13/06/2017 Niñez en alerta

261 denuncias penales, 0 condenados

El 12 de junio se conmemoró el Día Mundial contra el Trabajo Infantil. GestionPublica.Info dialogó con Ezequiel Conde, de la Fundación Alameda, quien aseguró que “no vemos muchos avances en Argentina para superar este flagelo”.

En el año 2002, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) lanzó el “Día Mundial contra el Trabajo Infantil” para concientizar sobre la magnitud del problema y aunar esfuerzos para erradicarlo.

En diálogo con Gestionpublica.info, Ezequiel Conde, de la Fundación Alameda, detalló: “Hace poco participé de una jornada sobre trabajo infantil en donde estaba presente la Cámara Empresarial Textil, la del calzado y representantes del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires; entre todos analizamos que desde que existe una presión internacional, el tema se instaló en la agenda pública”.

“En Argentina se sancionó la ley 26.390 para prohibir el trabajo infantil y la 26.847 que penaliza a los empresarios o a los que se benefician económicamente”, destacó Conde y analizó que “el problema es que se van tomando medidas pero no hay grandes avances porque existe una gran complicidad”.

“Las veces que denunciamos trabajo infantil y esclavo en Mendoza, Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe por ejemplo, encontramos que estaban trabajando en conjunto las fuerzas de seguridad locales, los inspectores, el ministerio de trabajo provincial y la justicia con los explotadores”, detalló el integrante de Alameda.

Para Conde, “el fin del trabajo infantil es la maximización de ganancias”. “Si no se afecta el objeto del delito, nunca se va a resolver. Entonces si es un tema económico hay que encararlo por ese lado, incautando campos, maquinarias y siguiendo los eslabones de responsabilidades”, remarcó.

“A fin de año, Argentina va a ser la sede de la OIT para tratar este tema. Sin embargo, hoy en día no tenemos un condenado de las 261 denuncias penales que hizo la Inspección Laboral Nacional, de las cuales 98 fueron archivadas por distintas razones”, se lamentó.

Consultado por el lugar donde más se dan este tipo de casos, Conde aseguró que “el agropecuario es el rubro que más trabajo infantil presenta”. “También hay muchos chicos trabajando en ladrilleras, en el calzado y en el de cortar cuero. En las textiles lo que más encontramos son nenes en situación de encierro que no pueden hacer una vida normal porque a sus padres, que son los que realizan el trabajo esclavo, no los dejan salir”, explicó.

“Para poner un ejemplo sobre esta problemática, en Capital Federal ocurrió el caso de la calle Luis Viale en 2006, en donde se incendió un taller y murieron 6 niños, y en el 2016 en la calle Paéz murieron otros 2 nenes cuando se incendió un establecimiento ilegal”, concluyó.

Niños sin defensa

En el año 2005 se sancionó la Ley nacional 26.061 de Protección Integral de los Derechos del Niño. Esta ordenaba al Congreso Nacional a designar un Defensor de Niños, Niñas y Adolescentes en un plazo de 90 días. Sin embargo, doce años después, el cargo sigue vacante.

Cabe destacar que, entre sus funciones, el defensor debería encargarse del control y la auditoria de la aplicación del sistema de protección integral de los menores, interponer acciones para proteger a los niños en cualquier instancia judicial, velar por el efectivo respeto de sus derechos, supervisar entidades públicas y privadas que se dediquen a su atención y proporcionarles asesoramiento de cualquier índole a ellos y a sus familias.

Notas relacionadas

Faltan 100 mil enfermeros en todo el país


“Se recrudecen los tratamientos en los nosocomios"


Tuberculosis, cada vez más casos pero menos prevención


Créditos del BID para mejorar el servicio de agua potable


Aumentan el control en los comedores escolares