29/05/2018 31 de mayo

Día mundial sin tabaco

GestionPublica.info dialogó con Belén Ríos, abogada y codirectora ejecutiva de la Fundación Interamericana del Corazón Argentina, sobre la situación nacional y la posición internacional que tiene nuestro país en esta materia.

Según datos del Ministerio de Salud de la Nación, presentados en 2014, el 25% de la población argentina fuma. La prevalencia del tabaquismo en Argentina es, aproximadamente, del 22,1% en la población adulta y del 24,1% en los jóvenes. Además, el 46,8% de la población dijo estar expuesta al humo. El tabaco representa el 13,2% de todas las muertes que ocurren en el país, lo que representa 44.851 muertes por año.

En una presentación ante el Comité de los Derechos del Niño, desde la FIC aseguraron que “para garantizar la continuidad de su negocio, la industria tabacalera debe atraer nuevas generaciones de consumidores y así reemplazar a aquellos que dejaron de fumar o murieron debido al tabaco”.

“Los niños, niñas y adolescentes son los principales fumadores de reemplazo que la industria busca atraer a través de costosas campañas de marketing y tácticas que buscan iniciarlos en el consumo. De hecho, más del 80% de los fumadores comenzaron a fumar antes de los 18 años”, explicaron.

Desde el año 2005 existe el Convenio Marco para el Control de Tabaco (CMCT), el cual es el marco legal que obliga a los Estados a adoptar políticas de control de tabaco. También facilita la implementación de leyes que son necesarias para proteger a la población mundial de los efectos tóxicos del consumo de tabaco y la exposición a humo de segunda mano.

En abril de 2018, 181 países ratificaron el CMCT. Argentina es el único país de América del Sur que aún no es miembro de esta convención. En su preámbulo, este tratado recuerda que los estados que ratificaron el CDN, reconocen el derecho de los niños de gozar del nivel de salud más alto posible, utilizando políticas de control de tabaco para la protección efectiva de los derechos del niño.

Según le aseguro Ríos a este medio, “la ratificación del convenio es un primer paso como cualquier instrumento internacional, después requiere de un compromiso por parte del Estado nacional de traducir estos compromisos en normativas locales”. “Lo que va a proveerle son herramientas, estándares mínimos para la protección de la salud a través de medidas del control del tabaco”, indicó.

“Una vez que Argentina lo ratifique, se compromete a avanzar con este tipo de medidas”, explicó y agregó: “Entre las principales medidas se encuentran las que tienen que ver con el comercio ilegal de cigarrillos: Argentina no puede participar en la mesa de discusión con otros países de la región para impedir este comercio ilícito”.

“El convenio también propicia políticas de transparencia ya que obliga al Estado a que proteja las políticas públicas de salud de la interferencia de las empresas tabacaleras. Hoy, al no tener ese tipo de obligaciones, seguimos viendo como los intereses de las empresas están por sobre los de la salud en ciertas medidas que se toman”, remarcó la abogada.

Publicidad

 

En la presentación de FIC se concluye que: “Está comprobado que la publicidad de tabaco conduce a un aumento significativo en el consumo y produce un gran efecto entre los jóvenes. Existe una relación causal entre las actividades de promoción de tabaco y el inicio del consumo en adolescentes, la exposición a las publicidades de tabaco presume el hábito entre adolescentes. Además, se ha demostrado que antes de los 18 años es cuando se desarrollan las asociaciones positivas hacia las marcas”.

En nuestro país, en 2011, el Congreso aprobó la Ley Nacional de Control de Tabaco, que incorpora a la legislación nacional los estándares mínimos del CMCT. Desde ese momento, está prohibido fumar en todos los espacios cerrados de uso público o privado, es obligatorio que los productos de tabaco incorporen advertencias sanitarias gráficas que ocupen al menos el 50% del paquete.

“Además, aprovechando las lagunas legales de la Ley Nº 26.687, la industria tabacalera utiliza una herramienta de marketing no convencional llamada `Bellow The Line´”, explica el documento de FIC.

Sobre este punto, Belén Ríos detalló: “Tiene que ver, por ejemplo, con fiestas a las cuales no concurre cualquier persona porque no están publicitadas en los medios masivos de comunicación sino que se hace, por ejemplo, dentro de los paquetes de cigarrillos o te inscribís en las páginas de las empresas de cigarrillos y te empiezan a llegar informaciones”.

“Hemos encontrado fiestas patrocinadas por marcas de cigarrillos que no llegaban por mail, sino por redes sociales o porque eran anunciadas por portales de eventos”.

Recomendaciones de FIC

En el documento presentado por la fundación se aconseja que “el gobierno de Argentina debe regular y restringir las estrategias de marketing de los alimentos y bebidas no saludables”. “El Estado argentino debe adaptar el etiquetado de productos alimenticios a los estándares internacionales para garantizar el acceso a la información nutricional clara y fácil de entender”, agrega.

Además indicaron que “el Estado debe crear mecanismos e instrumentos que promuevan entornos escolares saludables” y que “el Gobierno argentino debe ratificar el Convenio Marco sobre Control del tabaco (CMCT) ya que proporcionaría mejores herramientas para proteger la salud de los niños, niñas y adolescentes”.

“El Gobierno argentino debería prohibir todas las formas de publicidad, promoción, patrocinio y exhibición de productos de tabaco según los estándares del CMCT”, remarcaron y concluyeron que “deberá aumentar los impuestos y precios de los productos de tabaco a través de una política tributaria efectiva y sostenible, dirigida a proteger la salud pública de acuerdo con los estándares internacionales”.

Notas relacionadas

Playas contaminadas en Comodoro Rivadavia


Proponen licencias para mamografías y PAP


Alertan por la situación alimentaria en Argentina


El gobierno audita las pensiones no contributivas


Día mundial de la Salud Mental


Se presentó el programa “Justicia terapéutica”