15/11/2017 Cargo vacante

Defensor del Pueblo: Una elección con poca transparencia

Así lo denunciaron distintas organizaciones de la sociedad civil. Aseguran que en la selección de candidatos “no se priorizaron los méritos”. Además, remarcaron que “hubo un acuerdo político”. Ahora resta la definición del Senado.

Este martes, los candidatos a ocupar el cargo de Defensor del Pueblo a nivel nacional (vacante desde 2009) expusieron ante la Comisión Bicameral de la Defensoría del Pueblo del Congreso. Cada uno se centró en detallar los argumentos por los cuales creen que deberían ser electos.

La elección de los candidatos se realizó la semana pasada, proceso que recibió fuertes críticas de la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ) y de otras organizaciones de la sociedad civil por la “falta de participación ciudadana”.

Los seleccionados (de una lista de más de 20) son Humberto Roggero, ex jefe de diputados nacionales del PJ, Alejandro Amor, actual Defensor del Pueblo de la Ciudad y Jorge Sarghini, presidente de la Cámara de Diputados bonaerense. La semana próxima se definirá el puesto en el Senado.

El coordinador del Programa de Fortalecimiento de las Instituciones Democráticas de ACIJ, Sebastián Pilo, expresó que “se decidió no dar lugar a ningún proceso participativo para la elección, a pesar de que hace 8 años está vacante y que hace 4 ni siquiera hay un Defensor del Pueblo interino”. “Hace mucho tiempo venimos pidiendo que se cree un procedimiento abierto, participativo, transparente y democrático, para discutir quien va a ser el candidato. Pero la Comisión Bicameral del Defensor del Pueblo rechazó nuestro pedido y aprobó una terna de 3 candidatos sin ningún tipo de criterios y sin la posibilidad de generar apoyos, impugnación o preguntas”, insistió.

Directorio Legislativo, Poder Ciudadano, Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), la Asociación por los Derechos Civiles, el Banco de Bosques, la Asociación Ciudadana por los Derechos Humanos, junto a ACIJ y otras 20 organizaciones denunciaron que “se designaron los candidatos sobre la base de un reparto de cargos, de un acuerdo político en el Congreso y no priorizando los méritos del candidato. Si el Congreso tuviera la decisión de elegir al mejor Defensor o Defensora del Pueblo en realidad no habría ningún problema de someter estos candidatos al escrutinio público, para que todos podamos opinar sobre su trayectoria, su independencia e idoneidad. Pero la decisión fue priorizar un acuerdo político”, remarcó Pilo.

Nota al Congreso

Desde hace meses, estas organizaciones envían notas al Congreso Nacional. “La última fue hace pocas semanas y la única respuesta por parte de la presidenta de la Comisión fue que les hubiese gustado hacer algo más participativo pero que están muy apurados para designar al Defensor por alguna instancia internacional, lo que nos parece un argumento de poco peso. Sabemos perfectamente que la motivación principal para tomar la decisión es que se requiere de una mayoría calificada difícil de conseguir y que tienen los votos para sancionarlo en este momento”, especificó Pilo.

La semana pasada, desde las ONGs enviaron una nota a los 3 seleccionados para pedirles que declinen su candidatura “hasta tanto se garantice un procedimiento abierto de participación y transparente”. “Creemos que si el candidato se considera idóneo y con trayectoria en la defensa de los derechos, deberían estar defendiendo los derechos a la participación ciudadana desde ahora”, aseveró Pilo. Sin embargo, ninguno de los candidatos retiró su candidatura y este martes expusieron ante la Comisión. Ahora el futuro de la defensoría se resolverá la semana próxima en el Senado.

 

Notas relacionadas

Romper la connivencia necesaria


La AGN presentó su plan de trabajo para 2018


La paridad de género ya es Ley


“El control que sirve es el que hace el ciudadano”


Activan el Comité de Lucha contra la Tortura


Fortalezas y debilidades