20/12/2016 Puesto 11 de 13

Argentina: última en el ranking de Transparencia

Solo supera a República Dominicana y Venezuela. Desde ACIJ, aseguran que esto “demuestra la falta de interés y de política pública”. Se midieron variables de normatividad, labor del Congreso, presupuesto y participación ciudadana.

A principios de este mes se dio a conocer el “Índice Latinoamericano de Transparencia Legislativa” elaborado por la Red Latinoamericana de Transparencia Legislativa (RLTL). Una vez más, Argentina quedó en las últimas posiciones del ranking, ocupado el puesto 11 de 13 países. GestionPublica.info dialogó con la Directora del área de Transparencia Legislativa de ACIJ, Agustina De Luca, para saber por qué nuestro país ocupa ese lugar.

“Me parece que queda demostrada la falta de interés y de política pública en este sentido”, sostuvo De Luca y agregó que “hemos mejorado en un 5% la puntuación pero hay cosas que no son tan difíciles de cambiar y nos harían sumar muchos más puntos”.

Según dijo, “hace 5 años que venimos realizando estos informes y se los presentamos tanto a Julián Domínguez como a Emilio Monzó – ex y actual presidentes de la Cámara de Diputados respectivamente- y no han  hecho demasiado para mejorar”.

Con un puntaje del 39%, Argentina se encuentra en el puesto nº 11 del ranking apenas por encima de Republica Dominicana  (37%) y Venezuela (20%). El ranking se mide a través de 4 grandes variables: normatividad, labor del congreso, presupuesto y gestión administrativa y participación ciudadana.

Dentro del área de “normatividad”, Argentina creció entre 2014 y 2016 en la presentación de registros de intereses, pero sigue sin reglamentar el lobbying y tampoco realiza los informes de gestión de los legisladores. Esto, a grandes rasgos, genera que en este punto la calificación sea del 56,61%, un poco superior al resultado de 2014.

Los mayores crecimientos se vieron en “Presupuesto y gestión” y en “Participación ciudadana” aunque solo en esta última se supera el 30% de aprobación. La única variable que disminuyó entre los dos últimos índices fue la de “Labor en el Congreso” con una fuerte caída porcentual en las asistencias a las sesiones de comisiones (64.50% en 2014 contra 28.75% este año), compensada por la elaboración de documentos que registran la memoria legislativa en las comisiones (dos años atrás no se hacía).

“Todo lo que tiene que ver con publicar información es un proceso que se puede cambiar haciendo un click”, aseguró Agustina De Luca. “Se deberían publicar los subsidios, los viajes, los sueldos y las votaciones nominales en un mejor formato”, remarcó.

Según concluyó, “lo más difícil de cambiar es el proceso parlamentario y los tiempos de la propia dinámica parlamentaria que lleva a que los documentos los tengas una semana después de aprobarse”.

 

Notas relacionadas

Venezuela: las noticias y la realidad


Terrorismo en Europa: una lucha desigual


Trump y la crisis del orden mundial


Crisis, descomposición estatal y revueltas carcelarias


América Latina: un 2017 poco promisorio