28/06/2016 Cementerio de Chacarita

Turnos de cremación con 6 meses de demora

Es una de las falencias que describen desde el Sindicato de Obreros y Empleados De Cementerios de la Argentina. En 2012, la AGCBA advirtió que el crematorio “no funcionaba con su plena capacidad”. A cuatro años, la situación se agravó.

Una nueva advertencia de un organismo de control fue desoída. Esta vez, de la Auditoría General de la Ciudad de Buenos Aires (AGCBA) que en 2012 publicó un informe sobre la Dirección General de Cementerios (DGCem) donde precisaba el estado de deterioro del cementerio de Chacarita.

En aquel momento, los auditores señalaron que el presupuesto para conservación y refacción era “insuficiente” y que los anteproyectos de obras “no contemplaban las necesidades reales del lugar”.

Además, la AGCBA se refirió al mal estado de las galerías y la falta de equipamiento para los trabajadores, que no contaban con elevadores para los trabajos de altura.

“Todo sigue igual”, describieron a Gestionpublica.info desde el Sindicato Obreros y Empleados De Cementerios de la República Argentina (SOECRA). “En los últimos años no se mejoró nada. Las únicas obras que se estuvieron haciendo fueron de los empleados para mejorar su lugar de trabajo”, agregaron.

Actualmente, desde el Parque Los Andes se pueden ver maquinarias y obras de demolición en el cementerio. “Aparentemente ahora hay presupuesto, cosa que nunca hubo, pero se está haciendo todo lo contrario a lo que se necesita. Mucha cosmética pero pocas obras estructurales; ni se están reparando las galerías”, alertaron desde SOECRA.

“Empezaron a demoler los paredones perimetrales y quieren poner rejas para hacer plazas, pero eso solo deja más expuesto al cementerio porque facilita el vandalismo y además dejan a la vista de la gente cosas que no son agradables de ver, que son propias del lugar”, agregaron desde el gremio que aglomera a los empleados de todos los cementerios del país.

En cuanto al equipamiento, otro punto muy crítico del informe de la AGCBA, afirmaron que “está mal”. “No solo para los trabajadores, sino también es un desastre para los visitantes. Hay ascensores que no funcionan y baños clausurados”, detallaron.

Pero la situación se agravó aún más en los últimos cuatro años. Aquel informe del organismo de control porteño remarcaba que el crematorio “no funcionaba con su plena capacidad operativa” y hoy en día sigue exactamente igual. “Se comenzó a desalojar una galería que alberga a 30 mil fallecidos. Algunos son trasladados, pero a las familias que deciden ir a cremación reciben turno para noviembre, diciembre y hasta enero de 2017”, anticipó a este medio un miembro del Consejo directivo de SOECRA.

“Están haciendo fuentes y canteros, pero lo que sirve lo demuelen. El punto principal es la falta de información, pero tampoco podemos hacer una evaluación porque no hubo consulta pública, no hay expedientes a la vista de nadie y no hay carteles de obra”, concluyeron.  

Notas relacionadas

Buscan reponer los fondos de la Ley de Bosques


“La debilidad básica está en que nuestros controles no son vinculantes”


“El Consejo de la Magistratura está paralizado”


“Hay un debilitamiento de los organismos de control”


“La corrupción empieza cuando un gobierno toma una decisión que sólo beneficia a los más ricos”