15/11/2011 Hay tres Auditorías y más de 20 Tribunales de Cuentas

Así se controla la Gestión Pública en la Argentina

El país dispone de varios tipos de organismos con diferentes márgenes de acción. Algunos pueden sancionar a los funcionarios, exigir la devolución de fondos públicos y hasta pedir detenciones. Otros, en cambio, predican en soledad: realizan informes con hallazgos graves, pero no tienen impacto institucional ni mediático. Radiografía de los entes que deben vigilar la marcha de las administraciones.

En la Argentina, la misión de fiscalizar el uso de los recursos públicos es llevada adelante por varios organismos de control que, pese a dedicarse a lo mismo, se manejan con diferentes márgenes de acción.

Los Tribunales de Cuentas de algunas provincias tienen capacidad de sanción, reclaman la devolución de fondos públicos mal aplicados y, en La Rioja, incluso puede pedir la detención de un funcionario si fuera necesario. En cambio, la Auditoría General de la Nación elabora informes financieros y de gestión con hallazgos sensibles para el Estado pero que no siempre tienen derivaciones institucionales o, aunque sea, impactos mediáticos.

Otro aspecto que diferencia a los organismos de control es el modo de elección de sus autoridades. La mayoría son designados por los Poderes Ejecutivos con acuerdo de los Legislativos. El caso más llamativo es el de Córdoba; los candidatos al Tribunal de Cuentas figuran en las mismas listas con aspirantes a gobernadores e intendentes, lo que provoca que controladores y controlados pertenezcan al mismo partido político.

Auditoría General de la Nación

Nació tras la Reforma Constitucional de 1994. Verifica el cumplimiento contable, legal y de gestión del Poder Ejecutivo Nacional; controla las cuentas públicas y analiza la administración de los intereses fiscales. Su presidente es Leandro Despouy (designado a propuesta del partido de oposición con mayor número de legisladores en el Congreso –UCR-), y tiene además seis auditores generales. En lo que va de 2011 aprobaron 149 informes. Esos trabajos van a la Comisión Mixta Revisora de Cuentas del Congreso para su tratamiento. Hace un año, el Diario La Nación reveló que en esa Comisión había más de 300 informes “condenados al abandono”, pese a tener “diagnósticos críticos sobre áreas sensibles del Estado”, y, en algunos casos, recomendaciones para que se cite a funcionarios ante la justicia.

Auditoría General de la Ciudad de Buenos Aires

Se creó en 1999 y produce 110 informes por año. Está presidido por Sandra Bergenfeld, más seis auditores generales, que son designados por la mayoría absoluta de la Legislatura porteña. Examina y emite estaos contables y financieros de la Administración y el Banco Ciudad. Informa la Cuenta de Inversión, es decir, la rendición de la ejecución del presupuesto. No tiene poder sancionatorio, pero puede realizar demandas judiciales. Trabajan unas 500 personas.

Tribunal de Cuentas de Buenos Aires

Se creó en 1889. Actualmente lo preside Eduardo Benjamín Grinberg y está integrado además por cuatro vocales, tienen rango de camaristas y pueden ser sometidos a Jury de Enjuiciamiento). Todos son electos por la Legislatura. Tiene 490 empleados y controla anualmente 134 municipios, la misma cantidad de concejos escolares, y más 30 organismos. Tiene poder sancionatorio, es decir, puede aplicar multas y/o cargos.

Tribunal de Cuentas de Catamarca

Fue creado en 1974. Es presidido por Mardonio Rafael Díaz Martínez y completa su integración con dos vocales -con jerarquía de jueces-, todos designados por la Cámara de Diputados, están en su cargo mientras dure su buen comportamiento. Puede condenar a funcionarios a restituir fondos. Trabajaban 180 personas.

Tribunal de Cuentas de Córdoba

Dirigido por Eduardo Barrionuevo, el Tribunal se creó en 1923, con la reforma de la Constitución Provincial. Completa su integración con otros dos vocales, que duran (al igual que el presidente) cuatro años en sus funciones. Son electos de forma directa por el voto popular, acompañan boletas de gobernador y legisladores, lo que deriva en que quienes deben controlar la marcha de la gestión pertenezcan al mismo color político del gobierno de turno. Tienen las mismas inmunidades y remuneraciones que los camaristas y pueden ser sometidos a juicio político. Aprueban cuentas, realizan auditorías externas, determinan responsabilidades administrativas e informan la Cuenta de Inversión.

