05/09/2017 Participación

Los chicos de Escuela de Vecinos entrevistaron a Posse

El intendente de San Isidro dialogó con la Generación2017 del programa educativo de la Fundación Éforo sobre la problemática de “adicciones” y les recomendó, entre otras cosas, “informarse y actuar con inmediatez”.

La semana pasada, la Generación2017 del programa Escuela de Vecinos San Isidro entrevistó al intendente del Municipio, Gustavo Posse, para evaluar la problemática de “adicciones” y las medidas que se están tomando o evalúan implementar para combatirla. GestionPublica.info repasa en esta nota las preguntas de los chicos.

-¿Cuál es el porcentaje y monto que destina el Municipio para combatir  las adicciones?

Las adicciones se trabajan desde la cuestión de la salud, desde el individuo, con lo cual no hay ningún municipio con la inversión en el sujeto y con las cifras porcentuales que tenga los montos con los que trabaja San Isidro. El sistema de salud público es enteramente municipal, en educación se trabaja la problemática con talleres. Sacando el área de servicios públicos, todo lo que queda de presupuesto va destinado a los ciudadanos. Las adicciones se trabajan ayudando al sujeto y no atacándolo.

-El año pasado se registraron graves hechos de violencia producto del narcotráfico, ¿qué solución a corto o largo plazo le ofrecen a los vecinos?

Cuando ustedes ven que en barrios vulnerables hay disputas territoriales, eso está relacionado con la droga. Por ejemplo, el año pasado, La Cava tuvo una tasa de mortalidad por enfrentamiento muy importante. Cuando se efectuaron los allanamientos se encontraron todo tipo de armamentos y drogas. Vengo firmando denuncias vecinales desde el año 2004 y creo, igualmente, que no es el lugar más grave para el narcotráfico. La gente que vive allí  son trabajadores y chicos con un alto porcentaje de asistencia escolar.

-¿Se sabe dónde se vende droga en el barrio?

Cada vez que el municipio supo dónde se vende droga se siguió el camino que corresponde. No somos la autoridad policial ni judicial, pero sí complementamos el trabajo de los efectivos provinciales marcando las zonas de patrullaje. La policía hoy está sufriendo una depuración justamente por estos temas.

-¿Qué le dirían a un chico que está atravesando alguna adicción?

Tengo dos hijos, uno de 21 y una de casi 23. Tuve la suerte que la madre siempre los acompañó y les previno enseñando. Creo que las generaciones de jóvenes actuales tienen las cosas muy en claro y a veces no hace falta explicarles tanto. Dentro de mi familia, el hijo de un primer matrimonio de mi papá era adicto. Para todos fue un tormento ayudarlo a salir. Estuvo casi dos años y medio en internación y terminó falleciendo por cáncer. Durante casi 50 años no detectamos la problemática y cuando nos dimos cuenta ya habían ocurrido un montón de desastres en su vida.

Por eso, mi consejo es actuar en equipo con la mamá de los chicos. Hay que informarse y lo importante es la inmediatez.

-¿Por qué no se habla lo suficiente en las escuelas sobre adicciones?

El municipio es precursor en trabajar en red con las escuelas y con los padres en el esquema de Agentes de salud. Además, trabajamos con la iglesia en dos centros de asistencia.

Notas relacionadas

Nuevo libro sobre Acceso a la Información Pública


#Interbarometro


Bahía Blanca se suma al “Blockchain”


Asamblea y análisis de primer empleo en General Rodríguez


La Defensoría del Pueblo digitalizó sus trámites


“Cambiemos tendrá mayor holgura para impulsar su agenda”