29/08/2017 Adiós al papel

Digitalización en la AGN: Optimismo y un control eficaz

El Auditor General Alejandro Nieva se refirió al nuevo sistema de Gestión de Documentos Electrónicos que empezará a utilizar el ente. “Se van a acelerar los tiempos de trabajo, sobre todo la recolección de información”, remarcó.

En junio, la Auditoria General de la Nación (AGN) firmó un convenio con el Ministerio de Modernización para implementar el nuevo sistema de Gestión de Documentos Electrónicos  (GDE) en las tareas de control. Este sistema comenzó a implementarse en 2009 en la Ciudad de Buenos Aires y luego pasó a Nación en 2016. El Auditor General, Alejandro Nieva, remarcó que desde el ente de control “apuestan a los cambios e innovaciones tecnológicas” y adelantó que aún no lo pusieron en práctica porque se están “capacitando”.

A partir de ahora, la AGN va a tener acceso a los sistemas implementados en el ámbito del Poder Ejecutivo a los efectos de avanzar en el proceso de despapelizacion, digitalización, firma digital y en la tramitación de todos los expedientes a través de forma electrónica. ”Tanto para el Estado como para la Auditoría es importantísimo avanzar en un proceso de estas características”, señaló Nieva en una entrevista exclusiva con este medio.

Si bien todavía no comenzaron a utilizar el nuevo sistema, la AGN se está preparando para avanzar en su implementación. En esta línea, se programaron una serie de capacitaciones para los trabajadores de la casa, se compraron notebooks para poder trabajar sin imprimir archivos. Y, desde hace un tiempo, el organismo comenzó a digitalizar su documentación. “La idea es que también nosotros digitalicemos nuestro archivo interno. Teniendo en cuenta esto, estamos implementando un nuevo sistema informático: el SICA”, comentó el Auditor. Este programa fue desarrollado por la AGN basado en una experiencia de la Contraloría de Chile para el seguimiento y la formación de las actuaciones y proyectos de auditoria.

Alejandro Nieva reconoció que el archivo del organismo de control “siempre fue un gran problema por la inmensa cantidad de papeles y de fojas acumuladas a lo largo del tiempo”. “Este sistema nos va a permitir trabajar de forma más eficiente y rápida”, aseveró. “Debemos aggiornarnos en todo lo referido al acceso de la información y como la incorporamos en nuestras bases de datos, evitando lo que se hacía antes que era recoger fotocopias y armar expedientes”, agregó.

Uno de los principales objetivos que motiva al ente es consumir menos papel. “El paso final es la despapelización total. Esperamos avanzar en la cultura del cuidado del medio ambiente y cuidar el consumo de papel y energía”, confirmó. En este camino, la AGN está tramitando una certificación internacional para el edificio en cuidados y respeto del medio ambiente.

La tarea del control en la nueva era tecnológica

Respecto a la tarea cotidiana del control, el Auditor señaló que con esta digitalización “se van a acelerar los tiempos de trabajo, sobre todo la recolección de información”. “Pedir la documentación, esperar, las prórrogas y la falta de acceso por renuencia son problemas que vamos a evitar teniendo acceso directo a las bases de datos. Todo esto complicaba los tiempos y generaba limitaciones al alcance de nuestra tarea. Estos aspectos pueden mejorar indefectiblemente con este acceso digital”, remarcó Alejandro Nieva.

Distinta es la situación que vive la Auditoria General de la Ciudad de Buenos Aires con la implementación del Sistema de Administración de Documentos Electrónicos (SADE), anterior al GDE. En una entrevista con Gestionpublica.info,  Cecilia Segura, presidenta de la AGCBA, explicó que desde 2012 están exigiendo el acceso completo al sistema y no hay respuestas. Desde la AGN se solidarizaron con la problemática del ente de control porteño y expresaron que esperan  no tener los mismos problemas. “Es un gobierno que ha puesto como uno de sus ejes más importantes la transparencia. Nos parece contradictorio que esta modernización genere y dificultades en el acceso a la información”, informó el Auditor.

La AGN, al trabajar con algunas áreas reservadas, suele encontrarse con información sensible o datos vinculados al secreto fiscal o bancario. Igualmente, Nieva advirtió que esto no será un impedimento para acceder a la información ya que “no vamos a revelar en nuestros informes cuestiones que están amparadas bajo el secreto fiscal o bancario”. “Pero así como estamos obligados a mantener la reserva, creemos que no nos deben ser oponibles esas reservas. Por lo tanto, esperamos que el Ejecutivo, el gobierno y la Administración Pública no restrinjan el acceso, porque la clave para que todo esto funcione es que no haya zonas de reserva para un organismo como es la AGN”, finalizó.

Notas relacionadas

Romper la connivencia necesaria


La AGN presentó su plan de trabajo para 2018


La paridad de género ya es Ley


“El control que sirve es el que hace el ciudadano”


Activan el Comité de Lucha contra la Tortura


Fortalezas y debilidades