29/02/2012 Estará en el mercado a fines del 2014

Descubren un gen capaz de aumentar la productividad de la soja, trigo y maíz

Científicos del CONICET participaron del hallazgo. Se licenció su uso y explotación a la empresa Bioceres, por un plazo de 20 años. Los beneficios económicos para el país podrían alcanzar los 40.600 millones de dólares, teniendo en cuenta el aumento del rendimiento y la superficie cultivable.

Un grupo de investigadores del Instituto de Agrobiotecnología del Litoral, creado en 2008 por el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (Conicet) y la Universidad Nacional del Litoral (UNL) en la provincia de Santa Fe, descubrió un gen capaz de aumentar la productividad (en un 10 y 100 %) de la soja, trigo, alfalfa y maíz.

Según dieron a conocer desde el ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, el hallazgo permitirá “generar plantas tolerantes al estrés hídrico y salino”. El trabajo fue anunciado el 28 de febrero por la presidenta a través de una videoconferencia desde Tecnópolis, y su desarrollo fue posible gracias a la unión pública privada del CONICET, la Universidad Nacional del Litoral (UNL), y la empresa Bioceres S.A.

El Estado argentino, a través de la titularidad del CONICET y la UNL, es propietario de la patente del descubrimiento y se licenció su uso y explotación a la empresa Bioceres, por un plazo de 20 años. El convenio establece que los organismos estatales participantes recibirán en concepto de regalías, un porcentaje por cada semilla vendida, una vez que comience la comercialización del producto.

En cuanto a los beneficios económicos que se calculan para el país, considerando un aumento del rendimiento del 20% más un aumento del 5% de la superficie cultivable de soja, maíz y girasol, podría alcanzar los 40.600 millones de dólares.  Igualmente, el aumento del rendimiento depende del tipo de cultivo, su calidad, el lugar donde se cultive y las condiciones climáticas. De todos modos, el nuevo gen potencia la productividad frente a las lluvias, teniendo como principal beneficio, el aumento del rendimiento de las plantas independientemente del estrés al que sean sometidas.

El desarrollo estuvo encabezado por la Doctora Raquel Chan, que investiga desde 2003 cómo generar mayor tolerancia a los factores climáticos en diferentes variedades de plantas. Para llevar a cabo las investigaciones, el equipo recibió subsidios de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva.

Según información brindada por el ministerio de Ciencia, “las plantas, constantemente son sometidas a estrés causado por las condiciones naturales o creadas por el hombre. Pueden sufrir frío, calor, falta de agua, demasiada intensidad lumínica, ataques de insectos y contaminación de los suelos, pero se defienden al activar algunos genes específicos que disparan mecanismos de protección”.  

Cuando se introduce un gen de otro organismo similar o diferente, se puede saber su función y hasta mejorar alguna característica del receptor. El gen, puede provenir de cualquier especia y ser introducido en otra para generar una nueva planta con alguna característica distintiva y por lo general, beneficiosa. 

Notas relacionadas

Reactivan la Ley de energía renovable


Cinco años después, nuevo estudio de Ambiente


El zoológico porteño y un avance a medias


Bosques desprotegidos y una Ley olvidada


Casas flotantes: una solución para los humedales


Humedales en emergencia