14/02/2013 Glaciares ¿en peligro?

Califican de “grosera e incompatible” la auditoría oficial de San Juan

Para el abogado Diego Seguí, el informe que avala la actividad minera en la provincia cuyana no se ajusta a los datos suministrados con anterioridad “por el gobierno nacional, provincial y por la empresa Barrick Gold”. Además, alertó que “se están afectando recursos naturales de carácter interjurisdiccional”.

A seis meses de que la Corte Suprema de Justicia de la Nación revocó las medidas cautelares que frenaban la aplicación de la Ley de Glaciares (26.639) en la provincia de San Juan, la actividad minera en la zona avanza sin frenos.

El gobierno que conduce José Luis Gioja presentó una auditoría ambiental que señala que los proyectos mineros de Pascua Lama y Valadero “no afectan” zonas glaciares y periglaciales (Ver nota aparte). Sin embargo, el abogado sanjuanino Diego Seguí, quien desde hace años lleva adelante varias causas contra la empresa minera Barrick Gold, calificó a dicho informe de “grosero e incompatible” respecto a los datos suministrados con anterioridad por el gobierno nacional, provincial y por la propia empresa.

Según indicó el abogado, el año pasado los proyectos de Veladero, Pascua Lama, Ramayo y Casposo recaudaron “casi 5500 millones de pesos por la explotación”. Sin embargo, la provincia de San Juan, debido a la Ley de Regalía Mineras (7.281), recibió sólo “$160 millones, menos de lo que recibe por la coparticipación de la soja”, fustigó Seguí.

“El proyecto binacional de Pascua Lama generará un rajo minero sobre el glaciar Toro I. De esta manera, este espejo de agua va a desaparecer pero la auditoria oficial no lo informa”, cuestionó Seguí y añadió: “Aquí no hablamos de periglacial. Directamente están afectando a los glaciares porque debajo de él está el oro y la plata”.

Además, el referente sanjuanino explicó que para ambos proyectos “el principal insumo es el agua”: “Es necesario que se cree un comité de cuenca similar a la ACUMAR para proteger al desaguadero del rio Colorado ya que se están afectando recursos naturales de carácter interjurisdiccional. Esta cuenca hídrica nace en la Cordillera de los Andes y termina en Rio Negro”, expresó.

También, Seguí criticó que estos proyectos están dentro del parque nacional San Guillermo: “Esta reserva es reconocida por un programa de Naciones Unidas y tiene el mismo rango de protección que las Cataratas del Iguazú o el Glaciar Perito Moreno. En este caso, los proyectos están dentro de este predio y no hay plan de manejo que regule cómo tienen que llevar adelante su tarea”, aseguró. En sintonía con esto, el jurista alertó que una gran “cantidad de residuos de altísima peligrosidad van a quedar en el dique del rio Colorado para siempre”.

Notas relacionadas

El zoológico porteño y un avance a medias


Bosques desprotegidos y una Ley olvidada


Casas flotantes: una solución para los humedales


Humedales en emergencia


Avanzan las construcciones sobre la cuenca del Río Luján


Sale a la luz una norma que violaría la Ley de Glaciares