30/10/2018 Ciudad de Buenos Aires

Se discute el presupuesto 2019

Distintos representantes de organismos de control se presentaron en la Legislatura Porteña. La denuncia común fue que se registra una considerable baja de la erogación que hará el Estado en relación a la realizada este año.

En la Legislatura se está debatiendo el presupuesto para el año que viene y los organismos de control sufrirían una baja considerable con respecto a lo que fue 2018, por lo que distintos representantes se presentaron para denunciar esto.

El discurso más duro fue el de la presidenta de la Auditoría General de la Ciudad de Buenos Aires (AGCBA), Cecilia Segura, quien aseguró que “en términos de control y transparencia, Larreta es aún peor que Macri” y explicó que el presupuesto fue aprobado dentro de su organismo, porque el oficialismo tiene una mayoría simple en el Colegio de Auditores (la votación fue 4 a favor y 3 en contra).

“El presupuesto que votó el macrismo contempla un aumento del 20,97 %; esta cifra está 14 % por debajo de la previsión inflacionaria promedio con la que el Gobierno nacional elaboró el presupuesto nacional 2019, que establece un 34,8 %”, analizó la funcionaria y explicó: “Aproximadamente el 90% del monto total del presupuesto de la Auditoría es para afrontar los salarios de sus trabajadores. Durante toda la gestión de Larreta en la Ciudad, la Auditoría se ha visto forzada a otorgar aumentos paritarios por debajo de la inflación. Así las cosas, con el presupuesto aprobado por el oficialismo, el salario del personal de la AGCBA se habrá contraído 35 % entre 2016 y 2019”.

Según Segura, “el peso de la AGCBA como porcentaje del gasto total es cada vez menor. A partir de la gestión Larreta cae de manera sistemática. Es decir que, mientras el gobierno de la Ciudad tiene cada vez más recursos asignados a más políticas públicas como ha de ser el traspaso de las competencias judiciales o de la Policía, el organismo de control con mandato constitucional para realizarlo cada vez tiene menos. En 2015, el presupuesto del organismo representaba el 0,42 % del gasto total de la ciudad, en el presupuesto de 2019, esta cifra cae al 0,31 %”.

Por último, Segura sostuvo que “este vaciamiento presupuestario se completa, además, con un hecho de enorme gravedad institucional que es que la AGCBA viene bajando muy marcadamente la cantidad del presupuesto que audita. En 2015, el organismo auditó el 48,7 % del gasto total de la Ciudad; en 2018, solo estamos auditando el 12,9 %”.

Otros organismos

Ante los legisladores también estuvieron presentes Mónica Freda, de la Sindicatura General de la Ciudad, el Procurador General Gabriel Astarloa y el Defensor del Pueblo, Alejandro Amor.

Freda, casi en consonancia con Segura, explicó que “es el presupuesto más reducido que recibió este organismo -la Sindicatura-. La mayor parte de la erogación se destinará al pago de salarios, los gastos de mantenimiento propios del edificio y otros servicios básicos; esto representa el 94,4 % del total”.

A su vez, la funcionaria remarcó que “los principales logros durante la gestión de este año son varios, ya que operamos sin desvíos y dentro de la asignación de créditos presupuestados; tenemos 160 auditorías en ejecución, las cuales se acompañan de un informe; en materia de recursos humanos, le asignamos bonificaciones extraoficiales a 40 agentes; continuamos liderando la realización de capacitaciones; y realizamos el tercer Congreso de Control Interno, en el que participaron 150 personas, entre otros”.

Por su parte la Procuración recibirá 206.626.912.000 millones de pesos para el próximo año, de los cuales se destinarán 862.537 millones para el pago de salarios, mientras que 11.255 millones para bienes de consumo y 152.994 en servicios no personales. Además, 5.970 millones se utilizarán en bienes de uso.

Sobre esto, Astarloa sostuvo que “venimos llevando adelante un plan de gestión que tiene ocho objetivos generales. Todos ellos tienen que ver con el seguimiento de los juicios más relevantes que tiene la Procuración General de la Ciudad, así como también cubrir todos los costos, la aceleración de los juicios que el Gobierno porteño deba llevar adelante, entre otras cuestiones”.

Por último, Amor denunció: “Tenemos tres barrios donde no podemos llegar, no tenemos inmuebles en comodato y los alquileres tampoco están a nuestro alcance para poder hacerlo; necesitamos tener sedes en esos lugares”.

Notas relacionadas

Duro informe de la AGN sobre la ex AFSCA


Polémica por la compra de buques a Francia


Se aprobó el primer Código Electoral


Más subsidios a empresas privadas de combustibles


No se sabe cuántos autos tiene el Ente de Higiene Urbana