Tribunal de Cuentas Corrientes

Está integrado por cuatro miembros: un Presidente (actualmente Ricardo Acebal), y tres vocales. Todos son designados por el Ejecutivo con acuerdo del Senado. Hace control externo posterior y/o concomitante, el que se realiza al mismo tiempo en el que se desarrollan las operaciones financiero-patrimoniales de la hacienda pública. Formula cargos, aplica multas e inicia juicios de cuentas. 

Tribunal de Cuentas del Chaco

Funciona desde 1951. Tiene 300 empleados y un presupuesto de $ 41 millones anuales. Su presidente es Hugo Raúl Jenefes, acompañado por cuatro vocales (electos por la Cámara de Diputados), todos están en funciones desde 1987, ya que sólo pueden ser removidos por jubilación o juicio político. Producen 138 informes por año.

Tribunal de Cuentas de Chubut

Lleva más de 50 años en funcionamiento, está integrado por cinco vocales, y actualmente lo preside por Lucía Núñez. Dos de sus miembros son electos por el Poder Ejecutivo, y son vitalicios mientras dure su buena conducta; los otros tres son designados por el oficialismo, la primera y segunda minoría de la Legislatura, con un mandato renovable cada seis años. Trabajan unas 145 personas. Aplica juicios de cuentas y de responsabilidad, siempre que el hecho en cuestión no amerite una actuación penal.

Tribunal de Cuentas Formosa

Este organismo tiene tres integrantes y está presidido por Luis Ángel Nieves.

Tribunal de Cuentas de Jujuy

La Constitución Provincial sancionada en noviembre de 1910, y que entró en vigencia el 1° de mayo de 1911, no contenía ninguna disposición sobre organismos de control y fiscalización. En 1935, la Convención Constituyente creó el Tribunal de Cuentas. Actualmente Nora del Valle Millone Juncos preside el organismo, que lo completan otros cuatro vocales.

Tribunal de Cuentas de Entre Ríos

Lo dirige Hugo Alberto Molina, y está compuesto también por cuatro vocales, dos designados en representación parlamentaria de la mayoría y la primera minoría de la Cámara de Diputados. Todos podrán ser removidos por el Jurado de Enjuiciamiento.

Tribunal de Cuentas La Pampa

Funciona desde 1956. Tiene 76 empleados. Luego de que dos miembros fueran destituidos por juicio político, Jorge Sappa accedió a la máxima autoridad del cuerpo, mediante un sorteo interno, y ocupará el cargo como subrogante hasta que no se nombre otro presidente. Realiza control previo y posterior. Hacen juicios de cuenta y de responsabilidad.

Tribunal de Cuentas La Rioja

Tiene 55 años de antigüedad, sus autoridades cumplen un mandato de seis años y tanto el presidente como los vocales, son electos por el bloque mayoritario de la Legislatura provincial. Realiza juicios de responsabilidad administrativa y puede pedir detenciones si es necesario. Hace un promedio anual de 2.500 informes, más de 1.200 corresponden a obras públicas.

Tribunal de Cuentas de Mendoza

Fue creado en 1933. Es presidido por Salvador Carlos Farruggia y cuenta con 253 empleados de planta y 17 estudiantes universitarios en estado de pasantes. Las autoridades son electas por proposición del Poder Ejecutivo en acuerdo con el Senado, tienen rango de jueces y los mandatos cesan únicamente por jubilación o enjuiciamiento. Aprueba o desaprueba el uso de los caudales públicos e impone multas. Durante 2010, presentó 225 fallos de juicios de cuentas y 877 informes de auditoría y gerenciales, realizados a todos los organismos públicos de la provincia. Además, realizo más de 60 investigaciones por solicitud de los tres Poderes.

Tribunal de Cuentas de Misiones

Se creó el 26 de abril de 1960. En la actualidad lo preside Pedro Perpetuo Forés, junto a otros dos vocales. Todos son electos por la Cámara Legislativa, previa elevación de pliegos por parte del Poder Ejecutivo. Controla la legalidad del uso de fondos y aplica multas de hasta el 30 por ciento del monto de los intereses o valores cuestionados, o de los sueldos que se perciben. Trabajan 360 empleados.

Tribunal de Cuentas de Neuquén

Fue creado hace 50 años y actualmente es presidido por Darío Moya. Tanto el presidente como los vocales son electos por el Poder Ejecutivo de acuerdo con la Legislatura y los mandatos cesan por renuncia o alguna causal de baja establecida en la Constitución. Trabajan 140 empleados, entre planta permanente, mensual y contratados. Impone multas y formula cargos, previa realización de sumario y el juicio de responsabilidad.

