16/01/2013 Entrevista

“La AGN pone límites a quienes se comportan como si no existieran”

En diálogo exclusivo con gestionpublica.info, el titular de la Auditoria General de la Nación, Leandro Despouy, realizó un balance del año 2012 al que calificó como “complicado y difícil”. A pesar de ello, afirmó que el organismo de control que preside creció en “imagen y prestigio”. Además, se refirió a la relación con la SIGEN y adelantó las principales auditorias que se realizarán en el 2013.

Para el presidente de la Auditoria General de la Nación (AGN), Leandro Despouy, el 2012 fue un año “complicado y difícil”. En octubre el diputado kirchnerista y titular de la comisión mixta Revisora de Cuentas del Congreso Nacional, Fabian Ríos, dio por finalizado su mandato frente al organismo de control.

Según argumentaron desde el oficialismo, por ley la duración del cargo del presidente de la AGN es de ocho años. Dado a que Despouy asumió la titularidad el 19 de marzo de 2002, su periodo venció en 2010.

Desde el radicalismo, se habló de un “golpe de estado institucional”. En sintonía, varios legisladores de la oposición participaron de una audiencia pública en respaldo de su gestión. Sin embargo, fue la ratificación enviada al parlamento por parte del presidente de la UCR, Mario Barletta, lo que terminó por revalidar a Despouy como máxima autoridad de la AGN.

A tres meses de este conflicto y de vacaciones en la costa atlántica, Leandro Despouy sostiene que ninguna vicisitud lo hará  perder la perspectiva de que el 2012 ha sido un año en que “la AGN creció en imagen y prestigio”.

¿Qué evaluación hace del 2012?

Fue un año complicado y difícil. Los órganos de control han entrado en una gran crisis de conflictividad. Varios de ellos, como la Oficina Anticorrupción, la Sindicatura General de la Nación (SIGEN) y la Fiscalía de Investigaciones Administrativas, han sido neutralizados.  El año pasado hubo varios episodios que demostraron la voluntad del oficialismo para que la AGN cambie su perfil. Sin embargo, ninguna vicisitud me hará perder la perspectiva de que el 2012 ha sido un año en que la Auditoria creció en imagen y prestigio. Se convirtió en el organismo que pone límites a quienes se comportan como si no existieran.

¿Cómo es la relación entre la AGN y la SIGEN hoy en día?

La relación nunca puede ser buena. La SIGEN traicionó su función; dejó de diagnosticar, publicar e informar al Ejecutivo y a la ciudadanía. No publican más sus informes y  se niegan a entregarnos gran parte de la información. En este sentido, la SIGEN ha renunciado a cumplir con la función de transparencia que la ley le ha otorgado.

¿Cuándo considera que se quebró la relación entre ambos organismos de control?

La relación fue muy positiva al comienzo. Cuando me hice cargo de la presidencia, el Síndico del momento, (Julio) Comadira, me mandaba toda la información que tenia sobre las irregularidades del gobierno. En general, con todos los síndicos la relación fue muy buena. La situación se deterioró con la llegada de Daniel Reposo. Primero, porque dejó de publicar los informes en la web. Luego, retiró de la página los informes publicados con anterioridad. Por último, nos negó la información. Ahí ya se planteó un conflicto directo.

¿Qué tendría que suceder para que se restablezcan los canales de diálogo?

Esto se va a dar cuando los dos organismos cumplan con los deberes que la Constitución nos impone. Tenemos que controlar y ser transparentes. Resulta difícil pensar que haya una reconstrucción de dialogo, pero nosotros siempre invitamos a eso. Sólo si ambos organismos cumplimos la ley  puede haber un intercambio constructivo. Sin embargo, frente a las políticas y las instituciones somos dos organismos con conductas muy distintas. Eso explica los motivos por los que la Auditoria creció tanto en la estima ciudadana y la SIGEN, sobre todo cuando Reposo se postuló como Procurador General de la Nación, sostiene una situación tan penosa.

¿Qué papel juega hoy la AGN en relación a la política y a la ciudadanía?

Cuando la comisión parlamentaria mixta Revisora de Cuentas intentó desconocer mi mandato, toda la oposición se movilizó muy firmemente. En cuanto a la ciudadanía, hay una dimensión nueva. Ahora la población entendió que lo que nosotros hacemos tiene que ver con la defensa de sus intereses. Cuando auditamos los ferrocarriles decimos que puede haber accidentes. Nosotros estamos trabajando para la gente.

¿Cuáles de las auditorias iniciadas años anteriores se van a continuar en 2013?

Hay varias áreas que necesitan continuidad. El tema de la Administración General de Puertos es uno de los problemas centrales. Hemos encontrado innumerables irregularidades en  materia contable y en su gestión. Las aduanas van a ser otro punto a tratar. Además, vamos a seguir auditando áreas referentes a la pesca, por la violación de la ley que pone en riesgo el agotamiento del recurso. Otro tema que vamos a seguir en 2013 es el saneamiento del Riachuelo. Seguro volveremos a auditar al ANSES y todos los fondos federales. También auditaremos toda la ejecución presupuestaria. Sabemos que en Argentina lo que se ejecuta es muy distinto a lo que se aprueba en el Congreso, sobre todo en relación al volumen y a los destinatarios de los fondos.

¿Qué nuevas áreas piensa auditar en 2013?

Queremos auditar áreas referentes al patrimonio histórico. Además, me parece muy importante que la AGN audite YPF.

Desde el oficialismo afirman que al ser YPF una Sociedad Anónima, no puede ser auditada por la AGN. ¿Qué piensa usted en relación a esto?

Nosotros tenemos esa atribución por la Constitución Nacional. El Congreso no nos puede limitar nuestra competencia constitucional. A pesar de haber una clausula que dice en forma expresa que no podemos, estoy convencido que si debemos y que con el tiempo vamos a auditarla.  Sería bueno que YPF al igual que Aerolíneas Argentinas tenga una auditoria gubernamental y no sea una empresa privada la que tenga que auditar el estado de sus cuentas.

¿Cómo considera que está Argentina en materia de transparencia y acceso a la información pública?

Es un problema serio. Hay una situación de oscurantismo.  Parece que le tuvieran miedo a la transparencia. Cuando se ocultan esas cosas por algo es, por ejemplo los manejos del INDEC, es algo que incidió muy negativamente en la imagen del país. También la falta de transparencia de la SIGEN tiene el mismo impacto negativo.

¿La AGN podría auditar al INDEC?

La AGN tiene la facultad de auditar el INDEC. Yo como presidente de la AGN lo he pedido y está asentado en las actas del Colegio de auditores. Ahora, deberá debatirse en el Congreso. 

Notas relacionadas

Turnos de cremación con 6 meses de demora


Buscan reponer los fondos de la Ley de Bosques


“La debilidad básica está en que nuestros controles no son vinculantes”


“El Consejo de la Magistratura está paralizado”


“Hay un debilitamiento de los organismos de control”


“La corrupción empieza cuando un gobierno toma una decisión que sólo beneficia a los más ricos”