23/05/2012 En el Hotel Panamericano

Se realizó en Buenos Aires el primer Congreso Latinoamericano Anticorrupción

Estuvo dirigido a funcionarios, empresas y entidades interesados en fortalecer sus programas de prevención y respuesta en temas de ética, transparencia y anticorrupción. Participaron más de 150 invitados de distintas partes del mundo.

Entre el 10 y 11 de Mayo pasado, se realizó en Buenos Aires el primer Congreso Latinoamericano de Ética, Transparencia y Compliance Anticorrupción. Participaron destacados académicos nacionales e internacionales que compartieron experiencias para reducir los riesgos que puedan empañar al sector privado.

La organización estuvo a cargo de las cámaras de comercio Argentino-Alemana (AHK), Argentino-Británica (CCAB) y Argentino-Estadounidense (AMCHAM), junto al Departamento de Derecho de la Universidad de San Andrés, el estudio jurídico Merval, O’Farell & Mairal y la constructora y auditora BDO.

Luego de la apertura realizada por el presidente de la CCBA, Julián Rooney, y Bárbara Konner, vicepresidenta de AHK, Guillermo Jorge de la Universidad de San Andrés (UDESA), presentó la conferencia “Política, Negocios y Corrupción en América Latina” que estuvo a cargo de Joseph Tulchin, académico de la Universidad de Harvard.

Tulchin, experto en análisis de riesgo político para clientes del sector privado, resaltó que “la corrupción no es un atributo cultural, sino histórico” y que “no solamente es un cuestión de ética, sino que se trata de un fenómeno expansivo al igual que el riesgo país”.

Al finalizar su exposición, Tulchin destacó el desarrollo de las ONGs en materia anticorrupción e hizo un pedido a la ciudadanía en general: “Todos somos responsables de una sociedad democrática y como ciudadanos debemos demostrar esta transparencia en la rendición de cuentas y exigir el acceso a la información”.

Posteriormente, tuvo lugar la conferencia sobre “El sector privado y la reducción de la corrupción”, a cargo de Mark Pieth, de la Universidad de Basilea (Suiza).

Durante su exposición, el académico en Derecho Penal y Criminología, remarcó el rol de investigador y especialista de compliance en la actividad. “La gente de compliance no tiene que tomar decisiones, sino que debe asesorar. Sin embargo, debe tener acceso directo al diálogo con la gerencia de las organizaciones”, sostuvo.

Por otro lado, destacó el beneficio que representa para las empresas tomar decisiones de conducta ética: “Resistir al soborno puede funcionar. Si puedo demostrar que soy bueno, entonces, queremos los beneficios de eso”.

En el ámbito local, se destacó la intervención del Legal Manager de Bridgestone, Martín Castro, que formó parte del panel correspondiente a las “Acciones colectivas para reducir la corrupción en Argentina” (VER NOTA APARTE).

La segunda jornada, presentada por Alejandro Bottan, presidente de AMCHAN Argentina, estuvo avocada al debate sobre la competitividad en el sector privado en América Latina, y a la adhesión de los programas mundiales de ética, transparencia y Compliance Anticorrupción.

En ese marco, Deborah Luchetta, Regional Compliance de Mercedes Benz, sostuvo que “no hay ningún negocio que pueda comprometer la reputación de una organización” y que la “integridad es algo que se fomenta, que se educa y no tiene ninguna barrera cultural, pero debe fomentarse en toda la institución”.

En uno de los últimos paneles, se buscó reconocer los mecanismos de interacción empresarial en compliance y para ello, se agrupó a tres profesionales de empresas competidoras en el mercado.

La mesa de debate estuvo compuesta por Javier Lozada, Regional Counsel LATAM-Vicepresidente de Philips Latinoamérica; Claudia Maskin, Regional Compliance de Siemens y Gabriela Lopez Cremaschi, Legal Counsel & Compliance de General Electric en Sudamérica.

En ese contexto, Cremaschi explicó que cuando se reúnen entre ellos “se suele hacer en ámbitos de cámara, en presencia de terceros neutrales y se dejan afuera temas que tienen que ver con la estrategia del negocio, como licitaciones, precios y mercado para evitar posibles denuncias de cartelización”.

La actividad se llevó a cabo en el Hotel Panamericano, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Notas relacionadas

Cuando los números mandan


Argentina: una compra innecesaria


La crisis y desaceleración de la industria automotriz


Los precios y la capacidad de control del estado


Barajar y dar de nuevo


Paradojas del tiempo en democracia