20/06/2013 Entrevista

“Hay que incorporar la mirada de la red como eje central en la forma de gobernar”

Lo dijo Santiago Siri, uno de los principales referentes del Partido de la Red, una iniciativa que busca presentar candidatos a diputados porteños en las próximas elecciones quienes, en caso de asumir, votarán los proyectos de ley acorde a lo que resuelva la ciudadanía en una plataforma online.

“¿Qué impacto tendrá Internet cuando ingrese en la esfera de la política?”, se preguntó Santiago Siri junto a todo el equipo que ideó el Partido de la Red. Como respuesta surgió esta iniciativa que busca “ampliar la participación ciudadana” utilizando los recursos propios de la web.

Esta agrupación entiende que la democracia actual está “estancada” por lo que proponen construir un nuevo sistema democrático “horizontal y conectado”. Para lograrlo pretende presentar candidatos a diputados de la ciudad de Buenos Aires quienes, en caso de asumir, votarán los proyectos de ley acorde a lo que resuelva la ciudadanía a través de una plataforma online.

Tal como menciona en la wiki del partido (http://wiki.partidodelared.org), “el debate devino en la idea de crear un software con el potencial de hackear el sistema político partidario actual y transformarlo”. Para Siri, la noción de hackear no tiene una connotación negativa sino que se trata de “ejercer la curiosidad y ver qué fallas tiene un sistema para comprender mejor su funcionamiento”.

Hasta el momento, los integrantes del Partido de la Red están en plena búsqueda de firmas para completar las cuatro mil adhesiones necesarias para presentarse las próximas elecciones legislativas porteñas. Bajo el lema “Votá ideas, no personas”, esta propuesta se originó en mayo del año pasado cuando un grupo de jóvenes emprendedores, educadores, comunicadores y especialistas en la comunicación se reunieron para pensar “otros modos de organizar la sociedad”, afirma Siri y añade: “Luego de la primavera árabe, esta generación a nivel global tomó conciencia del inmenso poder que tienen las redes”.

Santiago Siri  forma parte de esa generación y conoce como nadie las potencialidades que ofrece Internet. Con 29 años fundó varios emprendimientos online, el primero de los cuales fue a sus 18 cuando lanzó su propia compañía de videojuegos. En la actualidad, es uno de los principales referentes del Partido de la Red. Según cuenta, es imperioso pensar “una política que mire al futuro. Para que ello ocurra hay que incorporar la mirada de la red como eje central en la forma de gobernar”.

¿Qué cuestiona el Partido de la Red al sistema político tradicional?

El sistema político tradicional opera con una tecnología de la información de cinco siglos atrás, la imprenta, que construye sistemas a partir del uso de contratos. Esto resulta antiguo para plantear formas de gobernarnos actualmente.

¿Qué viene a aportar Internet en este contexto?

La principal virtud de la red es que todos podemos emitir y recibir señales de la misma manera. Es un sistema democratizador de todos los aspectos de la vida. Estamos frente a un cambio de paradigma enorme similar al que ocurrió en el renacimiento. Salvo que ahora vamos a ver miles de renacimientos y creo que es imperioso pensar una política que mire al futuro. Para que ello ocurra hay que incorporar la mirada de la red como eje central en la forma de gobernar.

En declaraciones a los medios señalaste que “los hackers de internet de hoy son la esperanza de la democracia de mañana” ¿Qué entendés por hackear?

Claramente hay una ignorancia en torno a este concepto. Nosotros lo utilizamos como una provocación, en este sentido. Entendemos que hackear apunta a ejercer la curiosidad y ver qué fallas tiene un sistema para comprender mejor su funcionamiento. Queremos apostar a la inteligencia colectiva y que el legislador sea una representación de ella.  

¿Cuáles son los antecedentes de esta iniciativa?

Esto es parte de una ola global. En Egipto se debatieron seis artículos de la constitución a través de Facebook. En Alemania está el Partido Pirata que logró 15 bancas en el parlamento de Berlín. La primavera árabe, los indignados en España, los estudiantes en Chile y Occupy representan el poder que tiene este pensamiento generacional que construye algo apuntando a innovar la política.

Comentaste también en una entrevista que te interesan las dinámicas que hay detrás de las ideas que se debaten en Internet. ¿Cómo definirías estas dinámicas?

Son patrones de comportamiento. Uno quiere entender con inteligencia que está ocurriendo en el entorno. En una realidad en la que el poder político y el mediático se desacreditan mutuamente, notamos que esas desacreditaciones retoman tribunas muy viejas. Frente a eso las redes sociales representan una luz al final del túnel donde se construyen una mirada colectiva a partir de las múltiples miradas que cada uno aporta desde su lugar.

¿Cómo surgió escribir los manifiestos del partido en 140 caracteres?

Fue un ejercicio de escritura colaborativa entre todos los miembros. Nos llevó más de seis meses hacerlo. Expresan todo lo que estamos haciendo.

¿Cómo decidiste involucrarte en política ya que tú carrea profesional venía por otro lado?

Personalmente siempre me interesó la historia y la política. Hace más de un año participé de una conferencia en la que hablaba un colega mío, Giorgio Jackson (dirigente del movimiento estudiantil chileno y candidato a diputado por Santiago), que tiene 26 años. En esa oportunidad Giorgio hablaba sobre la importancia de la comunicación ya que logró movilizar a estudiantes a partir del uso de redes sociales. Ahí fue que me cayeron todas las fichas de que se puede recuperar ese idealismo y ponerlo en práctica. No todo en la política es corrupción. Hay gente valiosa que aporta para hacer cambios impresionantes. Nuestra generación es protagonista de ese cambio. Con Internet nos podemos organizar de nuevas formas. El problema es el sistema actual.

¿En qué sentido?

Me da la sensación que el poder político pone énfasis en una juventud que revela otro momento de la historia y que, a priori, no tienen nada que ver con la realidad que percibo. La juventud actual de todos los estratos sociales utiliza nuevas formas de relacionarse. A mí me interesa plantear una opción crítica que sea para los jóvenes desde los jóvenes. Quiero pensar en términos de mi generación y no de otras generaciones que no van conmigo.

¿Cómo canalizas las críticas que cuestionan que proyectos como estos se construyen discursivamente alejados de lo político?

Me parece que muchos buscan un prisma para entender esta fenomenología basado en la tradición que pretende entender la política solamente en términos de derecha o izquierda. Pero están ante fenómenos nuevos. Este tipo de iniciativas son definiciones que no entran dentro de los marcos ideológicos tradicionales. Sin embargo, creo que el Partido de la Red es profundamente ideológico porque pone blanco sobre negro a la hora de deliberar políticas públicas. En un mundo cada vez más complejo y globalizado en sus problemáticas, hay que pensar soluciones nuevas. Como dice John Cage: “Yo no entiendo porque a la gente le asustan las ideas nuevas, a mi me asustan más las ideas viejas”.

Notas relacionadas

Turnos de cremación con 6 meses de demora


Buscan reponer los fondos de la Ley de Bosques


“La debilidad básica está en que nuestros controles no son vinculantes”


“El Consejo de la Magistratura está paralizado”


“Hay un debilitamiento de los organismos de control”


“La corrupción empieza cuando un gobierno toma una decisión que sólo beneficia a los más ricos”