27/03/2018 Inédito para la región

Se firmó un tratado ambiental en Latinoamérica

Representantes de 24 países de América del Sur y el Caribe rubricaron el Principio 10 de la Declaración de Río de Janeiro, donde se busca proteger el acceso a la información, la justicia y la participación pública en asuntos ambientales.

Según el texto aprobado, el objetivo del acuerdo es “garantizar la implementación plena y efectiva en América Latina y el Caribe de los derechos de acceso a la información ambiental, participación pública en los procesos de toma de decisiones y acceso a la justicia en asuntos ambientales, así como la creación y el fortalecimiento de las capacidades y la cooperación, contribuyendo a la protección del derecho de cada persona, de las generaciones presentes y futuras, a vivir en un medio ambiente sano y al desarrollo sostenible”.

En el artículo 9 se remarca que “cada parte garantizará un entorno seguro y propicio en el que las personas, grupos y organizaciones que promueven y defienden los derechos humanos en asuntos ambientales puedan actuar sin amenazas, restricciones e inseguridad”.

Más adelante, en el artículo 15, se establece la creación de una Conferencia de las Partes, que será convocada por la CEPAL a más tardar un año después de la entrada en vigor del presente acuerdo y se celebrarán reuniones ordinarias a intervalos regulares, según lo que decida la Conferencia.

El documento señala que el acuerdo estará abierto a la firma de todos los países de América Latina y el Caribe (33 naciones en total) en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, del 27 de septiembre de 2018 al 26 de septiembre de 2020, y que estará sujeto a la ratificación, la aceptación o la aprobación de los Estados que lo hayan firmado.

Para Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), “este acuerdo regional, junto con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y el Acuerdo de París sobre cambio climático, responden a la búsqueda de respuestas de la comunidad internacional por cambiar el actual estilo de desarrollo y para construir sociedades pacíficas, más justas, solidarias e inclusivas, en las que se protejan los derechos humanos y se garantice la protección del planeta y sus recursos naturales”.

El Presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, sostuvo durante el cierre que “este acuerdo que se ha logrado aquí es un punto de inflexión; es una muy buena noticia para un continente que la requiere mucho en su lucha contra la delincuencia, la pobreza, la desigualdad y el odio. También es crucial para la supervivencia misma de nuestra especie”.

Notas relacionadas

La producción de petróleo cayó de manera sostenida


Se presentó el inventario de glaciares


Avances en el inventario de glaciares


Proponen quemar la basura que se genera


Sustentabilidad climática: comienza el trabajo del G20


Siete provincias en “emergencia agropecuaria”