28/03/2012 En el Congreso Nacional

Despouy volvió a reclamar la reglamentación del artículo 85 de la Constitución

El titular de la Auditoria General de la Nación presentó ayer su informe de gestión 2002/2012, y detalló, entre otras cosas, algunas auditorias emblemáticas respecto al transporte, salud y medio ambiente. Además, aseguró que su continuidad frente al organismo “está sujeta a la decisión de los órganos partidarios”.

Ante un salón repleto de diferentes fuerzas políticas, representantes de la sociedad civil y organismos de derechos humanos, Leandro Despouy, titular de la Auditoria General de la Nación, presentó su informe de gestión “El control público en Argentina. Realidad y perspectivas”.

El responsable de la AGN, aseguró, al inició de su presentación, que al momento de asumir su cargo, el país atravesaba “la crisis institucional más grave que se había registrado”, además de remarcar que la Auditoria que conoció en aquella época es “muy distinta” a la que hoy preside. “En ese momento la política estaba arrastrada por un desprestigio coyuntural y había arrastrado esa imagen sobre los organismos de control”, aseguró.

Sin muchas vueltas, se refirió, antes que nada, a la problemática del transporte: “las conclusiones a las que hemos llegado no difieren mucho de las que hemos tenido que presentar ante ustedes de una manera muy gráfica en un momento muy crudo, muy doloroso. Lo que tiene de constante el examen de AGN, es que siempre el comportamiento empresarial registraba marcados y recientes incumplimientos”. Por otro lado, alertó: “Estamos frente a situaciones donde no sólo está comprometida la calidad del transporte y del servicio, sino también la seguridad misma de los pasajeros que pueden verse en situaciones donde diversos factores agraven y transformen un incidente en una tragedia”.

Respecto a los subsidios, Despouy afirmó que “no porque sean discrecionales, el Estado puede otorgarlos sin ningún tipo de rendición de cuentas”. “No se puede desentender del destino efectivo que tienen esos recursos. Esto ha sido una de las constantes y hemos hecho señalamientos que nos han permitido, en muchos casos, enviar los expedientes a la Justicia”, recalcó.  

El titular de la Auditoria General de la Nación, continuó su presentación haciendo referencia a algunas auditorias emblemáticas de mayor actualidad, y por ejemplo respecto a Aerolíneas Argentinas, señaló: “en los últimos tiempos hemos certificado alrededor de 10 mil millones de pesos de transferencias del tesoro del Estado hacia la compañía. Recordaran ustedes que cuando la empresa se presentó ante la Cámara de Diputados por primera vez aseguró que su patrimonio neto era positivo de 50 millones, sin embargo 15 días más tarde, cuando se conocía la auditoria de la AGN, la empresa afirmó que el patrimonio neto era negativo, de 100 millones. Nosotros nos encontramos con que el patrimonio neto negativo era de de 2800 millones de pesos”.

“El agua es una temática central en Argentina, tenemos la paradoja de ser el país que comparte la reserva de agua dulce del mundo, pero conserva en las puertas de la ciudad de Buenos Aires uno de los 10 ríos mas contaminados del mundo. La auditoria ha tratado este tema con profundidad. El informe que presentamos sobre ACUMAR sirvió para que la Corte Suprema adoptara una sentencia histórica”, continuó.

Según Despouy, “los informes de auditoria, en general, ponen de manifiesto que las necesidades genuinas de inversión no se están cumpliendo”. “El país tiene riesgo de encontrarse en una situación de colapso energético y de agravación energética”, enfatizó. Por otro lado, en el ámbito de la salud, se refirió a la situación que atraviesa el PAMI y dijo: “la auditoria que realizamos pone de manifiesto en qué medida la caja sindical y política se apoderaba despiadadamente de los recursos genuinos de la tercera edad”. Además, adelantó informe que están por terminar muy importante: “se han podido comprobar la existencia de lo que llaman acá troqueles truchos. Ha habido prestaciones que aparecen pagas sin que los destinatarios las hayan recibido”.

Respecto a la evolución institucional, destacó la decisión que tomó el organismo de control de publicar los informes, ya que “le dio transparencia a la actividad de la AGN y permitió un conocimiento directo por parte de la ciudadanía”. “La participación, incorporando a los actores de la sociedad civil, ha sido otro de los grandes procesos institucionales”, agregó.

Antes de finalizar su discurso, Leandro Despouy volvió a reclamar que el Congreso “reglamente el artículo 85 de la Constitución, que va a permitir, entre otras cosas, que la AGN pueda ser querellante cuando se detecten posibles comportamientos delictivos”. Insistió también en la necesidad de poder realizar auditorias no sólo ex post, como es ahora. “La Corte Suprema nos ha pedido de auditar todas las obras que se van a realizar. ¿Cuál puede ser la razón de principio que nos impida intervenir en forma ilimitada en este tipo de actividades?, remarcó.

Por último, Despouy agradeció el respaldo permanente de quienes lo designaron en su cargo, y destacó la presencia de muchos militantes radicales en el acto. “Siempre he dicho que mi continuidad al frente de AGN esta sujeta a la decisión de los órganos partidarios y sobre esta cuestión sé muy bien que la UCR se conducirá con total responsabilidad”, concluyó.

Notas relacionadas

El expediente más custodiado y temido


“La AGN alcanzó una visibilidad pública importante”


Advierten mala calidad en las obras de varias escuelas


ENARSA: AGN advirtió sobreprecios de un 20 %


Impulsan un paquete de leyes anticorrupción


Doce años sin Defensor de la Niñez