11/04/2017 Debate

“No deberíamos tratar informes de cuentas aprobadas”

Lo dijo el Presidente de la Auditoría General de la Nación, Oscar Lamberto, en la reunión donde se aprobó un documento referido al ejercicio 2013 del Correo oficinal. “Se ponen viejos y son inútiles”, agregó. Otros auditores discreparon.

Durante la última reunión del Colegio de Auditores, el miércoles pasado en el Salón Eva Perón del edificio de la Auditoría General de la Nación (AGN), el organismo aprobó un informe referido a la gestión del Correo Oficial de la República Argentina S.A., correspondiente al ejercicio del año 2013.

Si bien el documento tuvo el visto bueno de los auditores, luego de la lectura de algunas observaciones e intercambio de ideas, la cuestión derivó en un debate más profundo que tiene que ver con la antigüedad de algunos trabajos de la AGN que aún están pendientes de aprobación.

“Estamos en 2017 y tratamos un tema de cuatro años atrás. Es un debate de historia prácticamente, con el agravante que ya se votó la cuenta 2013 sin un insumo importante”, analizó el Presidente del organismo de control, Oscar Lamberto. “Hoy no le podemos decir al Congreso que rectifique la cuenta con dos tercios de cada Cámara. La Comisión Mixta Revisora de Cuentas lo mandaría al archivo por tratarse de una cuenta que ya está aprobada”, aseguró.

En ese sentido, Lamberto remarcó que la AGN “nunca debería darle tratamiento a un informe de una cuenta aprobada”. “Se ponen viejos, son inútiles y pueden llevar a que se tomen decisiones equivocadas con información que no es actual”, lanzó el Presidente y continuó: “Hay informes que tienen 908 días y eso no tiene explicación. Tenemos la suerte que hay dos cuentas que todavía no votó el Congreso, sino irían al archivo”.

Pero no todos coincidieron con la palabra del Presidente del Colegio. El Auditor General, Alejandro Nieva coincidió solo en la necesidad que la AGN “se acerque en el tiempo a los informes”, pero entendió que muchas veces los atrasos tienen que ver con “la reticencia de los organismos auditados a enviar información y los períodos de prórrogas”.

“De ninguna manera comparto que la aprobación de la cuenta termina con la aprobación de la gestión que se trata. Este informe no es inútil. Si bien es una foto de un período auditado, posiblemente esas cuestiones continúan y es una referencia para la toma de decisiones”, concluyó Nieva.

El trabajo sobre el Correo Oficial de la República Argentina S.A, elaborado por la Gerencia de Control de Gestión del Sector No Financiero, fue presentado por el Auditor General Jesús Rodríguez, quien entre otros puntos relevantes señaló que durante el ejercicio en cuestión “se vio una cuestión deficitaria del 23 % en comparación con años anteriores”.

“El deterioro de la empresa comienza en 2011 y continúa. En 2013 se erogaron 123 pesos por cada 100 que ingresaron. En 2014 se vio obligada a recibir transferencias por 935 millones de pesos, en 2015 fueron de 1235 millones y en 2016 de 800 millones”, detalló el auditor radical en torno a la situación financiera del correo.

Por otro lado, aseguró que entre 2003 y 2008 se sumaron 2472 nuevos empleados. “Hay información periodística que indica que esa tendencia se mantuvo en años siguientes y está acompañado por la caída de la producción en un 4 %”, agregó Rodríguez.

El informe finalmente fue aprobado, pero con la incorporación de una conclusión propuesta por el Auditor Juan Ignacio Forlón, quien analizó que al documento “le falta un contexto mundial”. “Falta una visión de políticas públicas. El correo, además de las entregas postales, brinda servicios sociales que los debería hacer el Estado y en ese punto no hay competitividad porque en varias localidades del país no hay otras entidades que los hagan”, explicó.

“Los informes de la AGN tienen mucha importancia y se toman decisiones en base a ellos. Si comparamos al personal con el resto de los correos del mundo, tenemos pocos empleados. El informe no lo tiene en cuenta y ve todo pérdida. Si viene un CEO y lo lee puede tomar la medida de cerrar una sucursal”, añadió Forlón.

Notas relacionadas

Despapelización vs. tarea del control


Nuevos desafíos para el control


Pueblos originarios: Denuncian violación de sus derechos


Una reflexión sobre el “buen gobierno”


Reforma laboral en debate


Lanzan un portal de transparencia para la obra pública