20/01/2014 Tras las denuncias de Molina

La SEDRONAR y un sinfín de anomalías

Un informe de la Auditoría General de la Nación, difundido en 2009, ya alertaba sobre diversas y graves irregularidades en el funcionamiento de la Secretaría. Entre otras cosas, el documento señalaba que los programas preventivos contra las drogas tenían “un escaso nivel de cobertura en el orden nacional”. Además, los auditores destacaron que “no tenía actualizado su registro nacional de organismos en materia de drogadependencia”, a pesar de ser de carácter “obligatorio”.

Almuerzos por más de $1.000. Cajoneras de lujo por $ 9.285 y sillas con apoyabrazos costeadas por un total de $40.510,80. Estos datos se desprenden de documentos difundidos por la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la lucha contra el Narcotráfico (SEDRONAR) y que avalan las denuncias realizadas por el padre Juan Carlos Molina, titular del organismo desde el 4 de diciembre último, por mal manejo de fondos durante la gestión del subsecretario de Control de Sustancias Psicoactivas, Salvador Julio Postiglioni. 

Sin embargo, las irregularidades en la SEDRONAR no son novedad. Gestionpublica.info repasa el último informe de la Auditoria General de la Nación (AGN) sobre el organismo en el que se constata y advierten varias anomalías.

Programas preventivos. En su informe de 2009 la AGN fue contundente: “No resulta posible vincular acabadamente los recursos asignados en los presupuestos con las acciones que debió desarrollar la SEDRONAR en el marco del Plan Nacional contra las drogas”. El organismo de control constató que los programas preventivos tenían un “escaso nivel de cobertura en el orden nacional”. La auditoria, que fue realizada entre 2005 y 2006, pone en evidencia que aquellas estrategias no llegaron a los chicos en situación de calle, los niveles educativos secundario (de 15 a 17 años), terciario y universitario, ni a las poblaciones aborígenes y de las zonas de frontera.

Organizaciones Sociales. Según el informe de la AGN, la SEDRONAR no tiene actualizado su registro nacional de organismos en materia de drogadependencia. A pesar de ser de “carácter obligatorio”, los auditores no encontraron “ningún ente gubernamental registrado”, y la información acerca de las ONGs es “parcial”.

Además, la AGN aseveró que faltan datos a nivel nacional respecto a tratamientos, programas disponibles y personas que demandan atención. Por otra parte, se constató que las oficinas de la SEDRONAR están conformadas de modo “heterogéneo”, hecho que dificulta el accionar del organismo. Según se destaca, “once provincias, incluyendo ciudad de Buenos Aires, no cuentan con planes de drogas”, y otras catorce “no conformaron un observatorio en la materia”.

RENPRE. El Registro Nacional de Precursores Químicos (RENPRE) es un organismo nacional que funciona bajo la órbita de la SEDRONAR cuyo objetivo es registrar el manejo de sustancias químicas autorizadas que, por sus características, puedan servir de base para la elaboración de estupefacientes. Sin embargo, la Auditoría calificó los controles del RENPRE como “insuficientes” debido a que, al cierre de la auditoría en 2007, sólo dos personas estaban encargadas de controlar más de seis mil empresas. Además, los auditores pudieron notar que los controles se realizan exclusivamente a criterio del personal en funciones por lo que faltan “lineamientos formales que objetivasen su realización”.

 

Notas relacionadas

Eligen a Bahía Blanca para una prueba de Blockchain


Córdoba militarizada


Gremialismo docente en la picota


“El Ecoparque no ha cumplido con nada de lo planeado”


126 mil personas viven en situación de hacinamiento


La SIGEN auditará el presentismo de empleados públicos