10/03/2014 Subejecución

El saneamiento del Riachuelo último en las prioridades del Estado Nacional

A pesar de contar con un crédito inicial de $1.909.269.856 destinados a la gestión de la Autoridad Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR) durante 2013, un informe de la Auditoria General de la Nación reveló que, al finalizar el año, se ejecutó un 46,4% menos de lo previsto por Ley. Con el gasto total de la Administracion Nacional ocurrió lo contrario: según los auditores hubo una sobreejecución del 11,2%.

La Auditoria General de la Nación (AGN) reveló, en uno de sus últimos informes de diciembre pasado, que hubo subejecución presupuestaria en la gestión de la Autoridad Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR) durante 2013. En base a datos del Sistema Integrado de Información Financiera (SIDIF), los auditores detectaron que el Estado Nacional ejecutó $1.023.813.803 en programas identificados con actividades en la Cuenca a pesar de contar con un crédito inicial de $1.909.269.856.

“A diferencia de lo acontecido con el gasto total de la Administración Nacional, que ejecutó un 11,2% por encima de lo presupuestado, esta información pone de manifiesto una ejecución del 46,4% por debajo de lo previsto por la Ley de Presupuesto”, señala el documento de la AGN al que tuvo acceso Gestionpublica.info.

Según su página web (www.acumar.gov.ar), el organismo tiene por obligación articular políticas públicas comunes y coordinar los esfuerzos interinstitucionales para la implementación del Plan Integral de Saneamiento Ambiental (PISA). Entre esas responsabilidades, se encuentra definir las políticas con impacto en el ámbito de la Cuenca.

En este sentido, el PISA resulta de “vital importancia para la programación, planificación, evaluación y control de la gestión de las inversiones involucradas”, explica el informe de la Auditoría. De acuerdo al convenio firmado entre la ACUMAR y la AGN en 2011, el PISA unifica en una sola herramienta toda la información respecto de las inversiones de las tres jurisdicciones de la ACUMAR (Estado Nacional, Provincia de Buenos Aires y Ciudad Autónoma de Buenos Aires).

Sin embargo, el organismo de control pone de manifiesto que si bien la ACUMAR cuenta con un gran cúmulo de información, “mucha de ella no se encuentra expuesta en el PISA”. Ejemplo de ello son los créditos iniciales y vigentes que no figuran explícitos. Estos datos resultan necesarios “para  establecer un adecuado control y seguimiento del grado de evolución de las acciones contempladas en dicho presupuesto”, añade la Auditoría.

Inversiones

El componente financiero más significativo para la ACUMAR corresponde a las transferencias, efectuadas a través del Tesoro Nacional, que recibe Aguas y Saneamientos Argentinos SA (AySA) para ejecutar sus planes de inversión. “Estos fondos son imputados presupuestariamente como inversiones de capital, pero no se determina cuáles responden exclusivamente a la Cuenca Matanza Riachuelo”, cuestiona la AGN y agrega que lo mismo ocurre con “el resto de las jurisdicciones que devengan partidas destinadas a la Cuenca sin identificar”.

En su informe, la AGN especificó que solicitó que se “identifiquen los proyectos de inversión vinculados a la Cuenca Matanza Riachuelo en Nota a sus Estados Contables, habiendo expuesto la empresa dicha información en forma global al 31 de diciembre de 2012”.

El organismo de control concluyó: “Del análisis efectuado surge que los canales de comunicación y control de la información existente entre los distintos actores y la ACUMAR no resultan ajustados a las exigencias de la operatoria que alimenta al PISA”.

Notas relacionadas

Nuevas autoridades en ACUMAR


Prórroga de la emergencia social, urbanística y sanitaria


Ordenan confeccionar un nuevo plan de saneamiento


Según la AGN, se subejecutó el 26,4% del plan de saneamiento


Qué pasa, Riachuelo?