23/01/2019 Provincia de Buenos Aires

Polémica por las nuevas vocalías del Tribunal de Cuentas

A comienzos de enero juraron los nuevos integrantes del organismo y luego se definieron las áreas. El control de la gestión quedará en manos de los funcionarios que impulsó Cambiemos.

Luego de tres años, el Tribunal de Cuentas de la Provincia volverá a funcionar con el plantel completo. Durante los primeros días del año juraron los cuatro nuevos vocales, seleccionados mediante acuerdos entre el oficialismo y la oposición durante el debate por la Ley de Presupuesto para 2019.

Ingresaron al Tribunal Juan Pablo Peredo, cercano a Martín Insaurralde y al peronismo bonaerense; Daniel Chillo, postulado por el Frente Renovador, y los oficialistas Ariel Pietronave y Gustavo Diez.

Una vez asumidos los cargos, se repartieron las vocalías. En lugar de seguir el esquema tradicional en el que la oposición controla al oficialismo, Pietronave y Diez se quedaron con la Administración Central y las Reparticiones autárquicas y entes especiales. Es decir, con todo lo que atañe de manera directa a María Eugenia Vidal y a sus funcionarios de mayor rango.

Notas relacionadas

“No gusta que las mujeres disputemos espacios de poder”


Puja por la baja de la edad de imputabilidad


Tildan al Tribunal de Cuentas de “inoperante”


Se viene un año agitado para el Tribunal de Cuentas


Elecciones desdobladas