21/03/2017 Medio Ambiente

Bosques desprotegidos y una Ley olvidada

Con 300 hectáreas desmontadas por año, la ONU colocó a la Argentina dentro de los 10 países con mayores índices de deforestación. A pesar de contar con una Ley, desde Greenpeace aseguran que la conservación de bosques es “crítica”. 

El 21 de marzo se conmemora el Día Internación de los Bosques. Hace 4 años, la Asamblea General de la ONU aprobó una resolución donde invitó a todos los Estados miembros a organizar en esta fecha jornadas de re-forestación, exposiciones, proyecciones y difusión de contenido relacionado a la temática. En Argentina, desde 2007, la Ley 26.331 establece parámetros de conservación de bosques pero, a 10 años de su sanción, esta normativa aún no se cumple.

El texto de la norma establece “presupuestos mínimos de protección ambiental para el enriquecimiento, restauración, conservación, aprovechamiento y manejo sostenible de los bosques nativos y de los servicios ambientales que brindan a la sociedad”. Según se describe, “los montes de cada provincia tienen que estar categorizados según su importancia”. “El verde representa la categoría con protección más baja mientras que el amarillo y rojo prohíben los desmontes. De acuerdo a la Ley, cada 5 años estos ordenamientos territoriales provinciales deberían actualizarse, cambiando así el uso de las áreas, siempre tendiendo a una mayor protección”, agrega.  

“En Argentina seguimos en una situación crítica en cuanto a la protección de bosques nativos. En los últimos 25 años hemos desmontado 23 millones de hectáreas”, denunció Noemí Cruz de Greenpeace. Con 300 hectáreas desmontadas por año, la ONU colocó a la Argentina dentro de los 10 peores países de acuerdo a su índice de deforestaciones. “Uno de cada 3 desmontes se realizan en zonas protegidas de categoría amarilla o roja”, explicó Cruz.

El panorama general en cuanto a la implementación de la Ley es crítico. Todas las provincias realizaron su ordenamiento territorial y otras tantas están en proceso de actualización. Un síntoma que se repite son las presiones de intereses que intentan volver desmontables áreas que estaban protegidas, desoyendo así el “principio precautorio”.

Formosa

En su ordenamiento territorial la provincia categorizó a sus bosques de verde, permitiendo los desmontes. Muy pocas zonas tienen categoría roja.  

Chaco

Es una de las provincias más afectadas por la producción de soja y ganado, donde fueron afectadas las poblaciones originarias que viven en territorios protegidos. El yaguareté corre peligro de extinción por la desaparición de su ecosistema natural donde habita.

Salta

Salta es una de las provincias que sufrió más desmontes. “Las autorizaciones que se hicieron en las re categorizaciones fueron ilegales. Hay zonas de bosques que están desmontando y que la Ley protegía. Esto sucede gracias a decretos del gobernador Urtubey que cambió la categoría hace un par de años”, informó Cruz. Desde Greenpece lograron que se deroguen esos decretos pero los que ya habían sido recategorizadas no se pudieron retroceder y están siendo ilegalmente desmontadas. “Por otro lado, hay mucho territorio indígena y las comunidades están siendo expulsadas de los lugares ancestrales, sobre todo las comunidades Wichis que viven en los bosques”, continuó Cruz.

Santiago del estero

Santiago Del Estero tiene una particularidad: desde que empezó a trabajar su reordenamiento territorial, funcionarios y organizaciones de la sociedad civil pidieron “deforestación cero”. Esto no se logró y la situación empeoró. En la última década se perdieron 4 millones de hectáreas de bosques nativos y se desmontaron áreas protegidas.

Córdoba

En 2016 Córdoba empezó con el proceso de actualización y la puja de intereses llevó a la organización de una audiencia pública que quedó trunca a raíz de los reclamos por parte de sociedad. El gobierno de Córdoba pretendía bajar los niveles de protección al recategorizar. “La ley permite aumentar la categoría de conservación pero de ninguna manera retrotraer la superficie que ya está conservada”, aseveró Cruz.

Provincia de buenos aires

Desde Greenpeace mencionaron que “hay problemas con los proyectos inmobiliarios costeros y sobre todo en la zona del Tigre”. El proyecto de Ley A1-15/16 de recategorización tiene media sanción en el Senado y disminuye el 80 por ciento el área de bosques protegidos.

Comunidades

“El avasallamiento a las comunidades originarias que viven en montes es enorme”, explicó Cruz. “Las provincias donde se están dando más desalojos son Salta, Chaco y Santiago del Estero. Esto viola los derechos humanos, no se reconocen las tierras ancestrales ni se regulariza la tenencia de tierras”, agregó.

Presupuesto

En 2016 algunas organizaciones solicitaron la revisión y reconfiguración presupuestaria del artículo 16 del Proyecto de Ley de Presupuesto General de la Administración Nacional para el Ejercicio Fiscal del Año 2017 que asignaba sólo el 3,8% de los recursos necesarios para dar cumplimiento al Fondo previsto por la Ley de Bosques. “Este año la norma cumple 10 años desde su sanción y la desfinanciación supone una situación de extrema gravedad que atenta contra el principio de progresividad consagrado en la Ley General del Ambiente según la cual el Estado debe comprometer, conforme pasa el tiempo, cada vez más recursos para los asuntos ambientales”, recalcó Cruz.  

Al finalizar, remarcó que este año participaran de los procesos de ordenamiento para evitar que avancen con los desmontes. En cuanto a las nuevas normativas, Greenpeace propuso una Ley que ya está en el Congreso y que trata de Delitos Forestales. Por otro lado,  la senadora Magdalena Odarda propuso una norma para combatir los incendios intencionales en los bosques nativos.

 

Notas relacionadas

Buscan avanzar en una Ley nacional de Educación Ambiental


Buscan remediar los desmontes en el Delta del Paraná


Por persona se generan 7 kilos de basura electrónica


Advertencias a la reforma de la Ley de Glaciares


Audiencia pública por la emergencia hídrica


Advierten fallas en el Registro de Tierras Rurales