22/11/2016 Mal uso de agroquímicos II

Está prohibido en Europa pero en Argentina no se controla

En La Pampa murieron 200 novillos tras ingerir el herbicida Paraquat. Aunque es altamente tóxico, se usa mucho en los campos. Expertos alertaron que en un futuro inmediato va a empezar a traer efectos tóxicos en los seres humanos. 

La semana pasada ocurrieron dos hechos vinculados con el agro negocio y el uso desmedido de herbicidas: por un lado, en la La Pampa murieron más 200 novillos por la ingesta de Paraquat y en la localidad de San Andrés de Giles un colegio fue fumigado por segunda vez en lo que va del año. GestionPublica.info dialogó con el Doctor Medardo Ávila Vázquez, integrante de Médicos de Pueblos Fumigados, quien responsabilizó por lo ocurrido al SENASA y a los Ministerios de Educación y Agricultura.  

La Pampa

En los últimos días, cerca de la localidad pampeana de Ingeniero Luiggi, murieron 212 vacas tras beber agua intoxicada por un herbicida conocido como "Paraquat". Esta sustancia es altamente tóxica por lo que ya se realizó la denuncia judicial y tomó intervención el SENASA.

“El Paraquat está autorizado en Argentina, sin embargo, es un herbicida producido por Syngenta que está prohibido en Europa, tanto su comercialización como su uso”, explicó Medardo Ávila y agregó que este “es uno de los productos más peligrosos que hay, a tal punto que un sorbo de 5 mililitros puede matar a una persona, mientras que con el glifosato tenés que tomar un vaso de 200 mililitros para que te mate”.

Según aseguró, “este producto es sumamente cuestionado y hay una campaña internacional para prohibirlo”. “En nuestro país se usa porque las plantas se han vuelto resistentes al glifosato, entonces los productores empezaron a mezclar con otros productos y aumentan las cantidades”, indicó Ávila.

“Cada vez se utiliza mayor cantidad de Paraquat y eso va a empezar a traer efectos tóxicos inmediatos sobre los seres humanos. Ahora se está desarrollando una semilla para generar una planta de soja que sea resistente al Paraquat y al Glifosato. Eso va a aumentar la dosis de herbicidas utilizados y junto con eso subirá la contaminación del agua, del aire y de la tierra”, alertó el integrante de Médicos de Pueblos fumigados.

El campo en donde murieron los novillos pertenece a la familia Franchetto y en declaraciones con la agencia de noticias Telam, el productor señaló que la muerte de los animales fue provocada por la rotura de la bomba de una máquina pulverizadora, que cargaba agua del mismo tanque que abastece los bebederos de los animales.

Para Ávila, “esta familia va  a quedar impune por la muerte de los animales, aunque hubo una violación a la Ley de residuos peligrosos y eso está condenado por el código penal deberían ser sancionados”.

San Andrés de giles

En agosto de este año una máquina fumigadora, conocida como “mosquito”, roció el campo lindero a la escuela rural N° 21 “Joaquín V. González” provocándoles a la directora y sus alumnos dificultades para respirar. La fumigación no respetó el perímetro protegido que exige la ordenanza municipal N° 1761, vigente desde 2014, la cual establece como “zona de amortiguación ecológicamente protegida” los 200 metros que circundan las escuelas rurales.

La directora de la Escuela, Judith Cardoso, denunció este mes nuevas prácticas de fumigación en el mismo campo lindero. Según indicó, el mosquito pasó cuatro veces frente al establecimiento respetando el radio permitido pero durante el horario escolar, alrededor de las 13.30. 

El Doctor Ávila le explicó a este medio que “desgraciadamente en las zonas agrícolas de nuestro país, en donde se producen soja y maíz transgénico, hay 2000 colegios y como las fumigaciones son intensas, preparando el campo para la siembra, los niños suelen salir de sus clases descompuestos”.

“La directora de la escuela está sola en esta lucha y no le han hecho caso”, remarcó Ávila Vázquez y sentenció que “la responsabilidad es del Ministerio de Educación que no propone una legislación para cuidar a los chicos ampliando el radio de las zonas prohibidas para fumigar”.

“El SENASA es totalmente cómplice de lo que ocurre en nuestro país. Los funcionarios de este organismo están metidos en el agro negocio y siendo un área del Estado que nos debe proteger, lo que protege es el negocio”, concluyó Medardo Ávila.      

Notas relacionadas

Faltan 1508 años para terminar las tareas preventivas


Alertan sobre el incumplimiento del Plan de desarme


“La tragedia reflejó lo que produce la corrupción"


“El Subprograma Cesión de Derechos Posesorios es ilegal"


Gran apoyo a la prohibición de fumar en oficinas públicas


La ANMAT prohibió el uso de dos insecticidas