18/10/2016 Siglo Veintiuno Editores

Más allá de la igualdad formal ante la ley

Durante las últimas décadas, la promesa de igualdad y su búsqueda han sido una constante en las prácticas, las normas y la reflexión jurídicas, lo que reafirma que ni el Estado ni los individuos deben realizar acciones discriminatorias.

Roberto Saba*  

De ahí que nuestras democracias consideren irrazonables y prohíban aquellos requisitos que puedan restringir el goce de derechos constitucionales: una estatura mínima para ejercer la docencia, determinada apariencia física para obtener un empleo o pautas de edad, género o nacionalidad para acceder a cargos en la función pública. Sin embargo, los remedios con que pretenden contrarrestar el trato arbitrario ¿contribuyen realmente a desterrar las situaciones de desigualdad estructural que condenan a mujeres, personas con discapacidad, minorías raciales, ancianos o pobres a la exclusión perpetua y transgeneracional?

En este notable libro, Roberto Saba despliega un magistral análisis de las constituciones de América Latina, el derecho internacional de los derechos humanos y la doctrina de las cortes supremas estadounidense y argentina, para proponer una concepción inédita en el campo del derecho, en cuanto considera la igualdad como no subordinación de grupos. Desde esta perspectiva, los órganos de justicia deben involucrarse en la exigencia de espacios fundamentales para la vida de la comunidad: sus decisiones tienen que tomar en consideración al conjunto de ciudadanos cuyos derechos se ven afectados, en vez de limitarse a casos individuales.

A partir de un sólido y claro desarrollo conceptual, el autor analiza el modo en que ese nuevo paradigma de igualdad puede regular no sólo la acción del Estado, sino también las relaciones entre particulares (como sucede con los contratos o el derecho de asociación) y los estándares para la decisión judicial. A la vez, propone que los tribunales se involucren en el reclamo de políticas públicas que desmantelen las situaciones en que normas y prácticas del Estado –y de los particulares– someten a ciertos grupos. El lector encontrará en estas páginas una reflexión ineludible para promover el desarrollo de la autonomía de todos los integrantes de la sociedad y una auténtica igualdad ante la ley.

Sobre el autor

Estudió abogacía en la Universidad de Buenos Aires y obtuvo su maestría y doctorado en Leyes en la Universidad de Yale. Fue becario de la Fundación Ford, international fellow de la Fundación Charles Kettering y senior fellow de la Fundación Ashoka. Es profesor de Derecho Constitucional y de Derechos Humanos de las universidades de Buenos Aires, de Palermo y del Litoral (Argentina). Fue director ejecutivo de la Fundación Poder Ciudadano (Capítulo Argentino de Transparency International) de 1995 a 1998 y cofundador y director ejecutivo de la Asociación por los Derechos Civiles de Argentina (2001-2009). Fue decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Palermo (2009-2016), donde se desempeña actualmente como director del Centro de Estudios de Posgrado. Fue perito experto ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos en casos de libertad de expresión y de igualdad, y consultor de organismos nacionales e internacionales en temas de derechos humanos, participación ciudadana, transparencia y reforma de la justicia. Ha publicado numerosos artículos y capítulos en volúmenes colectivos sobre igualdad, libertad de expresión, derecho a la información, separación entre Iglesia y Estado, derecho constitucional comparado, el rol de los jueces y teoría constitucional.

Notas relacionadas

“Nos hace falta equipamiento. Faltan cascos y botas”


El IVC vuelve a centralizar las políticas de viviendas


¿Una cruzada antimigratoria?


Los hogares de niños están colapsados


El Tribunal de Cuentas provincial controlará al ENINDER


“El 2016 fue el año más caliente de la historia”