personas con dificultades para movilizarse.

La sede nueva del SSZ de Recoleta está en buenas condiciones edilicias pero las fallas que persisten son la falta de un  sistema informático en red y el personal trabajando es menor del que figura en sistema.

En Barracas, el SSZ Nº3 no corre la misma suerte, ya que si bien las partidas presupuestarias fueron para todas las sedes de los SSZ, aquí no se aplicaron. Sus condiciones edilicias son precarias, hay humedad y falta de iluminación. Personal del lugar informó a este medio que “hay pocas computadoras y teléfonos”. Como figura en el informe de la AGCBA, esto se debe a que “se observan demoras respecto a la solicitud de reparaciones y de mantenimiento en general”.

En esta dependencia no hay rampa de acceso ni barandas para sortear tres escalones que separan la puerta del hall. Además, no dispone de baños para discapacitados, cuando las colas de espera son de aproximadamente una hora. Ambos SSZ son reducidos en espacio y los box de atención son pequeños sin atender a las dimensiones de personas en sillas de ruedas.

Falla general

La comunicación es inexistente. En los 4 SSZ que visitó la cronista de Gestionpublica.info coinciden en que la difusión de estos servicios “es escasa”. Por ende, los vecinos no saben de su existencia y, sobretodo, los trámites y servicios que brindan.

Faltan recursos humanos

La carencia que más duele es la falta de trabajadores sociales, según una de las coordinadoras del SSZ de Recolecta se debe a que “el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires no habilita las partidas”. Lo contradictorio es que los sueldos se están pagando.

Otra de las carencias generales de todos los SSZ es la falta de insumos como papel, lapiceras, focos, productos de limpieza (que los mismos trabajadores deben comprar). Casi todos están mal señalizados, no hay cintas antideslizantes en los escalones, doble baranda, ni carteles con indicaciones de salidas.

Notas relacionadas

Drones, radares y sensores en los pasos fronterizos


Dos nuevas webs fomentan el acceso a la información


Despapelización vs. tarea del control


Nuevos desafíos para el control


Pueblos originarios: Denuncian violación de sus derechos


Una reflexión sobre el “buen gobierno”