Tribunal de Cuentas San Luis

Es presidido por Sergio Tomas Oste (se renueva todos los años y lo eligen los propios miembros del Tribunal). Está integrado por cinco vocales. Ejerce el control externo de la gestión financiero-patrimonial y fiscaliza la inversión de las rentas públicas. Puede iniciar juicios de cuentas y de responsabilidad, apercibir y aplicar multas.

Tribunal de Cuentas de Santa Cruz

Fue creado en 1958 y actualmente es presidido por Mario Roberto Layun. Las autoridades se designan por el Poder Ejecutivo con acuerdo de la Cámara de Diputados y los cargos se conservan mientras dure la buena conducta y capacidad, con excepción de un vocal, que es propuesto por la primera minoría y su cargo tiene una duración de dos años, pero puede ser reelecto en forma indefinida. Además de aprobar cuentas, realiza juicios de responsabilidad y aplica multas, que pueden llegar a ser hasta el 50% del sueldo mensual del funcionario responsable.

Tribunal de Cuentas de Santa Fe

En noviembre de 1989 se creó en la Ciudad de Santa Fe el primer órgano municipal de control. Este Tribunal de Cuentas comenzó a funcionar en 1992. Su actual presidente es María Del Carmen Crescimanno, y cuenta además con cuatro vocales (duran seis años en funciones y son designados por el Poder Ejecutivo con acuerdo de la Asamblea Legislativa, y pueden ser removidos por juicio político). Puede iniciar Juicio de Cuentas y Juicio de Responsabilidad.

Tribunal de Cuentas de San Juan

Trabaja desde 1986. Su presidente, Isaac Abecasis, el vice y el primer vocal son electos por la Cámara de Diputados a propuesta del Ejecutivo y su mandato es permanente. En el caso de los otros dos vocales, los eligen la primera y segunda minoría y su mandato es de cuatro años. Trabajan unos 150 empleados, aplica multas y, ante irregularidades, puede disponer la devolución del dinero.

Auditoría General de Salta

Se creó hace diez años y actualmente es presidida Oscar Aldo Salvatierra, máxima autoridad del Colegio de Auditores que completan otros cuatro integrantes. Tres son electos por la mayoría de la Legislatura provincial y, los restantes, por los partidos políticos minoritarios. En total, cuenta con 120 empleados.

Tribunal de Cuentas de Santiago del Estero

La Ley que reglamenta su trabajo fue sancionada en 1990. El presidente es Enrique Billaud, y tiene cuatro vocales. Todos son nombrados por el Poder Ejecutivo, con acuerdo de la Legislatura y pueden ser removidos de la misma forma y por las mismas causas que los jueces. Duran cuatro años en sus funciones, pero en caso de ser designados para un nuevo período inmediato, serán inamovibles. Tiene poder sancionatorio.

Tribunal de Cuentas Tucumán 

Entró en funciones en 1972. Está integrado por un presidente (dura dos años, es elegido por sus pares y puede ser reelecto) y dos vocales. Son designados por el Ejecutivo con acuerdo de la Legislatura, por mayoría absoluta, y removidos por juicio político. Realiza el control preventivo, concomitante y posterior. Produce el Informe sobre la Cuenta de Inversión. Tiene potestad de aplicar sanciones de apercibimiento y/o multa por la obstrucción al desempeño de sus funciones, desobediencia de sus resoluciones o transgresiones a la Ley de Administración Financiera.

Tribunal de Cuentas de Tierra del Fuego

Fue creado en noviembre de 1992, controla los tres Poderes y actualmente lo preside Claudio Ricciuti. Las máximas autoridades son dos contadores, uno designado por el Poder Ejecutivo y otro a propuesta del Concejo de la Magistratura y un abogado. Cuenta con 84 empleados. Aplica multas.

Tribunal de Cuentas Río Negro

El presidente es Daniel Rodolfo Bossero, y su integración se completa con un vicepresidente primero y un segundo, los tres designados por la Legislatura a propuesta del Ejecutivo, y duran seis años en sus cargos, con la posibilidad de ser reelectos. Se los puede remover por juicio político. Tiene autonomía funcional y realiza juicios de responsabilidad y de cuentas. 

Notas relacionadas

Las enseñanzas de los docentes


Las enseñanzas de los docentes


Otra vez irregularidades en el Plan Federal de Viviendas


Incompatibilidad de intereses en acto


15 días para responder un pedido de información pública


Quieren crear una comisión que controle los fondos viales