19/09/2017 Abandono

Chaco: transporte deficiente y un control ausente

La Defensoría del Pueblo de la provincia y la Universidad Nacional del Nordeste denunciaron la falta de frecuencia del servicio Chaco-Corrientes y la ausencia de licitaciones y audiencias públicas para resolver las irregularidades.

La semana pasada, el centro de estudiantes de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE) junto al Defensor del Pueblo de la provincia de Chaco denunciaron la falta de frecuencia en el servicio de transporte Chaco- Corrientes, el aumento de tarifas y la no convocatoria de audiencias públicas.

“La historia del transporte Chaco- Corrientes tiene décadas de desidia. Ningún gobierno se ocupó de la situación. Nunca se hizo una licitación ni se convocó una audiencia pública para modificar la tarifa de los boletos”, exclamó el Defensor del Pueblo del Chaco, Gustavo Corregido. Por la suba de tarifas, la Cámara Federal de Apelaciones emitió en 2016 una sentencia en la que obligó al gobierno provincial, a través de una audiencia pública, a modificar el precio de los boletos.  Esta sentencia no se cumplió y la audiencia nunca se hizo.  “En consecuencia, los empresarios de transporte siguen haciendo lo que quieren”, denunció Corregido.

Las empresas que prestan los servicios son  Ataco Norte y T.I.C.S.A. Hace un año, Ataco Norte contaba con 12 colectivos y hace unos meses se redujo a dos, hasta que finalmente quedó sólo uno. “Con los reclamos estudiantiles volvieron a restablecer algunas unidades pero, de todas formas, la cantidad de coches es la misma que hace 30 años cuando la población creció tres veces”, describió el Defensor.

Diariamente, 14 mil personas viajan en el transporte Chaco-Corrientes, un recorrido que dura 45 minutos. “Recibimos varias promesas por parte de distintos funcionarios pero el problema sigue vigente. Esta semana la Defensoría se volvió a reunir con los estudiantes y volvieron las promesas: nos dijeron que para fin de mes arreglaban todo, pero eso es en unos días”, detalló Corregido.

“La licitación de las líneas sería la solución final porque tendríamos muchísimos más coches”, explicó el Defensor del Pueblo. “Queremos que los funcionarios nos representen, que se hagan cargo”, aseveró Corregido.

Desde el organismo de control aseguraron que desde la Provincia “no ejercieron el poder de policía y control sobre el transporte público y la forma en que están desarrollando la prestación del servicio (horarios, coches, como viaja la gente, rampas)”. Según pudo saber este medio, esta semana un grupo de estudiantes se volverá a juntar con integrantes de la Defensoría provincial para ver qué otras medidas tomar.  

Transporte no accesible

No solo la frecuencia es mala, no hay audiencias públicas ni se llama a licitaciones y el Estado no cumple su rol de policía sino que, además, en Chaco ninguna unidad tiene rampas para discapacitados. En 2016, desde la Defensoría llevaron adelante una acción judicial donde se le exigió al municipio de Resistencia y la provincia de Chaco que cumplan con la Ley Nacional Nº 22.431 que obliga a que el 100 por ciento de las unidades tengan rampas para discapacitados.

Notas relacionadas

Sindicalismo Ilustrado


Consejos de la AGN para la futura terminal de cruceros


El tránsito vehicular y sus víctimas


Desde la Auditoria piden analizar la tarifa del subte


Cada 58 minutos hay un accidente de tránsito en la Ciudad