07/11/2017 Zonas urbanas

“Para 2019 todos los hogares tendrán agua potable”

Lo aseguró la vicepresidenta de la Nación. Fue durante una conferencia organizada por la Corporación Andina de Fomento en Perú. Además, adelantó que desde Cambiemos también están trabajando para ampliar el servicio de cloacas.

El jueves pasado, Gabriela Michetti, vicepresidenta de la Nación, participó en Perú de la conferencia organizada por la Corporación Andina de Fomento (CAF) “Ciudades con Futuro”. Allí  anunció que para 2019 el 100 % de los hogares de las zonas urbanas del país tendrán agua potable y el 75 % cloacas.

Esta conferencia reunió a representantes del sector público y privado de Perú, Chile, Estados Unidos, México, Paraguay, Colombia, Bolivia, Ecuador, Argentina y Brasil. El objetivo fue debatir y encontrar soluciones a problemáticas de las metrópolis, como la expansión urbana y el transporte público ineficiente, entre otras. “Nos resulta muy importante y significativo intercambiar experiencias con países de Latinoamérica para generar mayores oportunidades para ciudadanos que viven en situación de vulnerabilidad”, expresó la vicepresidenta.

Según los datos que expuso la mandataria, el 63 % de la población argentina reside en espacios urbanos. “Hay lugares a los cuales el Estado no llega por el nivel de hacinamiento, este es un grave problema que se repite en las grandes ciudades del país”, afirmó. Solo Buenos Aires alberga el 40 % de la población total.  El desafío para Cambiemos es “transformar las áreas urbanas y rurales en espacios de oportunidad”.  “Para lograrlo, debemos garantizar y mejorar las condiciones de hábitat diseñando estrategias que se ajusten a las condiciones de todas las provincias”, detalló.

El 46 % de la población nacional no tiene servicio de cloacas, lo cual representa 20 millones de personas. “El 16 % no tiene acceso a la red de agua potable, esto equivale a 7 millones de personas. Y el 40 % no tiene acceso a la red de gas.  Estos índices son menos favorables que el de varios países de la región, cuando Argentina fue, durante muchas décadas, uno de los países con mejores índices en el desarrollo humano”, aseveró Michetti en su discurso en Perú.

En octubre de 2016, la Argentina asumió el compromiso de implementar la “Nueva Agenda Urbana”. Como objetivo, se propuso saldar el déficit habitacional y promover la universalización del acceso a servicios básicos. “Hoy contamos con el Plan Nacional Hábitat que nos permite sistematizar la de las 6300 áreas precarias de nuestro territorio. Sobre este diagnóstico pusimos en marcha planes, programas y proyectos”, mencionó.

Según los cálculos de Michetti, para 2019 se tiene que alcanzar el objetivo de llevar al 75 % de la población “la red cloacal. Y el 100 por ciento tendrán agua potable”. “Estos son los números con los que nos comprometimos y estamos cumpliendo mes a mes. Se trata de algo tan básico como abrir una canilla y que salga limpia”, recalcó.

Pero…

Si bien el panorama parece alentador, hace apenas un año, en agosto de 2016, la Auditoria General de la Nación advirtió que Agua y Saneamientos Argentinos S.A. (AYSA)  no llegará a cumplir sus objetivos pactados para 2018. Esta empresa, creada en 2006, se propuso alcanzar una cobertura de suministro de agua del 100% para ese año. Pero en un informe de la AGN advirtió demoras de hasta 44 meses en algunas obras, lo que incrementó los costos.

El informe sobre la obras de potabilización y depuración a cargo de AySA durante el período 2012-2014 presentó en sus observaciones atrasos “mayores al 30% en el 78% de las obras respecto de la fecha de finalización estipuladas por contrato de las mismas”. Según los auditores, esta situación generó que “los beneficiarios vieran postergadas sus posibilidades de acceder a los prestados, que son indispensables para condiciones dignas de vida”.

Notas relacionadas

Puntos críticos de la reforma laboral


Comodoro Rivadavia no justificó 65 millones de pesos


Funcionarios de Tinogasta deberán devolver 460 mil pesos


Sikus: nuevo sistema para publicar declaraciones juradas


Drones, radares y sensores en los pasos fronterizos