18/07/2012 En base a datos de 2010

Según la Auditoria porteña la verificación de los sumideros en la Ciudad es ineficaz

Un informe de gestión realizado sobre la Dirección General del Sistema Pluvial porteño detectó, entre otras cosas, que los inspectores no cuentan con un plano ni listado que indique la totalidad de los desagües existentes. Fuentes del organismo auditado, revelaron a gestionpublica.info que la situación mejoró y que el control se realiza correctamente.

Según un informe de la Auditoría General de la Ciudad de Buenos Aires (AGCBA), con datos de 2010, “la verificación se los sumideros se realiza en forma ineficaz”. El estudio de gestión, realizado sobre la Dirección General del Sistema Pluvial (DGSPLU), destaca la “insuficiencia en hacer cumplir a las empresas contratistas las tareas de mantenimiento de los desagües”. Actualmente, si bien la Dirección mejoró el control de los sumideros, sigue sin aplicar sanciones.

La Dirección General del Sistema Pluvial está bajo la órbita del Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad de Buenos Aires. En 2011, la Auditoría porteña aprobó un informe en el que marca varias falencias en el control del estado de los desagües.

En principio, el informe de la AGCBA destaca que “la verificación de los sumideros se realiza en forma ineficaz”. Sucede, que para cada zona, la DGSPLU “asigna solamente un inspector, que sale solo en su auto”. “Al momento de realizar la verificación no posee el plano, ni el listado con la totalidad de los sumideros existentes”, expresó la Auditoría.

En relación a este aspecto, la AGCBA observó en su informe que hay “falencias normativas” que dificultan el trabajo de control de sumideros. Una de ellas es que “no existe en la Ciudad la prohibición de estacionar sobre los desagües”, lo cual “reiteradamente imposibilita la tarea de desobstrucción y limpieza”.

Para actualizar estos temas y saber si algunas cuestiones fueron mejoradas, o no, gestionpublica.info se comunicó con la DGSPLU, desde donde describieron el estado actual del control de los sumideros: “Con la licitación anterior y en la nueva, la Dirección General dispone de 10 verificadores, cuatro en el turno mañana, cuatro en el de tarde y dos para los sábados, domingos y feriados, cubriendo así todos los días el horario de 7 a 19”. Además, informaron que “las empresas proveen una flota de 12 vehículos con los que se hacen los recorridos” y que “cada verificador sale con un plano que indica el camino predeterminado”.

Por otro lado, el organismo de control afirmó en el informe, que “durante 2010 no se aplicaron penalidades ni sanciones a las empresas contratistas” encargadas de las tareas de mantenimiento de los desagües. En ese aspecto, además señaló que “la falta de intimación frente a los incumplimientos de las contratistas” también es notoria en la antigüedad de las bombas de aspiración, que en algunos casos no cuentan con la aptitud técnica y superan los diez años de uso.

En relación a este punto, fuentes de la Dirección afirmaron: “El Pliego licitatorio prevé sanciones por incumplimientos. Es cierto que no se aplicaron. Primero porque el espíritu de la Ley de obras públicas es la colaboración entre las  partes contratantes para el logro del objetivo que es la obra. Segundo porque advertida la Empresa de un inconveniente siempre respondió pronta y satisfactoriamente ante el reclamo, razón por la cual no se aplica un punitorio más allá de la advertencia”.

En cuanto a las contrataciones, el informe cuenta que desde la primera Licitación Pública realizada en 2003, y que venció en 2008, se otorgaron cuatro prórrogas “por la falta de previsión para el llamado de una nueva licitación”. Dos de esas prórrogas, estaban estipuladas en el primer contrato, pero las siguientes surgieron de “Actas Acuerdo” firmadas con las contratistas. Al momento del informe, “se estaba tramitando la nueva contratación, mediante Licitación Pública habiéndose ya preadjudicado a las empresas ganadoras”.

Por último, en el informe elaborado con datos de 2010, la AGCBA remarcó que “en un lapso de tres años, entre 2006 y 2008, la DGSPLU cambió de director en siete oportunidades y ningún titular se mantuvo en el cargo mas de diez meses”. Desde el organismo auditado señalaron que “si bien es cierto que hubo siete directores que duraron poco tiempo, desde hace tres años es el mismo”.

Notas relacionadas

Despapelización vs. tarea del control


Nuevos desafíos para el control


Pueblos originarios: Denuncian violación de sus derechos


Una reflexión sobre el “buen gobierno”


Reforma laboral en debate


Lanzan un portal de transparencia para la obra pública