25/04/2017 Siglo veintiuno

La vida en el archivo

De Lila Caimari. Cuando un historiador o historiadora publica una obra, la imaginamos como resultado de operaciones analíticas que incluyen la puesta a prueba de avances parciales en congresos y laboriosos procesos de escritura y reescritura. 

Pero también podemos preguntarnos por una zona de su oficio que el libro terminado no suele dejar a la vista: los meses (o años) pasados en bibliotecas, hemerotecas, reparticiones públicas que guardan fondos documentales, materiales en variable estado de conservación que hablan los lenguajes del pasado.

La vida en el archivo confirma que esa faceta más primaria, azarosa y “sucia” del trabajo del investigador se juega en el contacto físico y virtual con libros, revistas, diarios, formularios de otras épocas. Esa tarea artesanal está hecha de tanteos y aproximaciones (¿dónde conseguir los números que faltan de ese magazine policial?, ¿y si finalmente hay que comprarlos por Mercado Libre?), imprescindibles estrategias de acceso (¿cómo ganarse el favor del archivero para que el material siga ahí, a mano, mañana?), padecimientos cotidianos (¿y si esa colección por la que tanto se luchó permanece “muda” y resulta que se perdió un tiempo precioso?, ¿podremos descifrar los trazos casi ilegibles en esas cartas que parecían decisivas?).

Estas páginas registran –entre la crónica, el ensayo y el diario personal– una experiencia hecha de rutinas, pequeñas o grandes frustraciones y peripecias deliciosas, que a veces llevan a momentos de “iluminación súbita”, como los llama Carlo Ginzburg. Con humor, con destreza de narradora que comenta sólo lo que conoce muy a fondo, Lila Caimari capta esa etapa de la investigación en que “la” obra no existe todavía, muchos rumbos son posibles y todo parece inestable. Construye así un libro inspirador, heterodoxo, capaz de revelarnos la parte menos conocida de la labor académica e intelectual.

Sobre la autora:

Es historiadora. Graduada en la Universidad Nacional de La Plata, obtuvo el doctorado en el Instituto de Estudios Políticos de París. Es investigadora del CONICET y docente en el Posgrado en Historia de la Universidad de San Andrés. Es autora de Perón y la Iglesia católica. Religión, Estado y sociedad en la Argentina, 1943-1955. Sus trabajos sobre la cuestión criminal han sido publicados en tres libros: Apenas un delincuente. Crimen, castigo y cultura en la Argentina, 1880-1955; Mientras la ciudad duerme. Pistoleros, policías y periodistas en Buenos Aires, 1920-1945 (ambos publicados por Siglo Veintiuno Editores); La ley de los profanos. Delito, justicia y cultura en Buenos Aires (1880-1940) (del que fue compiladora) y La ciudad y el crimen. Delito y vida cotidiana en Buenos Aires, 1880-1940. Es autora de numerosos artículos y capítulos de libros sobre dimensiones diversas de la historia social y cultural argentina. Actualmente investiga sobre policía y cultura urbana.

Notas relacionadas

Mujeres y varones en la argentina de hoy


Advierten irregularidades en el Distrito de las Artes


La sociedad de los cautivos


La barra de la Selección


Gramáticas de la acción social


La larga historia de los saqueos en la argentina