27/09/2012 Especial Gestión Pública

Las reservas... ¿al rojo vivo?

Desde el 2005 en adelante no cubren la totalidad de la base monetaria. En los últimos dos años la situación empeoró al superar los pasivos en un 67% el principal activo del Banco Central. Opinan los economistas Ricardo Delgado y Guillermo Rozenwurcel.

En el ámbito del Congreso Nacional ya se empezó a debatir el Presupuesto 2013 que presentó días atrás el ministro de Economía, Hernán Lorenzino. Como es de público conocimiento, el proyecto prevé destinar unos 8.000 millones de dólares de reservas internacionales al pago de la deuda.

En este contexto, y según información a la que tuvo acceso gestionpublica.info, desde el año 2005 las reservas internacionales no cubren la cantidad de billetes en manos del público más los depósitos de los bancos comerciales en el Banco Central de la República Argentina (es decir, la base monetaria) y la emisión de títulos, Lebacs y Nobacs, principalmente. 

El indicador de cobertura de pasivos (ver cuadro) mide la capacidad de cobertura del BCRA de los pasivos del propio banco. De tal análisis se desprende que, si bien hasta el año 2009 se mantiene estable (salvo en el 2006 que fue el pago al FMI), a partir del bienio 2010-2011 se observa un significativo crecimiento que pone de manifiesto una retracción en la tasa de crecimiento de las reservas internacionales (crecen al 9%), donde los pasivos superan en un 67% en el año 2011 al principal activo del BCRA.

tl_files/Archivos Usuario/cuadro bcra.JPG

Planteado este escenario, gestionpublica.info dialogó con los economistas Ricardo Delgado y Guillermo Rozenwurcel, quienes aportaron su visión al respecto:

“En las economías modernas, las reservas (internacionales) de las bases monetarias no tienen que tener una relación a un tipo de cambio determinado”, señaló Ricardo Delgado, quien además aseguró que la cobertura con divisas extranjeras “es un resabio de la Ley de convertibilidad”.

“Lo que importa es la confianza (o desconfianza) en la moneda local. Aquellas economías que confían en las sociedades pueden tener una base monetaria superior a las reservas sin mayores inconvenientes”, explicó.

Por otro lado, Delgado indicó que durante la convertibilidad existía una política monetaria “endógena” creada por los “ingresos o egresos en dólares”: “Si ingresaban dólares aumentaba la cantidad de dinero. Si salían, se contraía. Esto generaba una caída en la calidad económica”. 

En relación a la crisis del 2009, afirmó que la Argentina tuvo una “recesión bastante moderada de la que pudo salir rápidamente”.

Respecto a la política monetaria que impulsa el gobierno, Delgado alertó que es necesario “preservar el equilibrio inflacionario”. “El gobierno sabe que si emite más de la cuenta, la inflación (que ya es alta) se le va a acelerar aún más. Esto generaría problemas en la política de ingresos, aumento del gasto social y complicaciones para la competitividad”, opinó.

Para evitar esta situación el economista recomendó “evitar aumentos alocados de la cantidad de dinero y medir la inflación de manera correcta”.

Por su parte, Guillermo Rozenwurcel, consideró que “hay una mirada equivocada sobre la relación de las reservas internacionales porque se intenta trasladar aquello que fue válido durante el régimen de convertibilidad al modelo económico actual argentino”.

“En un régimen de convertibilidad, el Banco Central esta obligado a cambiar cualquier cantidad de moneda nacional por divisas internacionales. Esto genera que sea necesario mantener una relación un peso, un dólar”, explicó.

“Si no se cumple la regla de mantener una relación estable entre reservas y circulante se pueden generar corridas cambiarias y un colapso del sistema monetario”, explicó el economista quien añadió: “hoy ese riesgo no existe”.

Rozenwurcel resaltó que las reservas se mantienen estabilizadas en USD 40 mil millones. Sin embargo, advirtió que “no hace falta dar cuenta de la relación entre base monetaria y reservas para señalar los peligros de la política monetaria actual”.

“Tanto desde el punto vista externo como fiscal, la economía está en un sendero de pérdida de los balances y de los superávit existentes hasta 2008”, argumentó.

Según el economista, “el problema es que el gobierno emite más de lo que la economía necesita. Pero eso es independiente a la relación con la reservas”.

Consultado sobre la problemática de la inflación, Rozenwurcel afirmó que si bien “todavía no está en niveles inmanejables”, para paliar la situación es preciso que “el gobierno normalice el INDEC y reconozca que la inflación es superior a lo que dicen los índices”.

P.S.Verus

Notas relacionadas

“El consumidor desconoce sus derechos"


Las cuentas de la Copa Davis 2014 no cierran


Las cartas sobre la mesa


La moneda imposible


Devaluación, ganadores y perdedores


La (des) inversión de fin de ciclo como política de Estado