30/08/2013 En el centro de salud más antiguo de la Ciudad

Obras paralizadas, falta de presupuesto y riesgo de derrumbe

Es la situación que atraviesa el Hospital Rivadavia. La Auditoría porteña alertó el año pasado sobre distintas falencias edilicias, consecuencia de la falta de un servicio de mantenimiento. Sin embargo, a dos años de las observaciones de los auditores, Gestionpublica.info, pudo constatar que el peligro continúa. Desde la Asociación de Trabajadores del Estado aseguran que no es un problema de plata sino de gestión.

La Auditoría General de la Ciudad de Buenos Aires (AGCBA) alertó en un informe publicado el año pasado acerca del riesgo edilicio que corre el Hospital Rivadavia. En base a datos de 2011, se cuestionó que los tableros electrónicos se encuentran en “situación de peligro” y que las molduras de la mampostería del frente se encuentran flojas “con posibilidad de caída inminente”.

A dos años de las observaciones de los auditores, se constató que la situación edilicia no se revirtió. En diálogo con gestionpublica.info, el vocal de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) Nacional y referente del Hospital Rivadavia, Rodolfo Arrechea, precisó que “está paralizada la obra en los quirófanos”. “Nos informaron también que no está contemplada en el presupuesto 2014”, comentó.

Pese a existir una Ley sancionada por la legislatura porteña en 2010 que prevé la reparación histórica del hospital (Nº 3697), aún no comenzaron las obras. Los fondos para realizar las mejoras debían provenir de un préstamo del Banco Mundial el cual permitiría implementar el plan de “recuperación y mejora de Hospitales y Centros de Salud de la República Argentina”. Sin embargo, no sólo no se implemento esta iniciativa, sino que nunca figuró en el presupuesto de salud porteño la inversión.

De haberse realizado las obras, el hospital contaría con 15 quirófanos. En la actualidad, “el área más crítica del hospital está abandonada”, alertó Arrechea.      

En su momento, la AGCBA constató además que “el decaimiento de la infraestructura edilicia -que se arrastra hace mucho tiempo- es consecuencia de que el Rivadavia no cuenta con un servicio de mantenimiento, esencial para las instalaciones”. Según el dirigente de ATE, “el área de hemoterapia funciona con los caves a la vista y llueve dentro de la sala de esterilización”.

El informe, que fue retomado por el portal www.elauditor.info, destaca que el Departamento de Mantenimiento “no cuenta con recursos materiales ni personal especializado para hacer reparaciones, provocando que se acumulen situaciones de abandono y precariedad en la infraestructura”. Así mismo, “tampoco tiene el presupuesto necesario para reemplazar ese déficit con la contratación de una empresa que se encargue del tema”, según verificó el organismo de control en 2011.

Actualmente, la situación no se modificó. El presupuesto 2013 contempla $8.400 millones para Salud, siendo la Ciudad de Buenos Aires la jurisdicción que más dinero destina para esta área. “Hay subejecución. No es un problema de plata sino de gestión”, enfatizó Arrechea.

Este centro de salud es el más antiguo de la Ciudad. Ubicado en la avenida Las Heras 2670, recibe anualmente 240 mil consultas externas en las casi 40 especialidades que se atienden.

 

Notas relacionadas

Faltan 1508 años para terminar las tareas preventivas


Alertan sobre el incumplimiento del Plan de desarme


“La tragedia reflejó lo que produce la corrupción"


“El Subprograma Cesión de Derechos Posesorios es ilegal"


Gran apoyo a la prohibición de fumar en oficinas públicas


La ANMAT prohibió el uso de dos insecticidas