05/06/2018 4 de junio

Cuarta marcha de #NiUnaMenos

La Asociación del Personal de los Organismos de Control invitó a participar de un debate, para luego movilizarse hasta el Congreso Nacional donde se realizó el acto central. Miles de mujeres acudieron a Plaza de Mayo para pedir por sus derechos.

En el auditorio Jorge Luis Borges de la Asociación, trabajadores de la Auditoría General de la Nación y de la Auditoría General de la Ciudad de Buenos Aires, se juntaron para reflexionar en torno a las diferentes problemáticas. “Desde el primer `Ni Una Menos´ no cambió la situación, las cifras no bajaron”, expresó María Isabel Berón, Secretaria Nacional de Genero e Igualdad de Oportunidades.

Durante 2017, según el último informe de la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema de Justicia, en Argentina fueron asesinadas 251 mujeres. El 93% de los imputados tenía vínculo previo con las mujeres asesinadas y el 71% de los crímenes fueron en la vivienda de la víctima. 
Desde la primera marcha por “Ni Una Menos”, en junio de 2015, hubo 871 femicidios en la Argentina, según cifras de un informe del movimiento Mujeres de la Matria Latinoamericana (MuMaLá). El 43% de estos casos fueron perpetrados por sus parejas y el 21% por sus ex parejas.  

“Las argentinas todavía no nos dimos cuenta que por primera vez en la historia del mundo, Argentina y Latinoamérica están a la cabeza del movimiento de masas feminista”, aseveró Berón, quien agregó que “el paro del 8 de marzo tuvo adhesión en 180 países en el mundo, se masificó”. 

“Vivas, libres y desendeudadas nos queremos”, “Ni Una Menos” y “Aborto Legal Ya”, fueron las consignas que más se vieron en la marcha del lunes 4 de junio. “Hay que pensar el debate del aborto como un globo donde haya educación sexual, anticonceptivos y aborto legal, toda la cobertura. Para que ninguna mujer tenga que sufrir este tipo de violencia”, afirmó Berón.

“Si bien ahora el feminismo se masificó, es algo que existe desde siempre, hubo filósofas griegas, guerreras. Cuando hicimos una investigación de sindicalistas en el tiempo, encontramos que en la época de la colonia había sindicatos de costureras, lavanderas que juntaban monedas para cuando una compañera se enfermaba, poder pagarle y que pudiera comer”, manifestó Berón, quien remató: “Sin duda en un tiempo, este será considerado el siglo de las mujeres”.

Notas relacionadas

Seminario internacional sobre igualdad de género


Balance político de un país intenso, del 55 a macri


¿Quién gobierna el mundo?


Por una repolitización del mundo


Drogas, narcotráfico y poder en América Latina