10/10/2017 En Argentina

“Se recrudecen los tratamientos en los nosocomios"

En el Día Mundial de la Salud Mental, GestionPública.info dialogó con el escritor y ex paciente psiquiátrico Alan Robinson. Aseguró que siguen existiendo “las celdas de castigo, mala alimentación y la droga dependencia”.

El Día Mundial de la Salud Mental se celebra cada 10 de octubre y tiene como objetivo concientizar sobre los problemas de salud mental en todo el mundo y movilizar esfuerzos en su apoyo. GestionPublica.info dialogó en exclusiva con el Licenciado y Profesor en arte dramático, Alan Robinson, quien estrenó hace un mes su novela "Jorgino. Locura y pasión por Jorge Bonino".

“Es una novela que ganó un premio del Ministerio de Cultura, por eso la pude realizar. Es una ficción que cuenta la historia de un joven psicólogo que se llama Facundo Quiroga, tataranieto del caudillo, que busca descubrir cuál fue la verdadera causa de muerte de un mítico actor argentino que se llamó Jorge Bonino y que falleció en una colonia psiquiátrica cordobesa”, explicó Robinson.

Según confesó, “los datos reales entran en juego y este psicólogo va entrevistándose con distintos personajes para averiguar la verdad hasta que finalmente llega a ella. Lo interesante de las novelas policiales tiene que ver con la búsqueda de la verdad ya sea interior o social”.

Alan Robinson es director, escritor, profesor, actor y productor en teatro y cine. Pero también es ex paciente psiquiátrico y actualmente es activista en la lucha por un cambio en la forma de tratar la salud mental en el país. En el año 2014 le aseguró al diario Página 12 que iba a dejar de escribir “el día en que nadie más tome medicación y no quede una sola persona en un manicomio”.

“Uno tiene un compromiso como artista con todas las minorías, no solo las personas locas, las minorías con diversidad de género, discapacidad, porque quienes trabajamos en literatura tenemos la capacidad de ponernos en el lugar del otro”, remarcó.

Sobre los nosocomios argentinos, el escritor le indicó a este medio que “los hospitales psiquiátricos siguen funcionando como en la década del 90, momento en el cual yo fui detenido en uno”. “Quizás ahora se están recrudeciendo los tratamientos y los castigos por una reacción muy extraña a partir de la Ley Nacional de Salud Mental”, remarcó y agregó que “esta norma despertó los temores más profundos de la gente que trabaja para los manicomios y desde esos temores los castigos se volvieron más violentos”.

“Se siguen dando situaciones comunes como las celdas de castigo -prohibidas por organismos internacionales que las consideran una forma de tortura-, las contenciones mecánicas, la mala alimentación, muertes y la droga dependencia. Los organismos de control no llegan a profundizar en estos temas, es muy por arriba lo que observan”, sentenció.

Como ejemplo, el autor le contó a este medio que suele subir en su blog denuncias que le manda la gente. “Hace poco subí uno que se grabó con una máscara, porque no se animó a dar la cara, que estuvo detenida en Comodoro Rivadavia en una celda de castigo”, detalló y agregó que “esto pasa desde hace muchos años y recién ahora algunas noticias se están empezando a saber”.

Sobre su experiencia personal, Robinson comentó que estuvo detenido “en una clínica privada en Avellaneda, CEPSA,  la cual sigue abierta”. “Fui torturado y lo dije públicamente. De alguna forma me convertí en un comunicador y activista de los derechos de las personas que hemos sido sometidas a las torturas psiquiátricas”, explicó.

Consultado por los cambios que se necesitan, Robinson comentó a GestionPublica.info que en marzo presentó una ponencia para una jornada de salud mental y adicciones organizada por el Hospital nacional Laura Bonaparte. “Me la rechazaron. Contaba la experiencia de un grupo de apoyo mutuo en el que participo y en donde pudimos lograr que tres compañeros discontinúen el uso de drogas psiquiátricas”, denunció.    

“Lo primero que tienen que comprender las personas que tienen el poder en salud mental es que estamos hablando de una identidad y no una enfermedad. Que nos dejen de matar, que nos dejen de drogar y que nos dejen de torturar son obviedades y sería casi autocompasivo”, argumentó.

Concluyendo, el autor aseguró: “siento que en algún punto algo se está transformando, pero hay que hacer una transformación a nivel cultural y social. ¿Dónde están las nuevas agrupaciones de sobrevivientes y usuarios de la salud mental? ¿Por qué no se visibilizan? Creo que eso hay que empezar a pensar y a preguntarse”.

Jorgino. Locura y pasión por Jorge Bonino

“Facundo Quiroga, tataranieto del caudillo argentino y joven psicólogo, empieza a investigar la muerte de Jorge Bonino, un artista argentino que en vida fue reconocido en todo el mundo.  El rumor asegura que Bonino se “suicidó” en la colonia psiquiátrica Emilio Vidal Abal, luego de diez años de internación. La historia basada en hechos reales tanto como hechos ficticios, empieza como un policial sobre el delirio y la locura pero después...”

La nueva novela de Alan Robinson se puede conseguir por Delibery en www.alanrobinson.com.ar/delivery.html o en las redes sociales del autor:  www.facebook.com/AlanRobinsonOk/ , www.instagram.com/alanrobinsonok/ , www.twitter.com/AlanRobinsonOk .

La próxima semana el autor estará en dos conferencias en las universidades chilenas, Diego Portales (Psicología) y Andrés Bello (Escuela de Terapia ocupacional) y hablará de las relaciones entre arte y locura en su obra.

Notas relacionadas

Tuberculosis, cada vez más casos pero menos prevención


Créditos del BID para mejorar el servicio de agua potable


Aumentan el control en los comedores escolares


261 denuncias penales, 0 condenados


Faltan 1508 años para terminar las tareas preventivas