09/05/2017 Tras 11 años

Reactivan la Ley de energía renovable

En 2016, la Auditoría General de la Nación advirtió que ENARSA “no elaboró una planificación con metas que le permitan acercarse al objetivo definido por la norma vigente”. Desde FARN, aseguran que este año hay buenas expectativas. 

La Auditoría General de la Nación (AGN) aprobó en 2016 un informe sobre la empresa estatal ENARSA y el cumplimiento de la Ley 26.190 sobre la implementación de energías renovables en Argentina. GestionPublica.info dialogó en forma exclusiva con el Director de Cambio Climático de FARN, Enrique Maurtua Konstantinidis, para conocer más sobre el panorama nacional e internacional.

Según explicó Maurtua, “el tema de energías renovables estuvo durante muchos años frenado, la norma data del 2006 y hasta el año pasado el número de renovables en la matriz argentina no llegaba al 1,5%”. “Ahora, con el impulso que está dando el nuevo gobierno, se estima que se va a llegar a la meta en 2018. Es decir, el objetivo de 10 años se tiene que hacer en 2”, agregó.

El informe de la AGN, publicado por el portal elauditor.info, detalló que “ENARSA no elaboró una planificación con metas adecuadamente definidas que le permitan acercarse al objetivo establecido por Ley”.

“La norma Nº 26.190 dispone que, en un plazo de diez años a partir de la vigencia del plan (2006), el 8% del consumo de energía eléctrica nacional deberá provenir de fuentes renovables. Sin embargo, a la fecha de la auditoría (2015), los proyectos de Energías Renovables implementados alcanzaban un 0,98% de la matriz energética nacional”, remarcaron los auditores.

El Director de Cambio Climático de FARN le contó a este medio que “en 2016 hubo una muy buena respuesta de los mercados y de los inversores así que hay mucha expectativa de que se pueda crecer rápidamente”. “El año pasado las licitaciones eran para 1 gigawatt y se terminaron haciendo para 2. Desde el Ministerio de Energía están entusiasmados con esto”, resaltó.

Consultado por los problemas que puede traer el incumplimiento de la Ley, Maurtua aseguró que “técnicamente Argentina no debería tener ninguna sanción internacional”. “El acuerdo de París empezó a funcionar en 2015 y el cumplimiento de la Ley no entró en ese acuerdo”, agregó.

A pesar de este nuevo impulso, Maurtua sentenció que “este gobierno tiene un claro doble discurso: por un lado se incentivan las energías renovables pero por otro se está buscando fuertemente el desarrollo de vaca muerta”. “En el último viaje del Presidente Macri la agenda rondaba en el uso de combustibles fósiles no convencionales”, señaló.

Panorama internacional

Al momento de la nota, Maurtua Konstantinidis estaba por abordar un avión hacia la reunión interseccional para el cambio climático. “Este año las negociaciones rondan por la implementación del acuerdo de París y las reglamentaciones de cada uno de los artículos”, comentó.

Luego de asumir la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump se mostró en contra de la lucha contra el cambio climático asegurando que era “un invento de los chinos”.

Para Maurtua, “claramente EEUU es un jugador importante en el panorama internacional y no pasa desapercibido lo que haga o deje de hacer”. “Gracias a un Obama más progresista se logró el acuerdo de París en 2015. Ahora están amagando con que se van a ir del acuerdo y esto va a generar muchos frenos”, explicó.

“La transición ya comenzó y las energías renovables que tiene Estados Unidos le da más empleo a la gente que toda la industria de combustibles fósiles. Un Presidente como Trump que está tan preocupado por la generación de empleo no puede dejar de ver esto”, concluyó.

Notas relacionadas

Estrenan un documental sobre los humedales


Nuevo reclamo de información sobre la emergencia hídrica


Barack Obama participará de la Cumbre de Economía verde


Cinco años después, nuevo estudio de Ambiente


El zoológico porteño y un avance a medias